Jerez es tendencia

El jerez, ¿este año sí?

Cada vez que me reúno con mis amigos de los “destilados” (menos de las que quisiera), yo que vengo del mundo del vino, una de las conversaciones que siempre sale a relucir es la de los vinos de Jerez. Se habla desde hace bastante tiempo sobre su introducción en la mixología coctelera.

Pon un Jerez (o dos) en tu vida.
Pon un Jerez (o dos) en tu vida.

Desde la última vez que hablé con los amigos del otro lado del charco, en la que vi una foto con un helado bañado en Pedro Ximénez y por la que puse unas cuantas exclamaciones (llámenme purista, pero no talibán) y que critiqué con cierta pena interior, ya descubrí el potencial que estos vinos podían desarrollar en el mundo sajón. Un mundo cada vez mas ávido de sorpresas y, sobre todo, de sabores con los que infusionar o crear nuevas y mejores combinaciones.
Infinidad de jereces pueden incorporarse a tus cócteles.
Infinidad de jereces pueden incorporarse a tus cócteles.

Cada vez son más las voces que anuncian su buena entrada como ingrediente en la coctelería. Bartenders, claro, pero también los consumidores de Estados Unidos. También hay que hacer notar que en Inglaterra ya no es una moda puesto que, desde hace un tiempo, los vinos de Jerez están bien asentados en su coctelería. Pero como siempre, el gigante americano es una rueda de crear tendencias y modas, y den por cierto que si entra en el “Hall of Fame” de la flor y nata neoyorkina, en el futuro pegarán fuerte.
Pero, ¿qué debemos descubrir acerca del vino de Jerez? Aparte, claro está, de una ecuación muy larga de describir sobre su elaboración y un sinfín de variantes y tipos de vino.
De forma resumida, decir que son vinos encabezados y sometidos a una larga crianza. Un vino encabezado es aquel al cual se le suele añadir alcohol vínico, y que en el caso de los vinos de Jerez se añade al mosto flor, para elevar su graduación. Dependiendo de la graduación y grado alcohólico del encabezado, el vino suele tomar un rumbo u otro. El abanico es grande y pasa desde vinos suaves y salinos (manzanillas y finos) a vinos más opulentos, salinos y repletos de complejidad (amontillado y palo cortado) a otros dulces (oloroso, cream o dulces de PX) con aromas y sabores que recuerdan una mesa de frutos secos y frutas deshidratadas en navidad.
Suaves y salinos o vinos más opulentos  y complejos. El abanico es muy amplio.
Suaves y salinos o vinos más opulentos y complejos. El abanico es muy amplio.

Nos encontramos, pues, con un vino que ofrece distintas variantes y he ahí el reto del bartender a la hora de saber configurar un cóctel a medida. A sabiendas de que los vinos más suaves como la manzanilla o el fino, con un grado alcohólico inferior y una aromática más comedida, deben exigir una mayor delicadeza en la ejecución a diferencia del resto de este tipo de vinos que a causa de su grado alcohólico, que pasa desde los 17 a los 18 y llega en algunos casos a los 20, soportan mejor otras variantes. ¡Pero ojo! No todo vale a la hora de elaborar. Si queremos introducir estos vinos en nuestros cócteles, debemos tomar buena nota o dejarnos asesorar por nuestros queridos bartenders.
También podemos tomar como referencia la página del propio consejo regulador de Jerez para ayudarnos a crear nuestro combinado perfecto. Eloy García es otro de los pilares donde esta coctelería se expande desde nuestro país, desde su local Cubaname, especialista en rones de todo el mundo y sobre todo en cócteles de Jerez. Si pasan por Jerez, es una visita imprescindible para conocer y empezar a entender estos combinados.
El Jerez más famoso por antonomasia.
El Jerez más famoso por antonomasia.

Mientras tanto, yo me voy a preparar un coctel Bamboo: ½ de Vermut seco, ½ de fino y un golpe de naranja bitter… delicioso.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter