Bartender, ¿en vacaciones desconectas o te llevas el jigger en el bolsillo? 

Las vacaciones están pensadas para descansar y desconectar. En el mundo cóctel, también. ¿Seguro? En The Shaker and The Jigger hemos preguntado a seis bartenders de referencia de nuestro país, y la respuesta ha sido unánime. ¿Descone-qué? ¡Pasen y lean! Matías Iriarte, bar mánager de Ginbo Bar y Chapeau 1987 y finalista español en la Bacardi Legacy 2017, no duda ni un instante: “El bar es mi vida, los que me conocen de cerca saben que hablo de eso las 24 horas del día, y como no puede ser de otra forma, casi todos mis viajes son relacionados con el mundo del bar“. Pero, ¿viajas solo o acompañado? “Tengo la suerte de que mi pareja es una gran foodie y disfruta mucho del mundo de la gastronomía, así que todos o casi todos nuestros viajes son para visitar bares“, nos dice.

¿Dónde hay más bares?
¿Dónde hay más bares?

El head bartender en el nuevo Dr. Stravinsky, Alberto Fernández, también admite la derrota de la desconexión: “Soy de esas personas que intenta desconectar fuera del trabajo, pero he de confesar que me es imposible. Todas mis vacaciones las organizo para visitar algún bar o restaurante de alguna ciudad“. “¡Soy un desastre!“, suspira. Tranquilo, Alberto, quien la sigue la consigue. Iriarte tiene algo que decir en tu favor: “Me encanta viajar y me encanta el bar. ¿Por qué no juntarlos? No creo que sea necesario desconectar de aquello que te apasiona“.
Tranquilos, que en vuestro club no estáis solos. Adal Márquezhead bartender de Boadas Cocktails, también es miembro: “Yo estoy todo el día rumiando lo mismo, las veinticuatro horas. No sé cómo mi pareja lo sorporta“, afirma entre risas.

Desconectar está sobrevalorado...
Desconectar está sobrevalorado…

Mi tiempo de ocio se divide en dos“, nos explica el bar mánager de elBarri AdriàMarc Álvarez. “Uno que es para aprovechar los viajes de trabajo al cabo del año para conocer sitios, culturas, gente y por supuesto bares. Es genial hacer este tándem de trabajo y exploración a la vez” cuenta. Y cuando llega el verano, “me quedo espachurrado en la playa de Vilasar de Mar donde veraneamos con la familia. Aquello es el paraíso, ¡que no falten la ceverza y los Negronis!“, remata.
Al bar consulting Igor L. Montero, le da la risa. Después, nos dice que “de hecho, mis vacaciones son a capitales punteras donde hay coctelerías, e intento ir a todas. La mayoría de las veces voy solo. He estado en Hong Kong , Sanghai, Colonia, Londres. ¡Me encanta conocer sitios nuevos!”.  ¿Será esto una cuestión de defecto profesional?

El paraíso de Marc Álvarez está lleno de Negronis.
El paraíso de Marc Álvarez está lleno de Negronis.

“, confirma el fundador de Fibar y bar mánager de El niño perdidoJuan Valls. Lo que corrobora Valls es que él también es de los que utiliza “todas mis experiencias y viajes personales para aprender cosas que me sirvan en el trabajo“. Nos lo temíamos, la tesis del defecto profesional es cierta. “No hay ciudad a la que vaya y donde no procure visitar los bares de referencia. Siempre se aprende algo“, dice.
El bartender Raúl Rexach, lo intenta: “soy de los que piensan que hay que saber alejarse del trabajo por mucha pasión que se pueda sentir por este”, comenta. Pero… continúa: “Siempre intento visitar las principales coctelerías de todas las ciudades que visito. Cuando toca elegir un destino para descansar, los criterios para su elección son otros. Claro está, si tiene buenos bares mucho mejor“.
Chicos, de verdad, ¿por qué no montáis un club?

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter