Navidad "Premium". Destilados que convierten un cóctel en una carta a los reyes

La Navidad es una muy buena época para la autoindulgencia. Pasa sobre todo con las comilonas (“no pasa nada por un poquito de turrón”, “¿puedo repetir de canelones?”), pero también a la hora de ir a comprar regalos (“¿20% de descuento en el segundo par? Me llevo estos para mí”; “yo creo que a nuestro hijo le encantará un scalextric”) o de brindar (“para que mi jefe se haga hare krishna y por un mundo sin paredes de color naranja”).
Bien, seamos sinceros: Navidad puede causar estrés, así que no está mal pensar un poquito más en un@ mism@ para sobrellevarla mejor. ¿Qué tal por ejemplo preparar los cócteles con destilados Premium? Suena bien, ¿no? Y si tú eres de espíritu navideño solidario, prepáraselo a tus clientes favoritos. Te adorarán más que los pastorcillos del belén.
Los destilados que te has ganado
¿Eres de ginebras? Entonces seguro que querrás celebrar estas fechas con el combinado por excelencia: el gin tonic. Bien. Ningún problema. Eso sí… ¿Qué tal si lo bordas? Lo tienes facilísimo si eliges usar Oxley Gin, no en vano es la única ginebra del mundo que se destila en frío, a temperaturas bajo cero. Si eso no es exclusivo, que venga James Bond y lo vea. El frescor aromático que se consigue con esta innovadora técnica es espectacular: ¡fuera cocción de los elementos botánicos; viva los sabores naturales! Márcate un caprichito y prepara el perfecto gin tonic con esta receta.

Botánicos frescos, no cocidos.
Botánicos frescos, no cocidos.

Si lo que quieres es que tus rendidos fans descubran lo “chic” que puede ser el vodka, entonces hay que echar mano de Grey Goose. Directo de las región gala donde se elabora el cognac, este vodka es todo sofisticación. Elaborado con agua pura de manantial y trigo de invierno (que crece muchos más meses que el de verano), filtrado con piedra caliza de champagne y destilado según los cánones de la región de Cognac, el resultado es tan épaté que los rusos con “posibles” son capaces de coger un avión sólo para disfrutar de él (bueno, y del sol) en la otra punta de Europa. Date o dales una alegría preparando por ejemplo esta receta.
Le vodka c'est chic
Le vodka c’est chic

Whiskeys hay muchos, por supuesto. Pero, qué diablos, es Navidad. Vamos a preparar un Manhattan a lo grande: con Dewar’s 12 años. Que sí, que valdrá la pena. Si Dewar’s ya supone un doble envejecimiento y, por tanto, una mayor suavidad y un acabado más duradero, con el 12 años aportarás un whisky con miel, afrutado y realmente especial. Te harán la ola.
Manhattan Class Max con Dewar's 12
Manhattan Class Max con Dewar’s 12

Si ya en el siglo XIX la familia Bacardí sólo lo tomaba en ocasiones especiales, es que realmente vale la pena esperar a Navidad para usar el Bacardí 8 años. Imagínate: ocho años ha estado como mínimo esperando para salir y decirle a tus colegas “aquí tienes mis notas de pasas, nuez moscada y vainilla, así que más vale que te tomes tu tiempo para apreciarlo como me merezco”. Por ejemplo, en un Rum Old Fashioned, ¿no?
Llevas 8 años esperándolo
Llevas 8 años esperándolo

Y para un “Jiji-jajá” con estilo…
Un toque "sofis".
Un toque “sofis”.

Te has puesto una corbata de seda o un vestido con pailletes (léase lentejuelas). El aperitivo, por tanto, debe vestir tanto como tú. Si lo que quieres es servir un licor tan especial que a su lado los perfumes franceses parezcan agua de colonia, decántate por St Germain. O lo que es lo mismo, sirve un vaso o un cóctel como éste que condense en su interior glamour, artesanía, chic francés y sofisticación. Y es que es ver la botella y oler el saúco y automáticamente te imaginas que van a entrar en la estancia Louis Garrel o Marion Cottillard para preguntarte sobre tu instrumento de cuerda favorito. ¡Ay, el poder de la evocación!
Y como no hay Navidad sin cava o espumoso, aquí te dejamos la última sugerencia para celebrar las fiestas sin perder estilazo: una copa de Martini Royale® Rosato, o, lo que es lo mismo, aromas frutales coronados con vino espumoso. Échale una rodaja de naranja y brinda por la joie de vivre, la bella vita o, si lo prefieres en versión patria, por una Navidad que la pete.
 

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter