by Julia Laich

Reivindiquemos el valor del limoncello. Y reivindiquémoslo introduciéndolo en los cócteles. El limoncello es más que el licor que te ponen en los restaurantes cuando terminas una copiosa cena. Es más que el licor que hace y toma tu abuela. Es más que el licor suave para los no muy amantes de las bebidas alcohólicas. Es un ingrediente a tener en cuenta en coctelería.