Larga vida al limoncello

Foto: Ernest Porzi

by Julia Laich

Reivindiquemos el valor del limoncello. Y reivindiquémoslo introduciéndolo en los cócteles. El limoncello es más que el licor que te ponen en los restaurantes cuando terminas una copiosa cena. Es más que el licor que hace y toma tu abuela. Es más que el licor suave para los no muy amantes de las bebidas alcohólicas. Es un ingrediente a tener en cuenta en coctelería.

El limoncello es un licor típico de Italia que se obtiene mediante la maceración de la piel del limón en alcohol puro y la adición de agua y azúcar. El tradicional, el que se dice como auténtico, pertenece a la costa sorrentina en Italia, que abarca desde el municipio de Vico Equense hasta Massa Lubrense (región de Campania) incluyendo también la isla de Capri. En esta espectacular zona de la bella Italia se produce el limón de Sorrento IGP (indicación geográfica protegida), ideal para elaborar limoncello por su tamaño medio-grande, su color amarillo intenso, su zumo característicamente ácido y, lo más importante, su piel de grosor medio, muy perfumada y rica en aceites esenciales.

El limoncello puede integrarse en muchos cócteles y combina a la perfección con diversos destilados y licores. Foto: Lily Banse

Hacer limoncello es sencillo y puedes obtener un muy buen resultado si das con buenos limones no tratados (recuerda que utilizarás la piel). Puedes tardar desde un par de semanas hasta meses en obtenerlo, dependiendo de cuánto tiempo quieres que dure la maceración. Una de las opciones para prepararlo: pela 10 limones evitando la parte blanca y sumerge las pieles en 750 ml de alcohol puro de 95% (ojito, de farmacia NO) en un recipiente de cristal con tapa. Deja que repose durante 20-30 días. Prepara un sirope con 1,5 l de agua y 1,2 kg de azúcar y, una vez frío, añadelo al alcohol con las pieles de limón. Deja reposar otros 30 días, fíltralo y almacénalo en botellas de cristal.

Una vez lo tengas (o lo hayas comprado), empléalo en tus cócteles. Aquí te damos dos ejemplos:

Thyme on our hands

50 ml de Bombay Sapphire
15 ml de limoncello
85 ml de Fever-Tree Mediterranean
1 gajo de limón
2 ramitas de tomillo limonero

Llena una copa de balón con hielo e introduce el gajo de limón ligeramente exprimido. En una coctelera agita la ginebra, el limoncello y una de las ramitas de tomillo. Cuela y sirve en la copa. Termina con soda y remueve suavemente. Termina con la rama de tomillo sobrante.

Patrón summer margarita (por Adam Chick)

45 ml de tequila Patrón Silver aromatizado con fresa*
120 ml de limoncello infusionado con jengibre y menta**
22,5 ml de zumo de limón
1 ramita de menta
1 fresa

Enfría el limoncello agitándolo en una coctelera Boston con hielo. Cuela y sirve en un vaso old fashioned. Añade el tequila en una pipeta e introdúcela en el vaso con limoncello. Termina con la menta y la fresa en láminas.

* Ingredientes: 2 botellas de tequila Patrón Silver y 2 tazas de fresas

Elaboración: añade los dos ingredientes en una torre cold drip y deja que gotee durante 8-10 horas. Conserva el tequila en una botella de cristal por un máximo de dos semanas.

** Ingredientes: 1 botella de limoncello, media taza de jengibre en rodajas y 10-15 hojas de menta.

Elaboración: añade todos los ingredientes en una bolsa de vacío, séllala y cocina a baja temperatura (sous vide) durante 2 horas. Retira del agua y deja que se enfríe. Conserva en la misma bolsa o en una botella de cristal por un máximo de un mes.

También puedes revisar la receta del Back Nine con Grey Goose, de este The Amalfi con Bacardí Carta Blanca o de este Yellow Negroni con Martini Bianco. ¡Larga vida al limoncello! Salute!

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter