Las claves de la coctelería sin alcohol

Es verdad. La coctelería sin alcohol puede resultar no demasiado llamativa al principio. Puede parecer como comer una pizza sin queso o unos churros sin chocolate. Pero abre tu mente y tu corazón, que la coctelería sin alcohol puede ser una buena amiga.

Muchos se preguntan si la coctelería sin alcohol es realmente una necesidad o una moda. No es una necesidad estrictamente hablando, podemos vivir sin cócteles sin alcohol, igual que podemos vivir sin cócteles (aunque cueste creerlo). Es una necesidad en cuanto a tener una oferta completa en tu bar o restaurante para cubrir lo máximo posible la demanda de una clientela heterogénea. Y ¿es una moda? Quizás sí. Y además es una moda que viene precedida por otras como llevar un estilo de vida healthy o el auge de lo craft.

De lo que no cabe duda es que la coctelería sin alcohol es una oportunidad de negocio y no está de más que la tengas en cuenta a la hora de pensar tu oferta. Eso sí, si la vas a ofrecer, hazlo bien. No vale con mezclar tres o cuatro cosas y ya. Si la propuesta sin alcohol no es buena, lo más probable es que tus clientes acaben pidiendo una botella de agua y eso no es lo que buscas.

En la pasada edición del Barcelona Cocktail Art, Hector Henche de Fizz Bartenders nos dio algunas claves y consejos acerca de la coctelería sin alcohol que pueden ser de gran ayuda si estás pensando en hacerle un hueco en tu carta:

1. La salud y el bienestar tienen un gran peso. La preocupación por los efectos nocivos del alcohol y, cada vez más, del azúcar, puede ser uno de los principales motivos por los cuales tus clientes te pidan la carta de cócteles sin alcohol. Es decir, no les ofrezcas una serie de mocktails dulzones y llenos de colorinchis. Probablemente tus clientes no buscan eso. El Shirley Temple de los años 30 o el San Francisco de los 70 estaban muy bien, pero es tiempo de mirar hacia delante y crear con originalidad. Y no dejes de lado a aquellos que no beben alcohol porque han optado no hacerlo o por otras causas como un embarazo o alguna enfermedad.

Estos Blue coladas sin alcohol no apetecen nada, ¿verdad?

2. La prevención al volante, un motivo más que justificado para no beber alcohol. No olvides que muchos de tus clientes seguramente se subirán al coche después de estar en tu bar y, si son responsables, no querrán consumir alcohol. Probablemente no les apetezca beber una botella de agua o un refresco, así que una buena carta de cócteles sin alcohol seguro será una grata sorpresa.

3. Muchos de tus clientes son smart consumers¿Y ahora esto qué es? Pues que tus clientes buscan información acerca de lo que toman y se preocupan por ello. Existe además una búsqueda constante de nuevas marcas y productos que tengan una historia o unos valores concretos detrás. Por ello triunfan aquellos que persiguen lo “healthy” o tienen éxito las marcas que trabajan lo artesanal. En el ámbito de la coctelería sin alcohol tienes muchísimas opciones que veremos en el punto cinco.

4. No debes privar del disfrute a quien no quiera beber alcohol. Pongámonos en situación: vas a un establecimiento con estrellas Michelin y no bebes alcohol. ¿Cuáles son tus opciones? ¿Agua? ¿Refrescos? Es una verdadera pena que acompañes tu plato, que probablemente ha llevado meses de investigación y pruebas en cocina, con una bebida que no lo acompaña ni realza sus sabores. Si se le dedica tanto tiempo y dedicación al maridaje con vino y otros espirituosos, ¿por qué no a un maridaje de bebidas sin alcohol pero aún así interesantes?

5. Actualízate. Quien diga que no hay opciones, miente. Hay una gran cantidad de productos que pueden ayudarte a crear unos cócteles sin alcohol tan sorprendentes como los que sí lo llevan. Y cada vez aparecen más, solo debes estar al corriente de ello. Existen cafés y tés embotellados de buena calidad, si no quieres prepararlos, como los Café Fred o los Teavana, kombuchas que puedes comprar o hacer tú mismo, vinos y cervezas sin alcohol, destilados sin alcohol como Seedlip o Memento (estos incluso se pueden beber solos), shrubs y cordiales que puedes hacer o comprar…

6. Busca sabores complejos. Como decíamos antes, los cócteles sin alcohol no tienen que estar hechos de azúcar, especias y muchas cosas bonitas como las Supernenas. Puede haber amargos, ácidos y tantos otros matices. Conseguirlos es cuestión de prueba y error. Consejo: buscar inspiración en la gastronomía puede ser una buena idea.

Incorporar hierbas o especias puede ser una buena opción. Foto: Calum Lewis

7. Toma prestado el lenguaje del alcohol. A los cócteles muchas veces se les confiere una historia y un por qué. Hazlo también con tus opciones sin alcohol, que no son menos y también han tenido un proceso de desarrollo. Y explica, por qué no, de dónde vienen los productos que has utilizado. Seedlip, por ejemplo, tiene una historia digna de contar, casi tanto o más que una ginebra o un ron.

Con estas siete claves queda claro que la coctelería sin alcohol es posible y, además, si lo trabajas bien, se puede hacer atractiva. Tus clientes lo agradecerán y tu negocio también.

Foto de portada: rawpixel

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter