Diez copas que han reinado en la gran pantalla

0 11 diciembre, 2014 - CONSEJOS Y CURIOSIDADES, Curiosidades

Hay cócteles míticos que recordaremos siempre porque atraparon nuestra atención en la gran pantalla en algún momento de nuestras vidas. Hay copas, de hecho, que han logrado trascender hasta el punto de que en la actualidad son casi más populares que quienes en su día las bebieron ante una cámara.

1- El Dry Martini de ‘La rosa púrpura de El Cairo‘ (Woody Allen).

Está en de Bond, claro, pero esta deliciosa comedia de Woody Allen ambientada en el New Jersey de los años 30 nos muestra cómo aquella divina ‘jet set’ neoyorquina del Upper East Side burlaba la Ley Seca y se preparaba Dry Martinis en las casas, antes de salir a quemar la noche. Mientras, una jovencísima e inspirada Mia Farrow iba descubriendo poco a poco que el cine, y por extensión el arte, es la única salvación cuando todo se desmorona.

2- La Piña Colada de ‘Vacaciones en el mar‘.

¿Quién no ha deseado alguna vez ser recibido por Julie en aquel Pacific Princess repleto de emociones y de piñas coladas? El barco de ‘Vacaciones en el mar’ (‘Love Boat’, imposible no estar tarareando la canción a estas alturas) tenía miles de alicientes para ser objeto de deseo de cualquier ‘bon vivant’: la simpatía de Julie, la relaciones públicas, y las flamantes Piñas Coladas que preparaba en cubierta Isaac, uno de los pelazos más legendarios de la historia del cine.

¡Qué alegre pandilla!

¡Qué alegre pandilla!

3- El vodka de Rachel Weisz en ‘My blueberry nights‘ (Won Kar-wai).

Del mismo modo que muchos han soñado con formar parte de The Love Boat, somos muchos los que hemos deseado alguna vez ser Norah Jones, refugiarnos en un bar tras un desengaño amoroso con el objetivo de dar cuenta de un pastel de chocolate y enamorar sin esfuerzo aparente a un Jude Law deslumbrante que va a estar a nuestro lado (aunque sea simbólico) en un complejo periplo por Estados Unidos en busca de quién sabe qué. Un viaje iniciático que va a llevarnos a servir un vodka ‘on the rocks’ a una Rachel Weisz que se come la pantalla y te deja sin aliento desde el segundo en que aparece, una ‘femme fatale’, bellísima y torturada, que bebe vodka a la salud de su marido recién fallecido.

4- El Suntory Whisky de ‘Lost in Translation‘ (Sofia Coppola).

‘For relaxing times, make it Suntory time’, dice un aparentemente desorientado Bill Murray en un momento en el que aún no parece ser consciente de estar atravesando uno de los momentos de mayor clarividencia de su vida, allá, perdido en Tokyo, junto a una Scarlett Johansson que luce como nadie peluca rosa. No pasó desapercibida para los millones de fans de esta cinta ya de culto este destilado, el Suntory, un whisky japonés, el primero de producción nacional, distribuido por la empresa que lleva el mismo nombre y que comercializa otras bebidas alcohólicas.

5- El Cosmopolitan de ‘Sexo en Nueva York‘.

Negar a Sarah Jessica Parker y su equipo la influencia que han tenido sus andanzas en el día a día de millones de mujeres sería una insensatez. Superficiales, consumistas, felizmente instaladas en un gueto de bienestar primermundista, Carrie Bradshow y su ‘troupe’ fueron las encargadas de decir a muchas mujeres que sí, que pueden tomar cócteles entre semana, a diario incluso, que no son solo cosa de hombres diga lo que diga la Historia, y que pese a que seamos mujeres profesionales, seguras, modernas y autosuficientes que beben Cosmopolitans entre semana la vida es siempre mucho mejor con un hombre a nuestro lado.

6- El Red Eye de ‘Cocktail‘ (Roger Donaldson).

Cuando alguien, como es nuestro caso, ha visto a grupos de adolescentes tirar sujetadores a Tom Cruise en un cine del extrarradio de una gran ciudad la vida, evidentemente, toma otro cariz. Y es que nadie como él encarnaba el sueño americano a través de la historia de un carismático barman jovenzuelo que lanzaba como nadie las botellas de vodka y zumo de tomate sin alterar ni un ápice aquel tupé que decoró tantas habitaciones adolescentes. Sus Red Eye se hicieron famosísimos en una cinta de trasfondo muy ochentero, en la que al final triunfa el amor, ganan los buenos y el ‘american dream’, claro, ‘comes true’.

7- El mojito de ‘Corrupción en Miami‘ (Michael Mann).

De nuevo nuestros respetos a James Bond, que pese a su querencia por el Dry Martini se revela un hombre versátil y se pide un mojito en el viaje a Cuba de ‘Muere otro día’. Pero nos quedamos con el que se toma en La Habana un Colin Farrell que nos dejó claro desde el primer segundo de este discutible remake de la mítica serie de los ’80 que tendría que volver a nacer para que la americana blanca le quedase ni siquiera la mitad de bien que a Don Johnson.

8- La absenta de ‘Drácula de Bram Stoker‘ (Francis Ford Coppola).

Es muy mítica la escena en que Gary Oldman y Winona Ryder beben absenta en un restaurante de Londres, tanto que mucho de lo allí pronunciado ha pasado, probablemente, a la historia en mayúsculas del cine. “Absenta es el afrodisíaco del alma”, dice Drácula a Mina en una secuencia que rebosa poesía y sensualidad, “el hada verde que vive en la absenta quiere tu alma, pero tú estás a salvo conmigo”. ¿Qué más decir de este brebaje? Que inspiró a Hemingway, Picasso o Rimbaud y que, cuenta la leyenda, Van Gogh se cortó la oreja tras un atracón de este licor que ha dado lugar, entre otras maravillas, a ‘Las flores del mal’.

Photo by American Zoetrope - © 1992 ¿Un poquito de absenta, nena?

Photo by American Zoetrope – © 1992
¿Un poquito de absenta, nena?

9- El Singapore Sling de ‘Miedo y asco en Las Vegas‘ (Terry Gilliam).

Juntar a Terry Gilliam y a Hunter S.Thompson sólo puede dar lugar a una marcianada de culto que en su día causó furor entre los que hicieron suyo ese particular universo representado a la perfección por Johnny Depp, pero indignó a un sector de la crítica convencional que se sintió estafada ante un cine incomprensible, desconcertante y, decían algunos, vacío. El Singapore Sling, con ginebra y licor de cereza, que beben mano a mano Johnny Depp y Benicio del Toro, es uno de los símbolos de una cinta tan interesante como incomprendida.

10- El Jack Daniels con Cola de ‘Lemmy: 49% Motherfucker, 51% Son of a Bitch‘, de Greg Olliver y Wes Orshoski.

Acabamos con una rareza cinematográfica, un interesante documental musical ‘indie’ que recorre la vida de Lemmy, el líder de la banda Mötorhead. Esta pequeña pieza, magnífica, retrata desde el cariño, la admiración y un respeto que tiene algo de subordinación a una figura excéntrica e insensible, uno de los grandes nombres de la historia del rock cuyas emociones y afectos han sido aniquilados por años y años malgastados bebiendo a todas horas el mítico Jack Daniels-Cola por el que todos le recuerdan.

Laura perfil 150

Laura Conde

Laura Conde es periodista gastronómica. Confundadora de Gastronomistas, coordina Cocinatis y colabora en diversos medios, entre ellos Time Out, Woman o Barcelona Televisió.

2 Comentarios

  • Miguel Uribe 11 diciembre, 2014 - 4:10 pm Contestar

    Quien puede olvidar esos white russians de Kahlua con leche en carton de The Big Leboski!

    • The Shaker and the Jigger 14 diciembre, 2014 - 7:29 pm Contestar

      Cierto! Tomamos nota!

    Deja tu comentario

    *

    Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.