Two Schmucks. El bar provisional

2 27 octubre, 2017 - Guías y recomendaciones

¿Provisional? No te referirás a efímero, a un bar pop-up…

Pues no. Two Schmucks es un bar real, situado en la calle Joaquín Costa 52 de Barcelona. Pero es provisional porque dentro de un tiempo ni siquiera se llamará así. No será como es ahora, ni estará decorado igual. Pero detrás seguirá habiendo lo mismo: la pasión y la capacidad de reinventarse de Moe Aljaff y su socio Ahmed Moussa (AJ para los amigos) White. Porque la historia de Two Schmucks no es muy convencional. Y sólo por eso, merece la pena reseñarlo.

moe and AJ

¿Veis ahora por qué no es un bar convencional?

Moe Aljaff (uno de los top tres finalistas de la Bacardi Legacy Global Cocktail Competition 2016) es un noruego de origen iraquí que ha vivido en prácticamente medio mundo: Noruega, Suecia, Holanda, India, Tailandia… En 2013 visitó Barcelona y supo que su sueño recurrente de abrir un bar algún día debía ser en esa ciudad: “La ciudad es asombrosa y creo que tengo la oportunidad de darle algo diferente a Barcelona. Es la mezcla perfecta entre gran ciudad y sitio cercano, tiene aires tropicales, la playa cerca y hay gente de todos lados”.

Este verano su sueño veía la luz hecho realidad.

Two Schmucks recuerda a aquellos bares y locales de finales de los noventa del Berlín este: mobiliario de todo tipo y condición, paredes desconchadas, mucho objeto reciclado… y todo ello de verdad, no con una “estética trash” artificiosa sino real. La explicación es sencilla: cuando Moe y AJ consiguieron este local que les enamoró por su situación y posibilidades, todo el dinero que tenían se fue en pagar la licencia. Así que lo construyeron ellos mismos con sus manitas de arriba abajo: “En total, todo el bar está hecho con 2000 euros en 20 días. Todo es reciclado. La barra está hecha con la antigua escalera, incluyendo el mármol. Tuvimos que crearlo casi todo”.

No sólo los cócteles están hechos con amor en Two Schmucks

No sólo los cócteles están hechos con amor en Two Schmucks

Moe y AJ trabajan 6 (y a veces 7) días a la semana sin cobrar salario. Y eso es porque están ahorrando todo ese dinero para convertir Two Smucks en un proyecto mucho más ambicioso. Para conseguirlo (la idea es que se pongan a ello a principios de 2018), el bar actual, el que nos ocupa, es una suerte de local donde se sienten libres de experimentar, “ya que en enero todo se irá al suelo”.

Two Schmucks actualmente ocupa la mitad de espacio del que dispone el local. Moe y AJ han elaborado una carta de cócteles que cambia cada mes y que se divide en Signature Cocktails y twists de clásicos modernos “pero con toques muy nuestros, como especias, eso sí, con presentaciones sencillas, sin demasiado artificio”. Los precios rondan los 7 – 8 euros, un precio nada excesivo porque precisamente, tal y como apunta Aljaff, “queremos ser accesibles a todo tipo de gente”.

De hecho, actualmente la mayoría de clientela del local es del vecindario. Esa fue su intención desde el principio: “Queremos ganarnos al vecindario, que es muy interesante: gente joven con trabajos liberales, extranjeros que trabajan en compañías de telecomunicaciones americanas…”. El hecho de cambiar la carta cada mes lo ven como una buena estrategia: “Los clientes habituales encuentran siempre cosas nuevas. Y además, así conocemos a los clientes que esperamos que vengan al nuevo bar”.

Cada mes, carta nueva

¿Nuevo bar? Sí, ya hemos dicho que Two Schmucks tiene los días contados. En enero cierra y en marzo, si todo va bien, reabrirá cual ave fénix reconvertido en algo totalmente diferente. “Pondremos en marcha el segundo concepto que teníamos en mente: un local con cocina abierta desde las seis de la mañana hasta medianoche. Y como el espacio será el doble, podremos crear una atmósfera muy guay. Abriremos de día y hacia las 5 o las seis de la tarde cerraremos dos horas y transformaremos el local en otro tipo de lugar; cambiaremos la disposición de los muebles con paneles de quita y pon y parecerá otro bar diferente. Dos conceptos en el mismo espacio, con dos equipos, el de día y el de tarde-noche. Es ambicioso pero hemos llegado lejos con el poco dinero que teníamos, así que será posible seguro. Será un tipo de bar que no existe en Barcelona”.

Pero claro, eso será otra crónica, y allí iremos y beberemos para contarlo.

2 Comentarios

  • […] gusanillo y otro doble. Y como él, Adal Márquez, Diego González o Moe Aljaff, head bartender de Two Schmucks, porque lo vas a necesitar para realizar el doble […]

  • […] noches más festivas y veraniegas”. También es el favorito de Moe Aljaff, head bartender de Two Schmucks, cuando su cuerpo le pide “un trago más […]

  • Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.