by Roger Estrada

“Tradicionalmente el whisky se asocia a gente de más edad y a un momento de consumo más relajado, incluso hasta aburrido. Esto es todo lo contrario: un evento divertido, irreverente y disruptivo con el que queremos acercar al consumidor más joven la magia de un destilado complejo y lleno de matices”.