Drinking me softly with this song: Sintoniza la música adecuada para tu coctelería

by Roger Estrada

Prueba esto un día: ponte unos tapones en los oídos y entra en una coctelería –no tiene por qué ser la tuya– un viernes o un sábado por la noche. Bullicio en la barra, ajetreo detrás de ella, animadas conversaciones en las mesas… Pero no oyes nada. Imagina que te quitas los tapones y tus oídos solo perciben el murmullo acumulado e indescifrable de los distintos clientes y los sonidos propios de shakers agitándose, hielos enfriando copas, botellas impactando en la barra y la caja registrando otra cuenta. Triste, ¿verdad? Obvio, dirás. Vestir ese silencio es tan importante como iluminar adecuadamente tu local, elegir las copas donde servirás tus cócteles o modular tu discurso a la hora de presentárselos a tus clientes. En esa experiencia total en la que les quieres sumergir cuando se adentran en tu negocio, una mala selección de canciones puede marcar la diferencia entre una cuenta más y una cuenta de las que da sentido a otra noche más.
Nótese la diferencia entre “una mala selección de canciones” y “una selección de canciones malas”. Aquí no hay canciones buenas o malas per se porque su calidad no radica en criterios subjetivos o en gustos personales, sino en si aportan valor a la experiencia que está viviendo el cliente en tu local. Resumiendo: si lo clavan en el taburete o lo alejan una vez finiquitada la primera copa*. Dicho esto, aunque una coctelería se deba a sus clientes, todos estaremos de acuerdo en que si vas a pasarte 10 horas sirviéndoles copas preferirás hacerlo con una música que para ti también sea cómoda y que ayude a crear el mood idóneo para que el diálogo bartender – cóctel – cliente sea lo más fluido posible.
Así como la primera regla del Club de la Lucha es: “Nadie habla del Club de la Lucha”, la primera regla para ponerle banda sonora a tu coctelería es: “No hay reglas absolutas ni claves para el éxito musical asegurado”. Es decir, lo que funciona para un tiki bar de León puede no funcionarle a un speak-easy de Barcelona o a un gin-bar de Murcia. Distintas ciudades, distintas propuestas, distintos clientes, distintos propietarios = un enfoque diferenciado y específico. Llegados a este punto, existen dos opciones: acometes esta tarea tú mismo o te pones en manos de una empresa especializada para que diseñe la identidad musical de tu negocio. La primera opción fue la elegida por 3 de los 4 profesionales a los que entrevisté para este artículo. Escuchémosles…

valls-1
Gracias, Juan, por hacer una lista a la medida de The Shaker. ¡Te queremos!

Juan Valls (El Niño Perdido, Valladolid): “Sabíamos que para ser diferentes uno de los aspectos más importantes era la selección musical; la experiencia tiene que ser completa para conseguir una declaración de intenciones redonda. Nosotros trabajamos con un par de sesiones principales a las que añadimos nuevos temas de manera paulatina, intentamos que de manera semanal. Para ello usamos Spotify, una herramienta que para búsquedas y sugerencias te facilita mucho el trabajo”.
Efectivamente, esta aplicación para la reproducción de música en streaming es uno de los principales, más completos aliados que encontrarás a la hora de ambientar musicalmente tu negocio; pero deberás atenderlo personalmente –crear playlists completas, explorar novedades, rastrear estilos afines a tu local…– para mantenerlo vivo y que no te venga un cliente habitual y te suelte “Si vuelvo a escuchar Come Fly With Me me pego un tiro… ¡Y eso que es uno de mis temas favoritos de Sinatra!”. Juan ha creado una playlist especial para los lectores de The Shaker & The Jigger, un gancho perfecto para que fijéis El Niño Perdido como para obligatoria en vuestra próxima visita a Valladolid. Escuchadla aquí.

dux-cocktails
El Dux no se entiende sin música, y la coctelería tampoco

Ángel David Asensio (Dux Cocktail & Gins, Barcelona): “Suelo dedicar un par de horas a la semana a actualizar y mejorar mis playlists, buscando géneros y cantantes acordes con el concepto del local y que al mismo tiempo crea que puedan ser del agrado de la clientela. Es importante catalogarlas según día, estado de ánimo y duración.” 
Interesante este último punto. Crear una lista de reproducción de 14 horas y ponerla en bucle no tiene ningún sentido porque, como bien sabes, tu local no es el mismo un miércoles a las 19h en modo afterwork que un viernes a la 01h30 en modo yeah! Créate distintas playlists para que tú y tu equipo podáis ir reproduciéndolas según sea el pulso que percibís en el local. Si tienes tiempo para confeccionarla, actualizarla y modularla en directo, do it. ¿Una canción que sintetice el espíritu Dux? “Aunque no es fácil que una sola canción refleje la cantidad de emociones que se viven nuestro local, hoy os dedicamos el “Guns Of Brixton” de The Clash en la versión que hizo Jimmy Cliff. Un tema canalla, con toques clásicos pero rompedor en la actualidad… ¡Porque la experiencia de antaño siempre vuelve fuerte!”. ¡Dentro clásico!

Paraíso del whisky americano... y mucho más.
El Old Fashioned tiene hasta una canción propia

Luca Alberto Izzo (Old Fashioned, Barcelona): “Quizá no es lo habitual, pero me gusta escuchar a los clientes, muchas veces son ellos los que me piden un tema o me recomienden que escuche a un determinado artista. Y a partir de ahí empieza la búsqueda, es otra vía para ir completando mis playlists, tarea a la que le dedico unas tres horas mensuales. Quiero especificar que, aunque haya un artista que me guste, eso no quiere decir que vayan a gustarme todas las canciones de un disco suyo; solo elijo aquellas que canciones que creo que funcionarán en el contexto de nuestro local”.
Una curiosidad que pone de relieve esta especial, cercana conexión que Luca tiene con sus clientes es el hecho de que Joan Queralt, músico y cliente habitual, compuso el tema Old Fashioned a partir de sus experiencias nocturnas entre las paredes de este pequeño templo del bourbon. When you open that door…

bobbyssoundtrack02
Las Bobby’s soundtracks no tienen perros cantores, quedáis avisados

UN TRAJE SONORO A MEDIDA… Y AJUSTABLE EN EL TIEMPO
Si pese a ser consciente de la importancia que la música debe tener en tu local, no tienes tiempo material de gestionarla de un modo eficaz o prefieres delegar ese aspecto del negocio a un agente externo especializado en la materia, tu opción está clara: contratar los servicios de una empresa que, siguiendo tus directrices –más o menos detalladas según consideres–, elabore la identidad musical de tu coctelería. Eso es, que te confeccione una propuesta de ambientación musical a medida pero asimismo ajustable y actualizable según tu feedback y el de tus clientes. Esta fue la opción elegida por el cuarto entrevistado…
Alberto Pizarro (Bobby Gin, Barcelona): “Colaboramos con una empresa que se encarga de gestionarnos la música con la creación de distintos canales y con un compromiso de actualización periódica, casi quincenal para que en tres meses se haya renovado completamente la música que suena en Bobby Gin. Les explicamos cómo era nuestra propuesta, cuál era nuestra personalidad como local y ellos, como expertos, fueron los encargados de confeccionar distintas propuestas. Después de varios años trabajando con ellos, puedo asegurarte que uno de los pilares de nuestro local es precisamente la ambientación musical; casi cada día hay algún cliente que nos pregunta por una canción que suena, lo que quiere decir que despierta la curiosidad y es valorado como un punto positivo.”
Aunque hay varias empresas especializadas en la materia, hemos optado por contactar precisamente con la responsable de que Bobby Gin cuente con una ambientación musical fresca y atractiva: Cd.drome. Este nombre será sin duda conocido por los melómanos que durante años nutrieron sus discografías domésticas en la tienda que con el mismo nombre operó en Barcelona de 1992 a 2012 o en la sucursal madrileña, entre 2005 y 2011. Plenamente conscientes de la irreversible crisis que estaba viviendo la venta física de discos, Jordi Raich y Oriol Valls, socios propietarios, decidieron activar una vía de negocio alternativa dos años antes del cierre definitivo de la tienda insigne de Barcelona.

bobbyssoundtrack03
“Tócala otra vez, Bobby”

Así nacía Cd.drome como agencia de servicios musicales para crear experiencias a medida para sus clientes y cuyo principal activo es su bagaje y su reputación como prescriptores de calidad labrada durante dos décadas. Nadie mejor que ellos para maximizar cualitativamente el valor de la música “como herramienta de comunicación que potencia la identidad y la relación de las marcas con sus clientes”.
Oriol Valls (Cd.drome): “Nos conocían de la época de la tienda y compartíamos ciertos códigos musicales, un hecho que simplifica bastante el trabajo. Nos dieron unas pautas iniciales, pero a partir de ahí la confianza y la libertad para ir modulando la banda sonora del local ha sido absoluta. Lo que sí que nos comentaron desde el principio es que querían salirse de aquello más previsible, de ese cool jazz tan habitual hace años. En Cd.drome tenemos una tecnología propia, una pequeña terminal que se integra en el equipo de música del local y desde la cual se gestionan los distintos canales, las distintas playlists que elaboramos para ambientar musicalmente según el día y la hora de la semana”
Periódicamente, en el Facebook de Bobby Gin se comparten las Bobby’s Soundtracks, playlists de Spotify que recogen algunos de los temas más relevantes que han sonado en las últimas semanas en este gin-bar de referencia catalán. Que en ellas asomen canciones de artistas como Britta Phillips, Wild Belle, The Maccabees, Regina Spektor o Balthazar pone de manifiesto el exquisito, nada obvio criterio selectivo de Cd.drome, al tiempo que sirve para ilustrar una reflexión final del propio Valls que debería servirte de acicate a ti, querido lector / futuro bar owner: “El otro día le comentaba a un nuevo cliente que va a abrir un local en Gijón que en el sector de la coctelería es donde más riesgo y atrevimiento nos encontramos. Hay gente muy abierta, con unas ganas de jugar y experimentar con la música que no encontramos en similar grado trabajando con restaurantes, hoteles o cadenas de ropa”. 
Ya sabes, pues: Shake it fast and play it smart!
(*) Para más información sobre este tema os emplazo a leer “The Influence of Background Music on the Behaviour of Restaurant Patrons”, un artículo pionero publicado en Journal of Consumer Research (vol. 13, septiembre de 1986), escrito por Ronald E. Milliman, Profesor Asociado de Marketing en la Western Kentucky University. En él, además de recopilar la escasa literatura inexistente por entonces sobre la materia, se presentaba un estudio empírico realizado en un restaurante a lo largo de distintas semanas cuyos resultados venían a demostrar que las variaciones del tempo musical podían afectar significativamente al tiempo de permanencia y a la cantidad de pedidos que un cliente efectuaba. 

GuardarGuardar

Roger Estrada
Roger Estrada

Colaborador de la revista musical RUTA 66. Jefe de redacción de Playboy España y co-director del documental “IN-EDIT. GET WHAT YOU WANT“. Más en WWW.ROGERESTRADA.NET

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter