Diego González: “No me gusta la piña colada, así que para mi era un reto reeditarla”

0 20 enero, 2016 - Concursos, GENTE

Actualmente Diego González es head bartender en Tatel, pero este madrileño lleva casi 20 años de profesión, muchos de ellos en Londres. Allí estuvo 10 años trabajando en el por entonces recién estrenado St. Martins Lane Hotel con los mejores barmans de principios de siglo, que procedían del mítico Met Bar del Metropolitan Hotel de Park Lane y que fueron los impulsores de los martinis con fruta fresca. Participó en competiciones a nivel nacional, ganando unas cuantas. Apareció en programas de televisión en el Reino Unido e Irlanda, fue nominado como mejor barman del Reino Unido en 2002 y regentó el Light Bar, nominado como mejor bar de Londres en el 2000 y 2002. Así que cuando regresó a España su vida profesional se encamina más hacia la gestión y abre el bar La Floridita. Sin embargo, últimamente Diego vuelve a la que realmente es su pasión: dar rienda suelta a su creatividad tras la barra en el Tatel y también en competiciones importantes. Su creación para la Bacardí Legacy 2016 es una de las tres finalistas españolas. Hablamos con él de The Colada & The Bat (should be back), del concurso y de sus motivaciones.

¿Qué te llevó a presentarte al concurso?

Me considero una persona bastante creativa, tengo muchos fallos pero esto se me da bien y en estos últimos tiempos he vuelto a elaborar cócteles que es algo que me apasiona. Y tenía claro que trabajando full time tras una barra como hago ahora en Tatel y en concursos de prestigio es donde más puedo dar rienda suelta a mi creatividad.

The Colada & The Bat (Should be back) reversiona la Piña colada, que por otro lado confiesas que es un cóctel que no te gusta. ¿Nos lo explicas?

(Risas). Es verdad, a mi me gusta el ron, me gusta la piña y me gusta el coco, es sólo que debo tener algún problema con la receta original porque la piña colada no me gusta, no es para mi paladar. Así que fue un gran reto versionarla. Lo hago porque mi intención es hacer un homenaje a Puerto Rico, ya que Bacardí ha estado 55 años en la isla y creo que se merece un reconocimiento. Y lo primero que me salió al paso con relación a Puerto Rico fue la piña colada, además de que es la bebida nacional de allí. El reto que me planteé fue hacer algo similar pero dirigido a otro tipo de paladares más parecidos al mío. Tenía claro que quería un ingrediente fuera de lo normal y se me ocurrió introducir vinagre en el cóctel para quitar ese dulzor y conseguir cierta acidez. Probé con todos: el de uva roja, blanca, el de arroz y sólo el de manzana establecía esa relación con el resto de elementos. Me tomó muchísimos intentos llegar a lo que yo tenía en mente ya que todo lo que hacía se parecía un montón a la piña colada y al final lo conseguí mediante el equilibrio.

¿Qué esperas llevarte contigo tras esta experiencia?

Pues lo que estoy consiguiendo: disfrutar de todo el recorrido. El hecho de que ahora además tengamos que promocionar nuestro cóctel te lleva a viajar, a conocer a gente de otras culturas y a aprender de otras personas. Y esto te llena mucho.

¿Qué opinas de esta parte promocional que se os pide?

Creo que es totalmente acertada. Para la marca, porque tiene a 75 personas que van a la semifinal, que están relacionadas en redes y que durante tres meses están promocionando la marca. Y para nosotros porque nos permite llegar a gente que de otra forma no llegaríamos y conseguimos mucha más repercusión para nuestro trabajo e incluso para nuestro bar. Un win-win.

¿Cómo encaras la semifinal?

Muy preparado. Mi experiencia como Brand Ambassador me ha demostrado que cuando conoces bien de lo que vas a hablar, mejor comunicas y profundizas y mejor llegas a la gente. Así aunque tengas presión te sientes seguro, porque sabes de lo que hablas.

Diego se prepara a fondo para el concurso.

Diego se prepara a fondo para el concurso.

¿Qué crees que está buscando el jurado?

Creo que buscan un bartender completo: que haga una bebida que roce casi la perfección, sí, pero también que su manera de comunicarse sea expresiva. Una persona completa, no sólo que hace un cóctel y ya está. Y por supuesto, que esté implicado con la marca.

¿Por qué The Colada and The Bat (should be back) debería llegar a la final?

Bien, reedito un icono de los ochenta, una década que mucha gente piensa que fue nefasta ya que surgieron muchos cócteles introduciéndose dentro de los clásicos pero que no tenían nada que ver con ellos. Pero sobre todo por el feedback que estoy obteniendo de la gente: la gente que lo prueba en Tatel (está en la carta), en las apariciones pop up, en los guest bartendings… está entusiasmada. Está siendo un éxito. Y creo que lo más importante es precisamente llegar a la gente. Un cóctel puede ser genial pero puede ir en una dirección que sólo guste a ciertas personas que trabajan en el gremio. Y al final hay que llegar a un público más amplio, ¿no?

2 Comentarios

  • […] algo así. Te envuelve y hace que te metas en el corazón de Aberfeldy”. Quien afirma esto es Diego González, dueño de Baton Rouge en Madrid y uno de los integrantes del afortunado […]

  • […] la calle de la Victoria número 8 de Madrid consolidando el sueño de su propietario e ideólogo, Diego González. Con más de 20 años de experiencia en barras nacionales y extranjeras, González ha materializado […]

  • Deja tu comentario

    *

    Esta página web usa cookies para mejorar su navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Mas información aquí.