Discovery Masterclass Santa Teresa 1796: un viaje a Venezuela

Estábamos sentados en Dry Martini, pero bien podríamos haber estado en cualquier ciudad venezolana. Así nos hizo sentir la Discovery Masterclass Santa Teresa 1796 el pasado miércoles 25 en Barcelona. Nos hicieron viajar y aprender Sergio Soto, City Trade Ambassador Premium Bacardi, y Edir Malpartida, Head Bartender de Dry Martini. Y, por supuesto, viajamos gracias al ron Santa Teresa 1796, que ha pasado ya por cinco generaciones y que lleva más de dos siglos en el mercado.
Los asistentes fuimos indudablemente los protagonistas. Cuatro cócteles y cuatro platos, creados por el chef Vito Politi, fueron los que nos guiaron para descubrir los aromas, esencias y distintos matices del ron Santa Teresa 1796. Arepas, tequeños, plátano frito… solo nos faltaba el clima cálido de aquellos lares. Clima que, por cierto, como bien nos explicaron, es indispensable para la elaboración del ron. Al igual que lo son las barricas de bourbon en las que reposa, que le dan un toque ahumado que nos podría hacer dudar si estamos probando whiskey o ron en una cata a ciegas, y no tan a ciegas.
¿Cuáles fueron los cócteles? Allá vamos. Para comenzar: Old Fashioned Vintage. “Pero el Old Fashioned se hace con whiskey” dirá el listillo de la clase. Sí, razón no le falta. Pero aprovechando ese ahumado del ron Santa Teresa 1796, estos maestros decidieron utilizarlo y darle una vuelta a la receta. Le añadieron un oleo saccharum de kumquat, naranja y anís (que nos dejaron probar aparte, y estaba de muerte).

El Old Fashioned Vintage maridaba con una deliciosa arepa.
El Old Fashioned Vintage maridaba con una deliciosa arepa

Seguimos con el Topacio, nombre que recuerda a un clásico de las telenovelas venezolanas y también a la piedra preciosa. Un cóctel más cítrico, aromatizado con lemongrass y kaffir y, sorpresa, cuando lo bebes sientes un criscriscris en la boca porque lleva Peta Zetas. Nos llevan con el siguiente cóctel, Catatumbo, hasta las orillas del lago de Maracaibo. Para los que no les gusta demasiado el ron, este fue probablemente el mejor. Ron combinado con ginger ale y con un garnish de naranja y menta. Sergio además nos comenta que sería buena idea hacerlo con Ginger Beer.
El Catatumbo acompañado de plátano frito con guacamole
El Catatumbo acompañado de plátano frito con guacamole

Y para terminar el recorrido ponen ante nosotros el Sanhattan 1796. Como un Manhattan, pero con ron. Utilizaron el vermut Martini Riserva Speciale Rubino y nos lo presentaron con naranja deshidratada y unas gotas de aceite de chocolate. Perduraban las notas suaves del cuero y la vainilla. Opcional hacerlo con naranja sanguina, ahora que se acerca la temporada.
Como dirían por allá, “estuvo chévere”. Los asistentes, que esta vez no eran bartenders sino gente de a pie, disfrutamos mucho de la Masterclass ya no solo por lo que pudimos probar, sino porque salimos de allí entendiendo un poco más la complejidad del ron y apreciando mejor todos sus matices.
Para viajar no siempre hay que hacer las maletas. Buenos cócteles, buen producto, buen maridaje y todo sea dicho, un poco de buen storytelling, son suficientes para que el cliente se teletransporte un rato. Bartender, estamos seguros de que el cliente te lo agradecerá. ¿A quién no le gusta viajar?

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter