Bloody Gazpacho: María y olé.

0 19 diciembre, 2014 - CÓCTELES, Recetas

Las variaciones sobre un mismo tema son una constante en coctelería. Hoy vamos a detenernos en un cóctel conocidísimo, el Bloody Mary, receta que tiene todos los ingredientes metafóricos para encabezar la lista de combinados culebroneros: se disputan su autoría, se disputan el origen del nombre (¿proviene de la reina María I de Inglaterra?¿Proviene del nombre del primer cliente, Vladimir?), tiene la mística (errónea) de curar las jaquecas…

Lo que sí está claro es que desde los años 20 hasta hoy, el Bloody Mary sigue siendo un “must” de la coctelería. Su base es bien conocida: vodka, zumo de tomate y especies y otros potenciadores de sabor como la salsa Worcestershire, el Tabasco, la sal, la pimienta negra y zumo de limón o lima. A partir de aquí, las posibilidades se amplían y reconsideran de forma casi infinita: zumo de almeja, escabeches, azúcar moreno, rábano picante o apio decorativo son algunos de los añadidos más comunes en su preparación. Pero el vodka y la salsa de tomate son sus dos elementos clave.

¿Lo son?

Hoy proponemos cambiar el zumo de tomate por una de las recetas más patrias de la geografía española: el gazpacho.

Como todos y todas sabemos, el gazpacho lleva tomate y lleva picante. Así que, “a priori”, parece una buena idea. No lo es tanto cuando nos topamos con uno de los inconvenientes principales: su textura. El gazpacho es denso y si se agua para quitarle densidad, también pierde potencia.

bloody mary

Bloody Gazpacho o Gazpacho Mary

Marc Álvarez, encargado de las barras de coctelería del Grupo BCN5.0, solucionó el tema creando un gazpacho clarificado por congelación. Para ello, confiesa que le fue de gran utilidad la HUROM, un extractor de zumos capaz de sacarle la vida al vegetal triturado y condensarla con todas sus propiedades en el jugo resultante. En su variación de Bloody Mary con gazpacho (el Bloody Gazpacho), propone sustituir también el intocable vodka por ginebra y, sobre todo, desterrar para siempre el tabasco y usar nuevas salsas llenas de posibilidades como la Valentina o el chile.

Por supuesto, otra forma más sencilla de elaborarlo es simplemente sustituir el zumo de tomate tradicional de la receta clásica por un gazpacho lo más fino y líquido posible y echarle imaginación, pero siempre en dosis pequeñas porque, recordemos, el sabor que debe predominar es el tomate.

Venga, anímate y dinos cómo lo harías tú.

 

2 Comentarios

  • […] tenemos el vodka en la botella. Listo para preparar White Russians, Gimlets, Bloody Marys o Cosmopolitans… o para servirlo on the rocks, siempre en un vaso helado con hielo y recién […]

  • The Shaker And The Jigger | Marcel 3 febrero, 2015 - 10:11 am Contestar

    […] Bloody Mary. El mejor antídoto contra la resaca. Como él apunta: la purga del pecado. Uno debe tener muy en cuenta que el mejor momento para preparar un buen Bloody Mary nunca es tu mejor momento. […]

  • Deja tu comentario

    *

    Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.