Ley seca, Al Capone y la primera multinacional de destilados

6 20 enero, 2015 - Curiosidades

Lips that touch liquors
shall not touch ours

Estas fueron las palabras que impulsaron a muchas mujeres a unirse al movimiento  “Woman crusade”, dentro del Prohibition Party. Un partido utópico con una idea utópica. pero que las mujeres que lo conformaban tenían muy clara: el alcohol era la causa mayor de todos sus padecimientos. Había que arrancarlo de raíz. Así comenzó a cultivarse el germen de la prohibición.

Las mujeres de la Woman's Christian Temperance Union tampoco querían que sus labios tocaran alcohol.

Las mujeres de la Woman’s Christian Temperance Union tampoco querían que sus labios tocaran alcohol.

Corre el año 1919. En clubs exclusivos los burgueses hacen un brindis irónico a la ley seca. Festejan porque se abre un mercado secreto. A las pocas semanas, las grandes ciudades se dejaban iluminar por el fuego de alambiques clandestinos. Poco a poco, los destilados comenzaban a fluir por la ciudad. Había gansters, hombres de industria y oportunistas de toda clase. En su afán de enriquecerse, dejaron a un lado aquello que creían accesorio, pero que sin embargo era lo más importante, el sabor.

Por medio de túneles secretos y camiones camuflados, se repartían los licores caseros y destilados tan fuertes que podrían hacer funcionar un avión. En locales cada vez más vacíos, aquellos cocteleros empezaban a preguntarse cómo disfrazar ese sabor. La necesidad, como se conoce, es la madre de toda invención, y la inventiva aplicada a los primeros cócteles resultó en lo que hoy conocemos como “coctelería clásica”.

french3

El French 75, uno de los muchos cócteles que “nacieron” con la ley seca.

No todo era malo; desde Canadá llegaba un buen whisky de contrabando. Otro punto de abastecimiento eran las colonias americanas, que nunca dejaron de producir el preciado ron. En la sombra surgían traficantes poderosos que derramaban sangre, pero nunca alcohol.

Al Capone, el rey del crimen organizado durante la era de la Ley Seca

Al Capone, el rey del crimen organizado durante la era de la Ley Seca

Toda época dorada tiene su final. Mientras Capone tocaba un solo de ukulele  en Alcatraz, Bacardí, la marca de ron por antonomasia, fue la primera en trascender la categoría de su etiqueta, y consiguió hacerse con el mercado de otros destilados, a raíz de que el vodka (el enemigo natural del ron) ganaba terreno. La primera multinacional de destilados se erigía orgullosa en el país donde hasta hacia poco estaba prohibida.

*Foto de portada: El Sheriff del Condado de Orange vertiendo alcohol ilegal decomisado en 1932. Cortesía de Orange County Archives.
A la ley seca le debemos infinidad de cócteles.

No hay comentarios

Deja tu comentario

*

Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.