Vacaciones destiladas: los licores que debes traerte en la maleta este verano

Foto: Dexteris, Depositphotos

by Ismael Labrador

Cuando viajamos de vacaciones en verano siempre solemos traernos un recuerdo en la maleta. Nunca faltan las fotos de los lugares que visitamos, algún imán para la nevera, una camiseta y docenas de experiencias en la playa, la montaña o los restaurantes más representativos de la gastronomía local. Pero existen algunos destinos donde no deberíamos desaprovechar la ocasión de traernos en la maleta alguna botella. A lo largo y ancho del mundo se producen diferentes destilados que no son fáciles de conseguir en este lado del planeta, por lo que las vacaciones son una excelente oportunidad para hacernos con ellos. Si este mes de agosto vas a viajar a alguno de estos destinos, no te olvides de probar y comprar alguno de estos licores:

Okolehao, el moonshine de Hawaii

¿Quién no ha soñado alguna vez con ir de vacaciones a Hawaii, ponerse una camisa estampada y disfrutar de un cóctel tiki sentado en una terraza frente al Pacífico? Este archipiélago es uno de los principales destinos turísticos de Estados Unidos, sobre todo entre los amantes del surf. Si este verano tienes pensado viajar hasta Hawaii, no te olvides de probar el Okolehao. Es el licor más característico de estas islas y un ingrediente muy apreciado en la coctelería tiki. Dado que resulta complicado conseguirlo fuera de Hawaii, quizás sea una buena idea comprar un par de botellas y traerlas de vuelta en la maleta.

La planta de ti es nativa de del Asia tropical del sudeste, Papúa Nueva Guinea, Melanesia, noreste de Australia, el océano Índico, y partes de Polinesia. Foto: Ethel Aadvark

El Okolehao es un destilado elaborado a partir de la raíz de la planta de ti. Su origen no está muy claro. Algunas fuentes indican que los nativos hawaianos tomaban una bebida fermentada con esta raíz antes de la llegada de los colonizadores ingleses, y que fueron éstos quienes se encargaron de añadirle el proceso de destilación. Otros indican que el inventor de este licor fue el marinero Nathaniel Portlock, quien formaba parte de la tripulación del capitán Cook cuando éste descubrió el archipiélago de Hawaii. Buscando una manera de combatir el escorbuto, decidió preparar un macerado de raíces de ti y otros ingredientes y fermentarlo con agua para producir cerveza dulce. Unos años más tarde, se introdujo el alambique en las islas y comenzó su destilación.

El Okolehao estuvo prohibido en las islas en dos períodos diferentes. El primero, a mediados del siglo XIX debido a la restricción en consumo de alcohol que impusieron las autoridades locales. El segundo, con la ya consabida Ley Seca norteamericana de principios del siglo XX. En los años 1940 se produjo un intento por recuperar esta bebida de la mano del auge de la denominada coctelería tiki. Así, por ejemplo, Trader Vic dejó documentadas varias recetas en su Bartender’s Guide de 1940. Pero no fue hasta finales de los años 1980 y principios de los 1990 cuando este licor comenzó a recuperar parte de la popularidad que tuvo casi 200 años atrás. Actualmente hay 2 destilerías locales que lo producen con el sobrenombre de Hawaiian Moonshine, en diferentes versiones -existen versiones overproof que llegan al 65% de alcohol por volumen-. Eso sí, por mucho que en la tienda te intenten vender la que dicen que respeta la receta original de 1790, lo cierto es que no existe ninguna prueba documentada sobre ésta porque se perdió en la primera mitad del siglo XIX.

¿Y qué es lo que puedes preparar con una botella de Okolehao? Pues, entre otros cócteles, puedes preparar esta receta de Paradise of the Pacific de 1940:

  • 3,5 cl. de Okolehao
  • 1,5 cl. de zumo de lima
  • 1,5 cl. de zumo de piña
  • 0,75 cl. de sirope de granada
  • Completar con soda

Batavia Arrack, el ron más antiguo del mundo

Casi instintivamente asociamos el ron a las islas del Caribe y las antiguas colonias europeas en Latinoamérica. Sin embargo, el primer destilado de caña de azúcar del que se tienen referencias documentadas se originó a más de 17.000 kilómetros de distancia del continente americano. Concretamente en la isla de Java, donde a finales del siglo XV ya se destilaba un mosto fermentado de melaza y arroz conocido como arrack. El Batavia arrack -que es como se conoce desde finales del siglo XVII- es el ancestro del ron. Así que si este verano tienes pendiente un viaje a Indonesia, no pierdas la oportunidad de probarlo y traerte de vuelta una botella con la que preparar algunas de las recetas de ponche más antiguas del mundo.

Otra curiosidad del arrack es que los habitantes de la isla de Java comenzaron a destilarlo utilizando alquitaras de origen chino que habían sido introducidas en el archipiélago de Indonesia en algún momento entre los siglos X y XIV. Su proceso de producción es sencillo: básicamente se trata de un destilado de melaza de azúcar con mosto fermentado de arroz. Y aunque hoy es un licor semidesconocido para la mayoría de consumidores, durante algunos siglos fue el destilado no europeo más consumido en todo el planeta. Las rutas comerciales martítimas de los siglos XV al XVIII lo llevaron desde Java a las colonias americanas y las metrópolis europeas. Al parecer, los fuertes impuestos que estableció la Compañía de las Indias Orientales Holandesas a finales del siglo XVIII y principios del XIX, junto con el auge del ron -más barato de producir y de transportar-, hizo que la producción de Batavia arrack cayera en picado.

La tendencia de los últimos años por recuperar licores y cócteles del pasado ha estimulado su recuperación y algunos países como Estados Unidos han vuelto a importar Batavia arrack. ¿Y qué puedes prepararte con una botella de Batavia arrack? Pues, por ejemplo, esta receta de Arrack Punch que el experto mundial en rones Ian Burrell sitúa a finales del siglo XV:

  • 5 cl. Batavia Arrack
  • 2,5 cl. de té
  • 1 cl. de sirope de azúcar
  • 1 c. de zumo de lima
  • 5 cl. de agua

Por cierto, la isla de Java no es el único lugar donde se elabora arrack. En Sri Lanka también producen una versión de este licor del que se hizo eco Marco Polo en sus crónicas del siglo XIII. En este caso no se elabora con melaza de caña de azúcar, sino con la savia de la flor de coco.

Si vas a Corea, trae Soju

¿Cuál es la bebida destilada más vendida del mundo? Si le preguntas a un inglés te dirá que el whisky; si le preguntas a un ruso, que el vodka; en España tenemos la percepción de que la ginebra es el rey… Pero mirando las cifras de ventas internacionales el licor que aparece en el primer puesto es un destilado llamado soju. ¿Y qué es el soju? Pues nada más y nada menos que la bebida nacional de Corea del Sur. Para hacernos una idea de lo que representa, la marca más vendida de este licor distribuye más de 500 millones de botellas al año en 80 países, principalmente del sudeste asiático. En Europa la distribución de soju es prácticamente testimonial, así que si viajas en agosto a Corea, Japón, China o cualquier otro país de la zona, no desaproveches la oportunidad de traerte en la maleta alguna de las diferentes variedades de soju que se elaboran allí.

En Corea del Sur hay auténtica devoción por el soju. Si viajas hasta allí, no dudes en probarlo. Foto: Thamkc, Depositphotos

De entre los distintos tipos de soju que existen, el coreano es el más característico. Su origen se remonta en el tiempo al siglo XIII y en realidad no fueron los coreanos quienes lo inventaron, sino los mongoles, que aprendieron el proceso de destilación de los árabes y lo introdujeron en Corea del Sur cuando invadieron el país durante la Edad Media. Durante los siglos siguientes esta bebida se produjo de manera artesanal por distintas partes del país, creando diferentes variedades (la más característica es la de Andong). No fue hasta principios del siglo XX cuando comenzó a producirse en masa de forma comercial. La fuerte emigración de coreanos por el sudesde asiático y Estados Unidos en las décadas posteriores contribuyó a su expansión internacional, que alcanzó su cénit en 1986 con motivo de los Juegos Olímpicos de Seúl.

¿Y de qué está hecho el soju? Fundamentalmente de arroz, aunque desde los años 1960 también se elabora con cebada, patata y tapioca. El soju coreano suele beberse solo como bebida de maridaje con las comidas, aunque existen diferentes recetas para combinarlo en forma de ponche. Por ejemplo, este refrescante cóctel para el verano:

  • 8 cl. de soju
  • 2 cl. de licor de jengibre
  • 2 cl. de sirope de azúcar
  • 1 cl. de zumo de lima
  • ½  sandía cortada en trozos
  • Picarlo todo con hielo

Tabaco, ron y otros ‘recuerdos’ de vacaciones

Éstos son tan sólo algunos ejemplos de licores que puedes traerte de vuelta en estas vacaciones. Pero la lista no se queda aquí y las posibilidades de llenar la maleta de destilados característicos en diferentes regiones del mundo es enorme.

En los estados sureños de Estados Unidos hacen licor con las hojas del tabaco Foto: Mawer79, Depositphotos

Así, por ejemplo, si tu destino vacacional son los Estados Unidos, puedes aprovechar para conseguir los moonshines que se están elaborando por todo el país, especialmente en los estados sureños, donde también puedes conseguir licor de tabaco de Virginia. En el Caribe también puedes organizarte para visitar las pequeñas destilerías de rones agrícolas. Y en Sudáfrica podrás comprar una botella de amarula, un licor elaborado a partir del fruto de este árbol.

Ismael Labrador
Ismael Labrador

Aprendiz de barman. Escribe sobre coctelería y destilados en su blog NO TE SUBAS A LA BARRA y en otros medios como éste.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter