El Barrio Loco: la experiencia gastronómica definitiva

Hoy existen 200 personas en el mundo a las que les vamos a tener muuuuuucha envidia. Pero mucha. ¿Por qué? Porque van a vivir una experiencia gastronómica nivel estratosférico… como mínimo. 

Esta noche se pone en marcha un evento enmarcado en el BACARDI INNOVATION Lab. Se trata de una cena itinerante por todos los restaurantes del grupo elBarri Adrià. Has leído bien. Por todos: Tickets, La Dolça de Tickets, Pakta, Niño Viejo, Hoja Santa, Enigma, 41 Experience y Bodega 1900. Los 200 invitados (¿o deberíamos decir suertudos?) degustarán las mejores muestras del diálogo entre gastronomía y coctelería que persigue el BACARDI INNOVATION Lab. Se trata de una irrepetible experiencia de cuatro estrellas Michelín.

Va a ser una cena épica

“No se me ocurren muchas experiencias a nivel mundial que puedan ofrecer en tan poco tiempo tanta intensidad gastronómica. Vamos a ir mucho más allá del cóctel en copa y seguro que vamos a sorprender a los comensales con cosas que no se esperan. Lo que vamos a hacer no va a dejar a nadie indiferente. De ahí el reto”, afirma Albert Adrià.

El diálogo entre gastronomía y coctelería es el protagonista de El Barrio Loco.

Platos como Bañera de cerezas con St-Germain; Pistachos en tempura con bolsita de recuerdo, Jícara de cordero, Jengibre & Kumquat u Ostra con Tucupí y hormiga se tomarán acompañados de cócteles íntimamente relacionados con la experiencia gustativa. Son las creaciones de Marc Álvarez, fundador de Drinks Atelier, y cuentan con nombres tan sugerentes como “Vellut”, con Dewar’s 12, melocoton, hibiscus y  sirope de miel y tomillo ; “Elote”, con Patrón Silver, lima, jugo de limón y St-Germain o “Don Facundo”, con Bacardi 8, nibs de cacao, vainilla y Martini Riserva Speciale Rubino.

Marc Álvarez, aka Negroniman es el artífice de toda esta perfección líquida.

Todo este festín forma parte de la estrecha colaboración entre Bacardi y elBarri Adrià que, con el BACARDI INNOVATION LAB inician una nueva revolución, interpretación y lenguaje entre los territorios gastronómico y coctelero del siglo XXI: Ahí es nada. O lo es todo.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter