Angelita bar. ¡Sorpresa!

A primera vista, no existe el bar del Angelita. Hay que entrar en el bistro, pasar su barra de vinos, abrir una puerta y bajar las escaleras. Entonces, sí, aparece esta coctelería semiclandestina que además de 500 destilados y una carta de 30 cócteles también te ofrece la opción de una cena de picoteo más informal. “Ese es el concepto de Angelita, juntar dos espacios en uno y hacer una oferta un poco más amplia”, nos explica Mario Villalón, propietario y uno de los barman del local.
El Angelita, que abrió el pasado mes de mayo en Madrid, es una apuesta por un ambiente apacible y por una oferta más ‘experiencial’: “En general, el bar es de carácter tranquilo, con música ambiente y donde la gente va un poquito a probar nuestras propuestas”, cuenta Villalón. “La coctelería Angelita funciona como un sótano muy neoyorkino, una estética muy retro y un concepto speak-easy”, añade.
Su carta de cócteles se reparte en tres grupos: cócteles clásicos con un twist Angelita, creaciones propias o serendipias y tragos largos un poco más sencillos y frescos. Mario Villalón y sus compañeros Borja Goikoetxea y Miguel De la Torre se encargan de la preparación de estos combinados. Un ejemplo de sus twist a los clásicos es su versión del Vieux Carre en que sustituyen el rye por ron agrícola, utilizan bitter casero a base de cardamomo y anís, añaden sirope de arce y lo infusionan con huevas de tobiku y yuzu.

Angelita- coctelería 1
La coctelería del bar Angelita se esconde en el sótano del local y cuenta con una carta de treinta cócteles entre los que puedes encontrar twist de clásicos, creaciones propias y tragos más sencillos

La parte de las serendipias, las creaciones propias de esta coctelería, son “hallazgos afortunados que hemos conseguido porque siempre estamos experimentando, y además nos gusta intentar sorprender a los clientes con sabores que no sean tan comunes en el mundo de la coctelería”, nos explica Mario Villalón. “Además, trabajamos con muchos ingredientes caseros y naturales, desde siropes hasta zumos, y también infusiones. Intentamos mantener también un perfil de coctelería más alternativa”.
Y los tragos largos, combinados de menor complejidad, para los menos ‘iniciados’: “Estas copas están más enfocadas a todas esas personas que no tienen tanta costumbre de beber cócteles y que puedan ser un primer paso también para ellos, por ejemplo alrededor de gin-tonic, cuba-libres o whisky cola. Son propuestas con sabores y aromas diferentes, pero en una línea de trago más sencilla”, detalla.
El bar Angelita, por su clandestinidad, no suele tener clientes de paso, sino mas bien de destino. “Quienes vienen al Angelita suelen hacerlo porque ya lo conocían o porque les han dicho que aquí hay un bar”, dice Mario Villalón. “En Madrid, en general, todavía tenemos poca cultura del cóctel. Nuestro público mayoritario se ubica entre los 30 y los 45 años y tienen un perfil bastante abierto, es decir, tanto quienes conocen la coctelería como las que no, quieren escuchar y conocer nuestras propuestas”, cuenta.
IMG_6121
En Angelita trabajan con muchos ingredientes caseros y naturales como zumos, infusiones y siropes

Y a la gente le gusta: “Para nuestra sorpresa, hay una gran cantidad de público que quiere probar cosas diferentes. Nosotros pensábamos que tendería a ser un bar donde los clientes nos iban a pedir sus bebidas de cabecera, y no es así. La venta de cócteles es mucho mayor”, apunta Villalón. “Además, somos uno de los pocos bares semiclandestinos que puedes encontrar en Madrid”.
Serendipia: “Hallazgo valioso que se produce de manera accidental o casual”. El Angelita, ¿no?
 
Angelita Madrid: Calle de la Reina nº 4, Madrid. Horario: lunes a sábado, de 4 de la tarde a 2:30 de la madrugada. Aquí su página web: http://madrid-angelita.es 

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter