Bartender, ¿la gastrococtelería es una moda?

0 24 noviembre, 2017 - Tendencias

La oferta conjunta de cócteles y comida ya no es ninguna novedad. A estas alturas, además, está claro que la gastrococtelería, el diálogo entre cocina y barra, la experiencia gastronómica completa de líquido y sólido, es tendencia y realidad. Un ejemplo reciente y sublime de todo ello es el Enigma de Albert Adrià, donde al coctelería de Marc Álvarez tiene una presencia absoluta en la oferta.

Todo apunta a que la gastrococtelería ha venido para quedarse, y eso es lo que hemos querido contrastar con cinco tops del gremio. ¿Es más que una moda? ¿Es el futuro?… ¡Oído cocina!

Foto: Mireia Rodríguez.

Marc y Albert saben algo sobre gastrococtelería. Foto: Mireia Rodríguez.

Está claro que sí, está de moda por al sencilla razón de que el cóctel cada día escala en la categoría de popularidad y a la gente le apetece probar cosas nuevas”, nos dice alguien que se sitúa a la vanguardia del sector, Marc Álvarez, bar manager de los locales de elBarri Adrià. “Es lógico que nos apetezca probar cosas de comida al beber y, por tanto, es algo que hay que atender que es una moda que viene para quedarse. No hay más que mirar a otros países donde está ya muy arraigado”, añade.

A Adal Márquez y Alberto Fernández les salen las mismas palabras, aunque la entrevista se realiza por separado: “No creo que sea una moda, es una necesidad”. ¡Eso sí es sincronización, chicos! “He trabajado en varios sitios que ofrecen esta experiencia. Para mí es algo complicado porque tienes que dar dos servicios y tiene que estar perfecto”, nos explica Fernández, head bartender de Dr. Stravinsky, “pero establecimientos de este tipo, como Angelita en Madrid, completan la oferta gastronómica”, sigue.

pinacolada_nobook

Un buen ejemplo de gastrococtelería: un postre de Piña Colada, en Nobook.

Para el head bartender de Boadas, la gastrococtelería es un “paso lógico e inevitable, un must”. Adal Márquez opina que esto es así “al menos para crear una experiencia completa, lo cual no significa que no sigan existiendo lugares de ‘comer’ y otros de ‘beber’ únicamente, pero la existencia de locales que ofrezcan una experiencia completa será la tónica del futuro”. Raúl Rexach, bar manager en Casa Gracia, piensa de forma similar a su colega Márquez: “No creo que sea una moda. Siempre habrá coctelerías puras y duras, pero la idea de ofrecer un servicio global (cena, copas, incluso fiesta) es algo que el cliente acepta muy bien”.

Sin embargo, todavía queda camino por andar y en el diálogo entre la barra y la cocina existen algunos “peros”. A Juan Valls, fundador de Fibar y bar mánager de El niño perdido., la música todavía no le suena bien: “Siento decir que es una fórmula que, salvo excepciones, no me gusta porque el trago siempre queda en segundo plano”, expone. “Sí creo en introducir en nuestra oferta una selección de pica-pica, tapas o platos para compartir que sirvan de complemento a una buena velada de cocktails, y no al revés”, puntualiza.

Que la gastrococtelería se va a quedar parece seguro.

Foto cabecera: © Fabrizio Magoni, Unsplash.

No hay comentarios

Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.