Bartender, ¿y tú qué bebes?

La función del bartender es poner a bailar las papilas gustativas de los parroquianos y deleitarles con copas llenas de arte. Lo sabemos. Pero aunque parezca mentira, a veces cambian de bando y se dejan servir. Sí, los bartenders también beben. “¿Y qué beben?”, os estaréis preguntando. Pues seguid leyendo, porque ese es el gran enigma que vamos a revelar hoy en The Shaker and The Jigger. Hemos consultado a varios top de la barra qué es lo que les gusta pedir cuando aparcan el shaker, y la verdad es que nos ha quedado bien bonito.

"King in the bar".
“King in the bar”.

Daiquiri
Sí, el emblemático cóctel cubano es el que más mencionan los bartenders consultados, aunque el infalible Negroni le sigue muy de cerca. A Matías Iriarte, bar mánager de Ginbo Bar y Chapeau 1987 y finalista español en la Bacardi Legacy 2017, el Daiquiri le apetece especialmente “en noches más festivas y veraniegas”. También es el favorito de Moe Aljaff, head bartender de Two Schmucks, cuando su cuerpo le pide “un trago más ácido”.
Adal Márquez, head bartender de Boadas Cocktails, nos desvela que el Daiquiri que más le entusiasma últimamente es el que preparan en Dr. Stravinsky. Por su parte, a Marc Álvarez, bar manager de elBarri Adrià, la versión que nunca le cansa es la que sirve el Caribbean Club de Barcelona: “Si me puedo escapar al Caribbean, me pido un Daiquiri, los de Juanjo González no fallan”.
Marina Canales, bartender en Habanera y finalista en Spirit Essence 2017, nos confiesa entre susurros que su historia con el Daiquiri es amor verdadero: “Si la barra se presta, podría pasar toda la noche a Daiquiris”.
¡Me pido los dos!
¡Me pido los dos!

Negroni
El Negroni es uno de los cócteles más emblemáticos, un imprescindible y, por qué no decirlo, una obra maestra. Y sí, es uno de los preferidos por los bartenders con que hemos charlado. “La mayoría nos decantamos por tragos amargos y potentes, como el Negroni” nos explica Marina Canales. “Es importante educar y acostumbrar el paladar a los sabores desnudos, intensos y complejos, de la misma manera comparto con muchos colegas el gusto por tomar el café solo y sin azúcar”, añade.
A Matías Iriarte el Negroni, como aperitivo rey que es, le encanta antes de comer o cenar: “No suele fallar”, nos dice. “A mí me funciona bien en cualquier ocasión, la verdad, y es uno de los que más bebo fuera de la barra”, comenta Marc Álvarez. El head bartender de Boadas, Adal Márquez, también lo ama: “Me encanta pedir Negronis, es uno de mis favoritos”.
Para bebérselo a besos.
Para bebérselo a besos.

Manhattan
Martini Rosso, whisky, unas gotas de martini bitter y un twist de piel de naranja y una cereza para rematar. Esta copa es la que prefiere Moe Aljaff cuando la vida le sugiere “un trago más fuerte”. Para Míriam Campa, anterior head bartender de El Maravillas, , el Manhattan es “el cóctel que siempre pido. Allá donde vaya, pediré un Manhattan”. Y en la misma línea, Matías Iriarte lo tiene también en su pedestal: “Es una de mis copas preferidas”, asegura.
Sin pausa, pero sin prisa.
Sin pausa, pero sin prisa.

Whisky 
Solo, on the rocks… Este destilado es uno de los preferidos de Luca Izzo y Diego González. Para Izzo, de Hemingway Gin & Cocktail bar, “el whisky suele ser la base de casi todo lo que pido, y cuando no sé qué pedir, voy a por el Whisky Sour que siempre me sienta bien”, nos cuenta. Para Diego González, alma mater de Baton Rouge y finalista español en Patron Perfectionists 2017, el whisky no falla: “Me encanta solo. Además suelo pedir copas con más carga alcohólica, no soy mucho de fruta ni de azúcar”, explica.
santateresa_old_fashioned
¿Has probado el Old Fashioned con ron?

 
Old Fashioned 
Este cóctel es también uno de los preferidos de Marina Canales y de Iriarte. Él lo suele pedir en invierno: “Sí, es la época en la que más Old Fashioned se me suelen escapar, es un buen trago para levantar el espíritu”, cuenta.
Tienes sed, ¿verdad?
Tienes sed, ¿verdad?

Dry Martini, Vieux Carré, Martínez, Gin-tonic…
O el Dirty Martini, que incluye una parte de la salmuera de las aceitunas en su receta y que a Marina Canales “particularmente no deja de seducirme”. Para Luca Izzo, amante del whisky, el Vieux Carré figura entre sus preferidos. A Selba Guersenzvaig, head bartender en Floripa, le ocurre igual: “No lo pido a menudo, pero siempre acabo volviendo a él. O al Between the Sheets, por ejemplo”.
stoater-378124
¿Eso de desconectar, qué es? Foto: Stoater, Unsplash.

Probar otros cócteles para aprender
No para examinar, ojo. Porque cuando los bartenders se ponen a la otra parte de la barra y piden, solo quieren disfrutar un buen trago. “No, no suelo analizar. Pido lo que me apetece sin ningún ánimo de examinar ni nada así, aquí todos estamos aprendiendo”, responde Diego González. “He pedido cócteles con interés en analizar su creación, balance o estructura, pero nunca desde el juicio, sino desde la más humilde curiosidad”, explica Selba Guersenzvaig.
A Marc Álvarez también le gusta probar cosas de otra gente, pero para conocer nuevas combinaciones y resultados: “No salgo a examinar a mis compañeros, sino a disfrutar de sus artes”, señala. “Yo pido para disfrutar y relajarme, aunque no te negaré, Shaker, que siempre, incluso aunque no quiera hacerlo, analizo todo: sabor, aroma, aspecto, ejecución. ¡Pero es para aprender, eh!”, confiesa Adal Márquez.

Foto de cabecera: Iván Cortez, Unsplash.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter