Booze & Vinyl: el cóctel perfecto para 70 discos clásicos

Foto: Jason Varney

by Roger Estrada

André y Tenaya Darlington son dos hermanos apasionados de la coctelería que comparten una similar vocación por escribir sobre ella con un twist diferencial.  En 2016 editaron dos volúmenes que llamaron la atención dentro del sector: The New Cocktail Hour (Running Press), donde recopilaban en orden cronológico hasta 270 cócteles clásicos con notas de cata y sugerencias de maridaje, y Movie Night Menus, en el que recuperaban, en colaboración con Turner Classic Movies, algunos de los tragos más icónicos de la historia del cine.

Para su nuevo libro conjunto, Booze & Vinyl, André y Tenaya han asumido el pantagruélico reto de seleccionar 70 vinilos clásicos y proponer un cóctel específico para acompañar la escucha de su cara A y su cara B. Estamos, pues, ante un nuevo libro de cabecera para el que esto firma y para cualquier otro melómano aficionado a emparejar dos de los grandes placeres de la vida…

André y Tenaya Darlington. Foto: Jason Varney

¿Qué tienen los cócteles y las canciones para mezclar tan bien?

La experiencia sensorial de una copa bien elaborada combina especialmente bien con los vinilos. Cada cara de un LP dura aproximadamente unos 20 minutos, tiempo perfecto para tomarse un cóctel. Pero, además, un trago puede ayudar al oyente a adentrarse en el mundo de un disco porque nos relaja y nos hace más contemplativos.

“We’re Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. We hope you will enjoy the show…” (Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band -The Beatles, 1967). Foto: Jason Varney

¿Cómo ha sido todo el proceso de selección y destilación de emparejar un álbum con el cóctel que más le convenía? ¿Crees que hay estilos de música que mezclan mejor con licores específicos?

A veces elegimos bebidas que evocan el momento y el lugar de un álbum, o descubrimos qué les gustaba beber a los músicos que lo grabaron. El trabajo de investigación fue considerable y en el caso de Blondie valió especialmente la pena porque encontramos el menú original del Max’s Kansas City de Nueva York de la época cuando la banda lo frecuentaba. El menú tenía un cóctel llamado “Blondie” que en realidad era lo que conocemos como Golden Cadillac; te enseñamos a prepararlo para que puedas beber lo que Blondie se tomaban en el bar mientras grababan Parallel Lines.

En cuanto a estilos y licores puede haber una tendencia a emparejar el ron con, por ejemplo, la música caribeña o el reggae, el whisky con el rock ‘n’ roll y el gin con algo de jazz; pero no necesariamente obedecemos a esas reglas. Dicho esto, emparejamos el disco Remain in Light de Talking Heads con bebidas tiki debido al beat de sus canciones. Hay bebidas y canciones que tienen afinidades entre sí, al menos en nuestro imaginario colectivo.

“Hey, ho! Let’s go!” (Blitzkrieg Bop, Ramones – Ramones, 1976). Foto: Jason Varney

¿Cómo está yendo por ahora la gira de presentación del libro?

Book and Vinyl se lanzó el 17 de abril, justo antes del Record Store Day, un gran evento en el que participan todas las tiendas de discos independientes. Lanzamos ese fin de semana y luego nos subimos a la furgoneta / disco móvil de Crosley Turntables para ir de Nueva York a Nashville, deteniéndonos en todas las ciudades intermedias. Ha sido una gira increíble y hemos comprobado que existe un interés multigeneracional por el libro debido al resurgimiento masivo del vinilo. Estaremos de gira con el libro por Estados Unidos hasta finales de año, pinchando los vinilos y sirviendo los cócteles allá por donde pasemos.

¿Cómo ha recibido el libro el sector del cóctel y cómo fue la firma de ejemplares en Tales of the Cocktail?

¡Nos lo pasamos muy bien! De hecho, el cóctel Hellfire Punch que emparejamos con Led Zeppelin es una receta que David Wondrich compartió en Tales of the Cocktail. La firma de ejemplares es siempre una excelente oportunidad para conocer a profesionales y para hablar con otros autores de libros de coctelería. La acogida de Booze & Vinyl está siendo fantástica y ha coincidido con la consolidación de nuestro anterior The New Cocktail Hour, que felizmente se ha convertido en un libro de referencia dentro del sector.

“But deep in my heart, the answer it was in me and I made up my mind to define my own destiny”. (The miseducation of Lauryn Hill – Lauryn Hill, 1998). Foto: Jason Varney

¿Cómo es esto de pinchar discos, tomar cócteles y escribir libros con tu herman@? ¿Y cómo arrancó este viaje de plasmar en palabras vuestras pasiones compartidas?

¡Está siendo una maravilla! Compartimos responsabilidades y volumen de trabajo, que ha sido increíble. Ambos llevábamos años trabajando como periodistas gastronómicos antes de que nuestros caminos se juntaran en 2016 para The New Cocktail Hour. Originalmente la idea era escribir conjuntamente un libro de vino (André) y queso (Tenaya); pero aquí estamos con nuestro tercero sobre cócteles.

Quizás nuestros lectores, apasionados de la coctelería, tengan cierto miedo a convertir su pasión en una profesión. Estoy seguro de que podéis compartir con ellos algunas ideas o ejemplos de cómo gestionáis los distintos servicios que ofrecéis a vuestros clientes.

Convertir tu pasión en tu profesión puede ser un camino muy y muy largo; los dos llevamos más de quince años escribiendo constantemente sobre comida y bebidas. Solo podemos decir que tener una pasión que te mueve –ya sea escribiendo en tu blog, acudiendo a eventos o solo compartiendo lo que amas con los demás– es crucial para una vida feliz. No tengas miedo de tomar grandes riesgos y hacer cambios radicales para llegar a donde sabes que debes llegar. Deja de trabajar, múdate, todo acabará valiendo la pena.

“While the whole wide world is fast asleep, you lie awake and think about the girl”. (In the wee small hours -Frank Sinatra, 1955) Foto: Jason Varney

Cuando entráis en una coctelería y la música es anodina, un aburrimiento total, ¿le pedís al barman que cambie lo que está sonando? ¿Algún local que os guste especialmente por lo que suena en él?

Notamos más cuando la música es buena porque se hace evidente que el propietario no tiene sintonizada una emisora cualquiera, sino que ha sido detallista con el aspecto musical. Siempre lo notas. Un local siempre es mejor porque piensa en esos pequeños detalles. No le hemos pedido nunca a nadie que cambie la música; cuando es horrible, nos vamos y no regresamos. Nos encanta la música en el Leyenda de Brooklyn. Hace poco estuvimos en Canon, en Seattle, y sonaba heavy metal; en principio no tendría que funcionar, pero fue increíble.

Selección de favoritos final: una canción para agitar el shaker, un cóctel y un local.

“Lust for Life” de Iggy Pop (André) y “You Shook Me All Night Long!” de AC/DC (Tenaya). A ambos nos gusta un Manhattan bien elaborado y actualmente nos pasamos muchas horas en el Friday, Saturday, Sunday de Philadelphia regentado por Paul MacDonald.

Roger Estrada
Roger Estrada

Colaborador de la revista musical RUTA 66. Jefe de redacción de Playboy España y co-director del documental “IN-EDIT. GET WHAT YOU WANT“. Más en WWW.ROGERESTRADA.NET

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter