Siete cócteles y su versión horripilante. Porque la vida no es como en Pinterest

Pinterest nos ha traído a casa un mundo cuqui, un mundo de colores lavados, de artesanía hipster, de manualidades increíbles hechas con una maderita y un trozo de papel de seda, de recetas apetitosas dignas de Kinkfolk, de cupcakes de ensueño que suben la glucosa con sólo mirarlos. Pinterest es la red social donde fotografías de webs y blogs de todo el mundo nos muestran la cara bella de las cosas. La otra cara, la de la realidad, a menudo la encontramos en casa. Y es que la vida no es tan bonita como Pinterest nos hace creer. Para demostrarlo, algunas webs como Pintester o CraftFail se toman muy en serio su papel de “comprobadores”: ya sea publicando las fotos de algunos pobres incautos que decidieron hacer realidad su pinterestsueño o poniéndose ellos mismos manos a la obra, estas webs publican lo que pasa realmente cuando las personas sin el gen cuqui (el 99% de la humanidad) tratamos de imitar algo de Pinterest.
Hoy hemos navegado entre las dos y hemos seleccionado los 7 cócteles más pinstruosos que hemos encontrado. Se trata de desastres en toda regla. Y sus autores lo muestran con orgullo para recordarnos que no somos sólo nosotros los manazas, sino que, por lo general, estamos predestinados a fallar. Por suerte, vosotros barmans y aficionados a la coctelería,  lo tenéis más fácil.
¿Cake Batter Cóctel o Mejunje tristón?
Este cóctel colorido, cremoso y dulce como un postre lleva ingredientes como vodka con crema batida, licor de chocolate blanco Godiva o licor de cacao… mmmm.  Si te apetece un cóctel que casi se puede morder, puedes encontrar la receta aquí. Eso sí, recuerda que no es fácil. O al menos, no para la persona que trató de hacerlo en casa.

Cake Batter Martini, un cóctel colorido y dulzón, via NoviceChef.
Cake Batter martini, un cóctel colorido y dulzón, via NoviceChef.

Que levante la mano quien se bebería esto. Via Pintester.
Que levante la mano quien se bebería esto. Via Pintester.

Las chicas vienen a casa… ¡y se van corriendo!
¡Noche de chicas! ¡Yupi! En vez de salir por ahí, una buena idea es preparar cócteles burbujeantes y chisposos como éste, llamado Girl’s Night In, que además, para más inri, es rosa. Aunque, si no tienes ni fresas ni tan sólo soda de fresas, el resultado es algo así como un aguachirri que da ganas de llorar.
¡Chin-chin, chicas! Por una noche llena de glamour. Via Sutterhome.
¡Chin-chin, chicas! Por una noche llena de glamour. Via Sutterhome.

¿Esto es un cóctel o un sobre de laxante diluido en agua?
¿Esto es un cóctel o un sobre de laxante diluido en agua? Via Pintester.

Ángel caído… y estrellado. 
Un clásico de la época de la prohibición es el Fallen Angel o Ángel Caído; un cóctel sobrio y sofisticado a base de ginebra, lima y crema de menta. Para seguir la receta paso a paso no parece necesario tener un doctorado en física cuántica, ¿verdad? Sin embargo, el/la pintester que trató de elaborarlo no tenía su mejor día.
Fallen Angel, un clásico que The Savoy Cocktail Book adaptó en su edición. Via Imbibe Magazine.
Fallen Angel, un clásico que The Savoy Cocktail Book adaptó en su edición. Via Imbibe Magazine.

Oh, éste es el vaso donde lavas los pinceles, ¿verdad? Vía Pintester.
Este color… ¿alguien lo podría definir?  Vía Pintester.

Un Pink Salty que salta todas las alarmas.
Vodka, campari y zumo de pomelo recién exprimido son los elementos base del Pink Salty Dog que Martha Stewart, la reina americana de lo cuqui, elabora en esta receta. El resultado es de un bonito asalmonado, que casa muy bien con el borde de sal marina. Claro que si no tienes todos los ingredientes y vas improvisando…  puede que te quede un juguillo rosa con algo así como papilla de plátano encima.
Martha Stewart se atreve con todo, también con este Pink Salty.
Martha Stewart se atreve con todo, también con este Pink Salty.

¿Quieres un casi-pink-salty? Mmmm.... no, gracias. I'm fine. Via Pintester.
¿Quieres un casi-pink-salty? Mmmm…. no, gracias. I’m fine. Via Pintester.

De Paloma a Palomo cojo
El Paloma es uno de los cócteles con tequila más famoso y refrescante, gracias al pomelo, la lima y el sirope de agave. Como todos los puristas sabéis, la creatividad en coctelería es bienvenida. No es bienvenida, sin embargo, la persistente manía de cambiar el zumo de fruta fresco por sucedáneos industriales, como se empeña la pintester de CraftFail. Claro, el resultado, salta a la vista.
Una paloma perfecta, via Drizzle And Dip.
Una paloma perfecta, via Drizzle And Dip.

Una paloma desplumada. Via CraftFail.
Una paloma desplumada. Via CraftFail.

Exotismo de andar por casa
El exótico cóctel Happy Colada añade a la festividad de la archiconocida Piña Colada un toque de curaçao y el infalible ron de coco. El resultado (bien hecho, claro), te transporta a playas lejanas y tropicales, vacaciones interminables y al Barco del Amor. La versión de Pintester, en cambio, de un verde sospechoso, evoca más bien un “día después” tortuoso.
Happy Colada, un viaje de ida y vuelta a California.
Happy Colada, un viaje de ida y vuelta a California. Via Feisty Foodies. 

Happy Colada en Pintester. Un viaje de ida y vuelta al excusado.
Happy Colada en Pintester. Un viaje de ida y vuelta al excusado.

Gin Limoncello: de promesa de verano a dolor de cabeza
Refrescante como la brisa en una terraza de la Toscana, el Gin Limoncello es, según The Kitchn, el perfecto cóctel de verano. Quizás por eso hacerlo en algún rincón perdido de Kentucky  lo convierte (al menos a la vista) en una especie de brebaje para practicar magia negra.
Siempre es verano con un Limoncello Gin en la mano. Via The Kitchn.
Siempre es verano con un Limoncello Gin en la mano. Via The Kitchn.

¿Esto es un cóctel o un Alka-Seltzer?
¿Esto es un cóctel o un Alka-Seltzer? Via Pintester.

Cosas como éstas nos reafirman en que este blog es (como mínimo) necesario.
 

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter