5 preguntas que deberías hacerte antes de abrir tu propio negocio

Foto: Alex Block para Unsplash

Tener un negocio propio es el sueño de muchos: un espacio donde dar rienda suelta a tu creatividad sin tener los límites y la presión de tus jefes, tus ideas, tu ritmo… Tener el control suena bien. Aunque seamos sinceros, abrir un negocio y mantenerlo también puede ser una tarea ardua, pero, claro está, no es ni mucho menos imposible. Para embarcarse en este viaje hay que tener muchos factores en cuenta, por eso hemos decidido que lo mejor era plantear algunas preguntas en la comunidad bartender. Apunta:

¿Negocio sí o negocio no?

Antes de empezar, ¿todos los bartenders quieren tener su propio negocio? Igor L. Montero, consultor en coctelería, opina que “cada uno es libre de sentirse feliz a su manera, después de todo un negocio propio es algo bastante sacrificado” aunque a él el cuerpo le pide que lo haga. Desde el punto de vista de Raúl Rexach, miembro del equipo de Spirits de Magatzem Escolà, “sería lo normal ya que ahí surge la oportunidad de volar libre, sin restricciones”. Juan Serrano, head bartender de Rilke, coincide y afirma: “yo creo que sí, es el sueño de todo bartender, tener un lugar propio básicamente porque permitiría realizar todo lo que uno quiere de la forma exacta y sin impedimentos”. Sobre todo porque, al trabajar para otra persona, la libertad es menor al pasar todas las decisiones por el dueño, persona que no siempre está en el establecimiento y que puede no tener un conocimiento tan profundo de la realidad y el día a día del negocio.

Un espacio propio = ¿libertad? Foto de Shangyou Shi para Unsplash

Ángel Asensio, propietario del Dux – Gins & Cocktails Borne, piensa que “todos los bartenders no aspiran a tener su propio negocio. Hay diferentes tipos de motivaciones y mucha gente hace del bar donde trabaja su casa. Montar un negocio no es fácil, requiere mucho esfuerzo, sacrificio y trabajo”. Por aquí van también los tiros de Diego González, propietario de Baton Rouge, que aunque sí cree que los bartenders aspiran a tener su propio negocio, coincide con Ángel Asensio en que no es cosa fácil. “Nuestra profesión es muy dura en muchos aspectos. Tras 21 años de oficio te puedo decir que la energía decae como ser humano y vivimos en contra de la naturaleza por decirlo de alguna forma. Aunque duerma 8 horas como todo el mundo, no descansas igual que el resto que va a dormir a las 12am” cuenta Ángel. “Por supuesto, olvídate de disfrutar festivos y fines de semana como el resto de los mortales. Añade a eso que un negocio propio te tiene atado las 24 horas aunque delegues. Si estás en esto, estás al 100%”. ¿Lo estás? Pues seguimos.

¿Necesito formación?

Bien, enhorabuena valiente, ya te has decidido a abrir tu propio negocio. Y ahora es cuando puede que digas: “pero ¿y esto cómo lo hago? si yo no sé de negocios…”. ¿Es necesario saber de marketing, contabilidad, gestión, etc.? Están los que creen que sí, como Diego González, que se preocupó por formarse en hospitalidad y gestión turística en Londres. “necesitas tener un buen conocimiento para llevar a cabo un buen (y real) Business Plan antes de adentrarte en cualquier aventura. Estos conocimientos no solo te aportan una dirección a la que adherirte sino que también como actuar en el desarrollo del negocio” nos dice Diego. Raúl Rexach considera que tener conocimientos en estas áreas es imprescindible para el desarrollo de un buen negocio, en particular si hablamos de un head bartender o un de bar manager.

Que no te asusten los números. Foto: rawpixel para Unsplash

Juan Serrano no cree que sea obligatorio tener esta formación aunque sí que es importante tener un conocimiento general de cada aspecto. “Podemos tener personas trabajando con nosotros que se especialicen en esos aspectos (contador, community manager, diseñador, etc) y no así no tener que llevarlo directamente nosotros”. A lo que añade que aunque tener un cierto conocimiento general del asunto es importante, no hay que desviarse de lo primordial: “entre servicio, escandallos, pedidos, gestión de personal y local y tantas otras responsabilidades que implica nuestro trabajo es fácil dejar en segundo plano el estudio e investigación de la coctelería”.

¿Cómo debería ser el socio ideal?

Una pregunta complicada, ¿verdad? Igor L. Montero cree que deben ser personas que lo complementen, que cubran sus carencias y, sobre todo, que no tengan miedo a equivocarse y reconocerlo. “En mi caso debería transmitirme tranquilidad, confianza y capacidad resolutiva” comenta Raúl Rexach.

Elige bien a tus socios. Foto: rawpixel para Unsplash

Juan Serrano prefiere que sea buena persona y que confíen en él. Además añade, “prefiero un socio capitalista que de libertad a un socio que intervenga mucho en el contenido. Para este último aspecto prefiero rodearme de buenos y grandes profesionales que aporten ideas y pasión al proyecto pero sin imponer. Después de varios años trabajando en esto tengo claro lo que quiero y cómo lo quiero, es complicado cuando alguien que no trabaja desde dentro quiere imponer su forma sin entender bien la hostelería, cosa que ocurre con frecuencia. Creo que es muy importante coincidir en los objetivos, indispensable diría”.

¿Dónde abro mi negocio?

“Desconozco la respuesta exacta a esa pregunta” comenta Ángel Asensio. “Todo depende del bar y el análisis de negocio. Las zonas más habitadas a veces tienen más afluencia, pero la competencia es bestial, al igual que el nivel de exigencia. Y no olvidemos la inversión”. Raúl Rexach se queda con Barcelona aunque reconoce que el mercado está dando oportunidades a todo el país. Juan Serrano también se queda con la ciudad condal y apunta que “hay ciudades donde el público es más reticente que en otras pero eso no tiene que ser obligatoriamente un bloqueo sino al contrario, nos abre más la puerta a ofrecer algo diferente donde seguramente no haya tanta competencia”.

Para Igor L. Montero, Madrid es la elegida, y si tuviera que elegir una segunda opción, sería Málaga. Con Madrid también se queda Diego González por el crecimiento turístico que está teniendo la ciudad y el desarrollo que están llevando a cabo en tendencias de coctelería.

Madrid avanza cada vez más en el mundo coctelero. Foto: Carlos Zurita para Unplash

¿Cuál es la clave del éxito?

Está claro que no hay una sola y que tampoco sería aplicable en todos los casos. Como bien explica Raúl Rexach, “una clave no basta. Tienen que converger muchas cosas para que haya éxito. A veces, locales de características similares situados a 30 metros de distancia, o a un lado y otro de una misma calle, obtienen resultados muy distintos. ¿Por qué? Localización, estudio previo de mercado, tener claro qué ofreces y a quién se lo ofreces. Y súmale a eso una buena gestión, excelente servicio, decoración, iluminación, selección musical, buen producto… La lista es larga y todos y cada uno de las partes a tener en cuenta pueden llegar a ser determinantes”.

Juan Serrano suma a todo esto la importancia de la oferta en sí: “el contenido, importantísimo, tanto a la vista como el sabor, que todo sea muy rico y los clientes lo sientan en cada bocado o sorbo”. Diego González cree que el éxito se basa en dos pilares: calidad de servicio y calidad de producto. “Mientras se mantenga eso por encima de todo, poco a poco llegas a tu meta” afirma.

Si estás pensando en abrir tu propio negocio sigue un poco las pistas de estos profesionales. Recapitulando: las cosas claras, mucho trabajo, aprendizaje constante y, sobre todo, ganas e ilusión.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter