Dos billares. Un (semioculto) toque de distinción

0 21 junio, 2016 - LUGARES

En 2015, coincidiendo con el décimo aniversario de su inauguración en Barcelona, el hotel boutique Casa Camper –propiedad de la familia Fluxà, referencia del sector del calzado desde 1975– se renovó y amplió con más habitaciones y suites, una flamante terraza y la coctelería que nos ocupa, Dos Billares.

Proyectado por el arquitecto Jordi Tió y el diseñador Fernando Amat –Premio Nacional de Diseño en 1995 por Vinçon, tienda de la que fue director e impulsor–, el Dos Billares está ubicado en el sótano del hotel, lo que refuerza su carácter semiclandestino, pues nada informa al transeúnte de su existencia y solo aquellos que se hospedan en el hotel o aquellos a los que han dado el chivatazo se animarán a descender las escaleras para adentrarse en este acogedor club en el que parece que el tiempo se haya detenido.

27.-Dos-Billares

El Dos Billares, situado en el sótano del Hotel Casa Camper, debe su nombre a los dos billares que lo habitan y ha sido diseñado por Jordi Tió y Fernando Amat

Como explicaba el propio Amat a raíz de su apertura, Dos Billares “se llama así porque en su interior hay dos magníficos billares (de pool americano), como los que siempre hubo en Barcelona y que ahora están desapareciendo, además de una barra y un buen número de confortables sillones orejeros. En las paredes he colocado unos esbozos de mi propiedad que se hicieron para la revista Papitu, varios originales que el pintor José María Prim hizo para el proyecto de un bar en los años 60 y unos dibujos de gallos de Miguel Serrano”.

Pero, ¿qué me llevó a mí a cruzar el umbral del hotel y descender hacia lo desconocido? Me picó la curiosidad la entusiasta recomendación del amigo Óscar Broc –periodista gonzo, bon vivant y cocktail lover de morro fino– y ya marqué en rojo la visita en la agenda de deberes después de entrevistar a Carles Bonnín, alquimista de fantasías servidas en copa y autor de la carta de cócteles del Dos Billares. Me contaba en esa charla que “el proyecto surgió a través de Albert Raurich, de Dos Palillos –el restaurante japonés con una Estrella Michelin situado en el edificio adyacente, N.D.R.–, que me recomendó a la dirección del hotel. Fue un proyecto muy bonito porque estrenábamos un local nuevo, con un concepto intimista muy arriesgado. Me lo pasé muy bien creando la carta y también durante el casting de personal y la formación. Archie está en la barra haciéndolo muy bien y aunque no sea una cocteleria muy poblada de público porque el hotel prefiere mantenerla en un ambiente más íntimo, me consta que las cosas se están haciendo a la perfección”.

Dos Billares_entrada

La entrada a este local donde parece que se haya detenido el tiempo se encuentra en el interior del hotel y su existencia pasa desapercibida para quienes no lo conocen

Archie es Archie Macías, bartender y alma mater del Dos Billares. Su carisma y su savoire faire caribeño lo convierten en el perfecto anfitrión de este espacio en el que uno puede imaginarse sin problemas a Don Draper y Roger Sterling saboreando otra ajetreada jornada de ideas brillantes y puñaladas traperas en su agencia. Tiene mucho de refugio el Dos Billares, hay un no sé qué en su concepción que lo asemeja a un búnker y, ciertamente, mientras uno saborea un cóctel en uno de sus comodísimos sillones orejeros o emula torpemente al gigante Eddie Felson en la mesa de billar, lo que sucede en calle Elisabets / Barcelona / el mundo no podría importarnos menos.

Inspirados precisamente en el personaje interpretado por Paul Newman encontramos dos cócteles perfectos para el afterdinner, “Fast Eddie Felson” –Vodka, Licor de maracuyá y Clementina– y “The Hustler” –Gin, Licor de Moras y Lima–, “uno de los de más tirada”, me apunta Archie, “junto con el “Wasabi Bloody Mary”, el clásico Mojito cubano y el “Hemmingway Special” –Ron blanco, Pomelo, Marraschino y Lima. ¡Pero todos son exquisitos!”. A la hora de mi visita, sobre las 18h, mi cuerpo me pedía un aperitivo y mi cabeza me pedía, como de costumbre, algo con bourbon. Tomando prestado el nombre de la competición de carreras de caballos que hizo célebre el Mint Julep, el “Kentucky Derby” es un cóctel de finísima pegada a base de Bourbon, Vermouth y Marraschino; el trago perfecto para hacer malabares con el taco… y meter la bola blanca en cada tirada.

Archi_Dos Billares

Archie Macías, bartender del Dos Billares, cuenta que el ‘The Hustler’ es uno de los cócteles con más tirada entre la clientela junto con el ‘Wasabi Bloody Mary’

Otros puntazos a favor del Dos Billares: todos los cócteles a 10€, partidas de billar gratis –previa petición de copa a Archie, claro- y una cuidadísima agenda para dinamizar el local con sesiones de DJ –los jueves; aunque con el caloret ya se trasladan este mes a la terraza–, presentaciones –el martes 21 de junio Javier Mariscal expone por primera vez una selección de retratos de su proyecto Mariscal Portraits– y, cómo no, pool soirées cada miércoles bajo el nombre de Bola Ocho.

En El Color del Dinero, secuela crepuscular en la que Newman interpretaba al ya no tan rápido buscavidas al que encarnó por primera vez en 1961, Eddie Felson escupe con su clásica sorna de zorro viejo: “Siempre puedo volver al whisky, ha sido muy bueno conmigo”. Querido Eddie, tú tranquilo, Archie ya está preparando tu on the rocks y yo estoy dándole tiza arrodillado a tu Balabushka. Porque vas a volver, como yo al Dos Billares…

Dos Billares: en c/ Elisabets, 11. Barcelona. Horario de martes a sábado de 19.00h a 02.00h.

club.casacamper.com/dos-billares

Roger Estrada

Roger Estrada

Soy comunicador. Digital, como community manager para distintas marcas, y en papel, como colaborador de la revista musical Ruta 66 ¿Otros highlights de mi CV? Jefe de redacción de Playboy España y co-director del documental "In-Edit. Get What You Want". Más en www.rogerestrada.net

No hay comentarios

Deja tu comentario

*

Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.