Un cocotero superviviente, la importancia de plantar árboles y cómo una anécdota puede leerse en una copa

La Palma, by Ayman Zayour.

Hace un tiempo, preguntamos a algunos expertos mixólogos  de dónde les provenía la inspiración a la hora de crear un cóctel. La pregunta se las trae, porque quizás deberíamos primero definir si la inspiración como tal existe en nuestro sector, o más aún si existe del todo. ¿No es en realidad inspiración una forma de trabajar? ¿No se trata de materializar todo aquello que hemos ido absorbiendo, recopilando, guardando en algún cajón de la memoria? Lo más habitual es partir de un ingrediente base o de alguno de los otros ingredientes presentes de forma poderosa en el trago: un bitter, o una receta propia, tal y como nos explicaron entonces. Pero si creamos para un concurso, el juego es diferente, más acotado pero, por qué no, más emocionante. Hoy os explicamos como un joven libanés se puso a jugar.

"El Coco" en 1898. La palmera protagonista de esta historia y de un cóctel.
“El Coco” en 1898. La palmera protagonista de esta historia y de un cóctel.

Ayman Zayour tiene 24 años y se quedó encandilado con la historia de la palmera de la destilería Bacardí. Se llamaba “El Coco”, y contrariamente al de la canción de cuna infantil y maligna, este Coco fue todo un símbolo de buena suerte. Lo plantó el hijo de Facundo Bacardí a finales del siglo XIX en la destilería de Cuba que los hizo inmortales. Y en 1960, poco antes de que la Revolución confiscara la fábrica, “El Coco” murió.
Triste final para el Coco, pero como los grandes mitos, dio paso a una historia inmortal. Desde entonces, en cada país donde se monta una fábrica o unas oficinas de Bacardí, se planta una palmera, como símbolo de supervivencia.
Zayour, el ganador de la Bacardí Legacy Global Cocktail Competition del Líbano, encontró en esta historia el germen de su creación. Encontró la inspiración. Y es que, leyendo entre líneas, una buena historia puede ser nuestra mejor guía para crear un cóctel. Diseminemos el caso del cóctel de Ayman Zayour, llamado la Palma.
Ayman Zayour explicando la historia de El Coco... a su manera.
Ayman Zayour explicando la historia de El Coco… a su manera.

Ingredientes principales:
Esto es fácil. El Coco era una palmera cocotera, así que Zayour optó por el sirope de coco para combinar con el Ron Bacardí Carta Blanca.
Ingredientes complementarios:
Lima fresca y angostura como toque de amargura en tiempos difíciles. Proseco como alegría de celebración y como brindis a la capacidad de superación.
Conjunto:
Accesible en su composición, complejo en su combinación, necesidad de perdurar como lo hizo el Coco pese a las inclemencias, los incendios y los altibajos de casi un siglo de historia.
¿Se llevará La Palma la ídem en la gran final de la Legacy?
¿Se llevará La Palma la ídem en la gran final de la Legacy?

Con su La Palma, Ayman Zayour viaja por el Líbano y otros países explicando a base de tragos esta bonita historia y llegará a la gran final de San Francisco de la Bacardí Legacy Global Cocktail Competition. Y además, este joven head bartender de Vivid Lounge-Bar, en Beirut, Líbano, anima a todo el mundo a plantar más árboles, ya que está convencido de “la importancia de los árboles en nuestras vidas”.
Ya lo veis, un relato, una anécdota, eso que ahora se empeñan en llamar “storytelling”, puede contarse en palabras o en aromas y sabores. La magia del alquimista se pone en marcha para extraer otra historia inmortal, esta vez escrita en una copa.
Así que si buscas la inspiración, quizás es hora de recuperar una buena historia.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter