by Marc Álvarez

Hay una mágica sensación en el momento en el que abres el envoltorio de un smartphone (por no decir marcas), le quitas el plastiquito finísimo que lo envuelve, te golpea esa intenso olor a nuevo, todo esta reluciente, brillante, virginal… Esta sensación de estar abriendo algo nuevo es compartida por todos los integrantes del BACARDÍ Innovation Lab 

11