Vaová, el bar al que van los profes

0 9 agosto, 2016 - LUGARES

Se encuentra en pleno casco viejo de Santiago de Compostela, tiene una pequeña terraza encantadora sobre una de esas callecitas empedradas de cuento y, sorprendentemente, rara vez encontramos dos especímenes que abundan en la ciudad durante todo el año: peregrinos y estudiantes. Los chavales, al parecer, optan por el alcohol barato de la mítica ruta santiaguesa París-Dakar (que comienza en una taberna llamada París y acaba en la Dakar, y consiste en ir tomando algo en todos los bares para acabar, en el mejor de los casos, doblado). Los peregrinos, por su parte, con la emoción propia del que ha llegado a su destino tras semanas de penurias, suelen preferir una buena mariscada, unas cañas a horas tempranas y dar con sus huesos en una cama en condiciones a horas tempranas en algún hostal de la ciudad.

La coctelería de autor de lugares como este Vaová de aspecto clásico, revestido en madera, con butacas de cuero y un look agradablemente atemporal tiene su público, como nos cuenta Pilar Martín, su propietaria, “en los profesores y funcionarios“, además de parejas y grupos de amigos cuyas edades oscilan entre los 25 y los 60 años. Una clientela sibarita y exigente, que busca en este bonito espacio una copa original y bien facturada, que puede ser desde uno de los cócteles clásicos hasta creaciones de su bartender, la cual cambió su Madrid natal por un Santiago de Compostela en el que, afirma, se siente como en casa.

vaova1

Gin-tonic de Puerto de Indias y detrás un Sherlock, creación de la casa

¿Un riesgo? En realidad no. “En Madrid este concepto ya existe, y la idea que teníamos Jorge, mi marido, y yo cuando montamos Vaová era traer a Santiago esa filosofía del buen servicio en coctelería, la obsesión por la calidad trasladada a la noche“, explica Pilar, que además de bartender es monitora de zumba y, por las tardes, cuando la coctelería está cerrada, aparta las mesas y da clases particulares en el local. Un espacio precioso que fue en su día tienda de ropa y vivienda, y que conserva las gruesas paredes de piedra, una chimenea original y una serie de elementos que hacen de Vaová un lugar carismático hasta la médula, que podría hallarse en cualquier capital del mundo pero es a su vez absolutamente santiagués.

interior vaova

El Vaova es una coctelería de aspecto clásico, revestida en madera, con butacas de cuero y un look agradablemente atemporal

Esta obsesión por la exquisitez en el servicio se traduce en dar la espalda con todas las armas a su alcance a la copa de batalla que se sirve aún, desgraciadamente, en muchos bares. En Vaová cuentan con un hielo redondo de importación elaborado con agua de manantial y con dos enfriadores Articube para que las copas estén siempre como recién salidas del congelador. Tienen, además, alrededor de 70 ginebras, 11 tónicas y una gran cantidad de botánicos de los cuales, explica Pilar, “sólo usamos dos. Somos enemigos a ultranza del gin-tonic ensalada“.

Además de gin-tonics, en Vaová nos prepararán todos los cócteles clásicos, no sin antes proponernos un jueguecito: ¿y si jugamos con los purés de fruta y en vez de un mojito clásico te tomas uno de mango? ¿Qué tal el daiquiri de fresa? ¿Y si sustituimos el whisky por ron en el clásico cóctel Esquire, con naranja, lo convertimos en un Sherlock y le añadimos una pizca de chocolate? ¿Estás dispuesto a dejarte tentar por un Baker Street, un Moriarty o un Irene, algunos de los cócteles de nueva creación de la carta de esta temporada cuyos nombres están inspirados en Sherlock Holmes (Pulp Fiction o Kill Bill han sido protagonistas en otras ocasiones)?

vaova7

El Blue Margarita del local compostelano

Si la respuesta a todas estás preguntas es sí, la barra de Vaová es un lugar de visita obligada, donde Pilar te preparará tu White Russian con licor café gallego (“he tenido que ponerlo en la carta porque me lo están pidiendo una barbaridad“), o te hará, si tienes que conducir, un G&T sin alcohol. ¿Cómo? ¿Es esto posible? “Es una copa que tiene mucho éxito, pues se elabora en copa balón, con nuestros hielos redondos, cítricos, tónica… y sirope de ginebra, que traerá a nuestra copa el sabor de los botánicos de la propia ginebra…“. Otro de los cócteles sin alcohol que más triunfan en la casa es el Vincent, con limón, manzana, jengibre y soda de lima, o la caipirinha de pera y canela.

Como picoteo, sólo dos opciones: frutos secos para los amantes del salado y gominolas para los golosos.

Vaová Mixolo-Gin Bar. Calle Algalia de Arriba, 18, Santiago de Compostela. Tel. 610 358 461. Horario: de miércoles a domingo, de 21 a 4 h.

Laura perfil 150

Laura Conde

Laura Conde es periodista gastronómica. Confundadora de Gastronomistas, coordina Cocinatis y colabora en diversos medios, entre ellos Time Out, Woman o Barcelona Televisió.

1 Comentario

  • Agatha 30 marzo, 2017 - 4:29 pm Contestar

    I hate my life but at least this makes it berlabae.

  • Deja tu comentario

    *

    Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.