Ximena Cervantes, ganadora del premio a la mejor Brand Ambassador en Fibar 2017: "No puedes ser brand ambassador de una marca en la que no crees"

0 12 enero, 2018 - GENTE, Sin categoría

Es joven, es mujer y sabe cosas sobre whisky que ni tan siquiera imaginas. Pero no sólo de whisky; también  de historia, de geografía y de arte, sus otras grandes pasiones. Inquieta, organizada, excelente oradora y formadora… con estas credenciales es fácil entender por qué los prestigiosos premios Fibar la eligieron como mejor Brand Ambassador 2017. Ximena Cervantes, Brand Ambassador en Bacardi desde hace cuatro años, no se lo esperaba,  pero charlando con ella descubrimos que méritos no le faltan. Conoce un poco mejor a la chica que cree que el whisky es como el arquetipo de un hombre escocés: una imagen ruda con un corazón muy cálido.

Ximena Cervantes no se lo creía... y tuvo que venir corriendo a recoger su premio.

Ximena Cervantes no se lo creía… y tuvo que venir corriendo a recoger su premio.

The Shaker & The Jigger: ¿Cómo llegaste a convertirte en Brand Ambassador para Bacardí?
X: Yo llevaba muchos años trabajando en hostelería y con destilados cuando coincidió que el equipo de whiskys de Bacardi estaban buscando un perfil bastante concreto. Querían romper un poco con los mitos e incorporar a una chica joven que supiera de whiskys en vez del típico hombre de edad avanzada consumidor de este destilado. Empezaron a  preguntar y hubo mucha gente que les remitió a mí. Yo tenía trabajo en ese momento pero escuché su oferta y me pareció genial. Conocí el producto,  me enamoré de él, y el resto es historia.

TSTJ: ¿O sea, que en este caso, contrariamente a la norma, ser mujer jugó a tu favor?
X: Curiosamente, sí, porque si no seguramente hubiera sido una en una pecera de mil. Pero como había tan pocas mujeres que supieran de whisky, que tuvieran experiencia en hostelería, que hablaran inglés, y que tuvieran todos los condicionantes que estaban pidiendo, esa pecera de mil se limitó a poquísimos peces. Entonces fue bastante fácil.

TSTJ: ¿Por qué crees que a día de hoy cuesta tanto que las mujeres y los destilados vayan de la mano? Sabemos que la cosa está cambiando, tú eres un claro ejemplo, pero es verdad que en números todavía es un sector bastante masculino.
X: Sinceramente no sé si tengo una respuesta para eso. Yo no me lo explico porque además soy de la opinión de que como catadoras  somos mejores que los hombres porque tenemos mejor nariz. Incluso las mujeres cuando se quedan embarazadas les crece la pituitaria. Las mujeres somos muy sensibles al olfato y eso nos convierte en grandes profesionales a la hora de catar. Así que no lo entiendo muy bien. Tampoco entiendo muy bien por qué dicen que el whisky es una bebida puramente masculina, ya que es una bebida que tiene tantísimos matices y tantísima complejidad que una nariz femenina es precisamente la más apropiada para valorarlo, catarlo, degustarlo y disfrutarlo. Entonces creo que son mitos.

TSTJ: ¿Cómo empezó tu historia de amor con el whisky? ¿Por qué te gusta tanto?
X: A lo mejor parece una tontería, pero la verdad es que yo tenía un problema en la nariz y, antes de tomar medicación, tenía el olfato bastante limitado. Y el whisky, quizás por intensidad, era el que más podía apreciar, ya que era el que más me llegaba, mientras que con destilados blancos… yo no sentía ni siquiera el olor a alcohol. Luego, cuando conseguí solucionar el problema de la nariz, ¡todo me parecía una verbena!.  Y en estas condiciones excelentes,  sí me pareció que el whisky era el que me aportaba más en complejidad, en matices, en todo. Aparte,  yo soy muy amante de la gastronomía y me gusta esa combinación de sabores, ese equilibrio… me parece que dentro del mundo de las bebidas, el whisky es el que más satisface esa búsqueda.

Lo de Ximena con Dewar's es "True love".

Lo de Ximena con Dewar’s es “True love”.

TSTJ: Volviendo al tema del oficio en sí. ¿Cuál crees que es la imagen que tienen, en general, los bartenders del Brand Ambassador?
X: Lo tengo bastante claro. Hace poco nos pasaron uno de esos memes que nos enviamos entre Brand Ambassadors tipo  “qué crees que imagina que haces tu jefe, los bartenders, los amigos,  tu madre…” (se ríe). Y la imagen que tienen los bartenders  de nosotros, efectivamente,  es la de derrochar dinero. Se creen que nos dedicamos a ir de fiesta, a beber copas, a estar en buenos hoteles, pero… no. No es el caso. Nosotros realmente lo que hacemos es personificar algo como es una bebida o una marca. No solamente actuamos en lo que son los eventos y la promoción, sino que también somos la imagen dentro y fuera. No tenemos ocho horas de Brand Ambassador y a las ocho horas cambiamos. Tenemos que tener una imagen consistente con esa marca en todo lo que hacemos durante el día. Y aparte somos un apoyo para los profesionales, somos un vínculo de unión entre la compañía y el mercado, y sobre todo, intentamos escuchar lo que necesitan, y trabajamos para que desde la compañía adaptemos todo lo que les podemos ofrecer a sus necesidades.

TSTJ: ¿Cuáles crees que son las cualidades más importantes que debería poseer un Brand Ambassador?
X: Organización, porque la agenda diaria es muy caótica y tiene que estar muy organizada; diplomacia, mucha diplomacia; y conocimiento.

TSTJ: ¿Cómo sería un día a día en tu trabajo? ¿En 24h qué puedes llegar a hacer?
X: Puede pasar de todo (se ríe). Normalmente, si tengo la suerte de estar en Barcelona, vengo a la oficina, veo muchos correos… Todos los proyectos llevan una preparación obviamente muy larga. Prestar mucha atención al detalle requiere mucho tiempo, muchas llamadas, reuniones, preguntar qué puede funcionar, qué no. Eso consume bastante tiempo, de hecho. Una vez que has terminado vas a visitar locales, si tienes un evento te focalizas en él. Los eventos son por toda el área geográfica de Iberia y claro, eso significa muchos viajes, mucho tiempo en el transporte, y muchas horas delante del ordenador. Y sobre todo, que es un trabajo 24h. No hay horarios. No hay descanso para un Brand Ambassador.

TSTJ: Por ahí va la siguiente pregunta… ¿Compensa?
X: Sí. Si te gusta. Tiene relación con la pregunta que me hacías de los bartenders. Cuando muchos quieren dar el paso a ser Brand Ambassador y se dan cuenta de que esa vida de lujo y despilfarro no es tal, se sienten muy decepcionados. Yo siempre he dicho que no puedes ser Brand Ambassador de una marca en la que no creas, porque si tú no transmites esa credibilidad, las personas que te escuchan no la van a sentir. Ellos saben cuándo hablas con pasión y de algo que realmente te motiva. Por eso es súper importante que te guste la marca que representas. Si no, no lo hagas. Entonces las horas no se te harán largas y te darán exactamente igual los horarios.

TSTJ: Y entonces llegamos al 2017 y en la feria más importante de España te eligen como la mejor Brand Ambassador del país. ¿Tú te lo esperabas? ¿Pensabas que podía pasar?
X: Pues fíjate si no me lo esperaba que ni siquiera estaba ahí para recogerlo. Estaba cenando (se ríe) porque en ningún momento pensé que me lo fueran a dar. Me lo dijeron por teléfono y me quería matar el organizador.

TSTJ: ¿Qué sentiste cuando te lo comunicaron?
X: Pues recuerdo que fue un bartender, que además me mandó un whatsapp, que decía “¿pero dónde estás? ¡que te han dado el premio!”. Y entonces me empezaron a llegar un montón de whatsapps de felicitación y todo el mundo me decía “¡¿Pero dónde estás?!”. En aquel momento lo que sentí fue mucho agobio por no estar allí pero luego mucha felicidad.  Es increíble, porque los premios de FIBAR, para mí son muy importantes sobre todo porque no es una organización concreta ni un evento en concreto quien decide darte un reconocimiento. Lo realmente gratificante de los premios de FIBAR es que están votados por los mayores profesionales de la industria del país, es decir, ¡un montón de gente!  No lo ha decidido ni uno, ni dos, sino que entre mucha gente se han puesto de acuerdo para decir que les gusta tu trabajo. Eso te hace sentir muy bien.

TSTJ: ¿Por qué crees que te eligieron a ti? ¿Qué crees que vieron en tu forma de trabajar?
X: Obviamente yo no lo sé pero puedo hacerme una idea a lo mejor por los comentarios que ellos mismos me han hecho. Me han dicho a lo mejor que les gusta cómo doy las formaciones porque lo hago de forma empática y clara, no sé si eso está ligado a que el whisky es una categoría compleja difícil de entender y se sienten agradecidos de que sea capaz de hacerlo fácil. Y no sé, porque cuando he hecho algún viaje o algún evento me han dicho que se lo han pasado muy bien, que estaba bien organizado y que lo habían disfrutado.

En la formación, Ximena es una crack.

En la formación, Ximena es una crack.

TSTJ: Dentro de estos viajes que organizas, está el de la destilería, donde yo misma me lo pasé genial,  porque están muy bien planificados, no hay ni un minuto de aburrimiento y las actividades propuestas son muy originales y diferentes. Todo esto, ¿cómo se te ocurre?
X: No es invento mío únicamente. Nosotros somos la parte visible de un equipo muy grande. De cara a la profesión nos conocen a nosotros, los Brand Ambassadors,  pero somos un equipo muy grande y esto no pasa porque sí. Nos reunimos, hablamos. “¿Qué opinas que podemos hacer aquí? ¿cómo vamos a rellenar este vacío de tiempo? ¿qué podemos hacer que sea diferente?”. Nos juntamos incluso con el equipo de Escocia y hacemos mucho brainstorming. Ahora estamos trabajando en un brainstorming a nivel europeo en un plan para el año que viene, muy chulo, muy atrevido, muy arriesgado, porque nos encanta ser disruptivos. De aquí es donde salen todas estas ideas.
Una cosa que yo tengo clara es que la atención al detalle para mí marca la diferencia y también que es importante que  la gente no se aburra en ningún momento, que siempre estén pasando cosas, que no haya un segundo de decir “ no sé qué hacer…”.  Se trata de ocupar el tiempo pero sobre todo, de que sea muy experiencial. Para transmitir la magia y el romanticismo que hay detrás de una bebida como es el whisky, tienes que ir allí, tienes que verlo. Porque es un fiel reflejo de su tierra, de su gente. Yo siempre he dicho que me recuerda mucho a la tipología de hombre escocés: una imagen muy ruda con un corazón muy cálido. Eso es exactamente lo que es para mí el whisky escocés.

TSTJ: Entonces vemos que tu trabajo, entre otras muchas facetas, también tiene una parte creativa. Eso te gusta, ¿no?
X: Eso me encanta. Es quizás lo que más me gusta de trabajar en Bacardí. En esta compañía nos dan vía libre para ser creativos. Tenemos a gente que nos escucha y atiende a nuestras peticiones como profesionales que venimos de la industria y las podemos hacer realidad. Ahora por ejemplo, a principio de año, cuando empezamos eso de “vamos a crear lo que vamos a hacer estos meses”, es lo mejor y lo más divertido. Hay muchas compañías en las que te coartan esa parte creativa porque ya hay un equipo creativo que no viene de la industria.

TSTJ: Y luego mencionabas que la atención al detalle es muy importante en el sector…
X: Yo creo que de hecho esto es importante en todos los ámbitos de la vida. El detalle marca la diferencia. Por ejemplo, en los viajes: pones en el hotel una botella, un poco de hielo, lima… para que la gente cuando llega se pueda hacer su scotch con ginger ale,  cosas de este tipo. El coste es mínimo pero es una gran inversión.

TSTJ: ¿Le faltaría algo a tu profesión para que sea perfecta?
X: Seguramente sí. Ahora mismo no se me ocurre, ¡así que tan necesaria no será!

TSTJ: Has estudiado Historia del Arte, Geografía e Historia y Restauración y Conservación de Bienes Culturales en la especialidad de escultura. ¿Cómo crees que ha influido esta vasta formación de otros ámbitos? ¿Te sirve? ¿Es aplicable?
X: Pues me sirve mucho en cosas que a priori parecen impensables. Por ejemplo, puedo explicar detalles geográficos de la orogenia original, o de la influencia de la roca basáltica cuando hablamos de los beneficios del agua escocesa.  Históricamente,  te puedo contar todo tipo de cosas de la evolución de los destilados y cómo llegaron. A mí, que soy una apasionada de la historia,  me parecen cosas súper divertidas, aunque sé que nadie se las va a leer y a nadie le importa, pero las disfruto.

TSTJ: Claro, además ayudan a arropar todo el discurso y te dan un extra de conocimientos que son anecdóticas. Recuerdo especialmente que me encantó el paseo contigo por Edimburgo porque no eras una guía al uso, contabas verdaderas curiosidades. Todo eso no se olvida y es mucho más enriquecedor.
X: Justamente eso me lo han comentado. Sin ser puramente técnico, cuentas anécdotas que son divertidas. Tienes un bagaje que te permite introducir cosas que están fuera de lo estrictamente profesional que la gente aprecia porque lo encuentra ameno y más fluido.

Y nosotros apreciamos tu sinceridad y tu compromiso. ¡Felicidades de nuevo, Ximena!

 

No hay comentarios

Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.