Historia de este cóctel: el Bacardí

Una vez existió un cóctel que se hizo tan famoso como para que hubiese un juicio por su receta. Su historia es breve pero intensa. Este es el cóctel Bacardí. Un primo hermano del Daiquiri, ya que se elabora con Ron BACARDÍ Carta Blanca, zumo de lima y granadina (en vez de azúcar o sirope).
Durante la Ley Seca los estadounidenses bebieron igual o más que antes. La Habana y su amplia oferta de destilados se convirtieron en su paraíso, a solo un salto en avión desde Nueva York. El ron era el rey de la fiesta y su principal proveedor era, cómo no, la Compañía Ron BACARDÍ. Le pillaron tanto el gustillo que así se explica el éxito posterior del cóctel Bacardí.

bacardi-cartel
Y la razón es…

Todos querían el cóctel y se convirtió en un best seller. Bacardí para aquí, Bacardí para allá. Pero todo no podía ser un camino de rosas. Pronto la compañía descubrió que el cóctel no siempre se estaba elaborando con su ron. Y, lógicamente, a BACARDÍ no le convenía que otros productos fueran asociados a su nombre. Las cosas no iban a quedar así y, como lo cordial no quita lo valiente, llevaron a juicio a un hotel y un restaurante de Manhattan que estaban haciendo el cóctel Bacardí con otros rones. Para probarlo, pidieron cócteles Bacardí clandestinamente para hacer una cata y probar lo que ya creían evidente.
Al juez John L. Walsh del Tribunal de Nueva York no le quedó más remedio que ponerse del lado de la gran compañía y, a partir de ese entonces, si un cliente pedía el cóctel y no estaba preparado con el ron de la marca, podía ser considerado como fraude. Ojito.
La propia Compañía BACARDÍ publicó un anuncio titulado “Cómo llegar al fondo de este asunto” para concienciar a los consumidores. Básicamente dice algo así como: “Podríamos decirte que leas el fallo de la Corte Suprema de Nueva York, que dice que solo es un cóctel Bacardí si lleva ron BACARDÍ”. Como diciendo, podríamos decirte que te leas lo ‘Términos y Condiciones’ de algo pero sabemos que no lo vas a hacer, así que mejor “coge firmemente el cóctel en una mano y llévatelo a los labios. Repite esta operación hasta que veas el fondo del vaso. Si es la bebida más grandiosa y deliciosa que hayas probado jamás, entonces decimos que tiene que ser un cóctel Bacardí”. No hace falta decir nada más.  Y terminan con un “nada puede reemplazar a BACARDÍ en un trago”.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter