Grey Goose vodka; más allá de lo excepcional

Grey Goose es uno de los vodkas más excepcionales del mundo y no sólo porque los expertos le otorguen sus mejores puntuaciones, sino también por todas las historias que esconde a pesar de su exquisita transparencia.

Blé Panifiable Supérieur, el trigo con el que se hacen (también) los mejores croissants del mundo.
Blé Panifiable Supérieur, el trigo con el que se hacen (también) los mejores croissants del mundo.

El mejor trigo de Francia
Para empezar, el cereal. Grey Goose se elabora con trigo, al estilo ruso, pero con un grano excepcional, el Blé Panifiable Supérieur, el mejor trigo francés, una clasificación que se utiliza principalmente para elaborar el mejor pan y repostería.
El trigo lo suministran tres cooperativas agrícolas compuestas por pequeñas granjas familiares de La Picardie, región del norte de Francia que parece haber sido creada con el propósito de cultivar trigo, ya que pocos lugares del mundo reúnen condiciones tan óptimas.
Este grano prodigioso se destila en Saint Quentin
Este grano prodigioso se fermenta en Saint Quentin

La destilería de Saint-Quentin
En Saint-Quentin, corazón de La Picardie, se encuentra la destilería donde el grano fermentará. Aunque no sin que antes pase por un espectacular y complejo sistema tecnológico hecho a medida, compuesto de tubos transparentes que impulsan el trigo a través de los distintos pisos de la destilería, que servirá para limpiar el trigo y conducirlo a un ingenioso tamiz vibratorio, que eliminará pequeñas piedras o cualquier otro cuerpo extraño. Posteriormente, el trigo se humedecerá y se dejará reposar durante un día entero, tras el que pasará por The Planchister, un molino compuesto por cuatro pares de rodillos y tamices consecutivos, cada uno más estrecho que el anterior, que servirán para obtener una harina finísima; perfecta para obtener la máxima fermentación.
A la harina se le añadirá agua y enzimas que romperán las cadenas de almidón para convertirlas en azúcar, y el producto de la fermentación pasará entonces las cinco columnas de destilación, de las que saldrá con un cuerpo alcohólico de 96,3º.
El grano llega a Cognac para convertirse en vodka.
El grano llega a Cognac para convertirse en vodka.

La planta de Glensac, Cognac
Una vez destilado, el trigo viajará 700 kilómetros hacia el sur, a la región de Cognac, mundialmente conocida por sus míticos destilados que, en buena parte, deben su gloria al agua de la región. Y aunque el agua, que emerge de un pozo situado justo en la puerta de la planta de Gensac, es extremadamente suave, aún hay que eliminar los pocos minerales que contiene mediante osmosis inversa. Sólo después, el alcohol que sigue a 96,3º será rectificado con el agua y volverá a ser filtrado, esta vez mediante hojas de celulosa impregnadas de carbón activo.
François Thibault tuvo un día un sueño: elaborar el mejor vodka del mundo.
François Thibault tuvo un día un sueño: elaborar el mejor vodka del mundo.

Y no se acaba aquí. Antes de pasar a la línea de embotellado, el vodka se analizará en laboratorio y por un panel de expertos seleccionados por el creador de este producto excepcional, François Thibault, un Maître de Chai de Cognac que un día soñó que podía hacer el mejor vodka del mundo.
Y lo hizo.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter