13 consejos para ganar un concurso. Por Yeray Monforte, ganador de la final española de Patrón Perfectionist

by Cira López

El pasado 2 de octubre, el barman de Dr. Stravinsky en Barcelona, Yeray Monforte, se erigía ganador español de la Patrón Perfectionists Cocktail Competition 2018. El jurado había valorado muy positivamente los diversos aspectos que puntuaban su creación, además (obviamente) del sabor del cóctel: la historia que había detrás, su apariencia, la innovación y la fluidez de su exposición al prepararlo.

El propio Yeray, un mes más tarde, tenía la ocasión en una de las charlas de Fibar 2018 llamada “Raíces by Patrón”, de exponer cómo se preparó para el concurso y cuáles fueron las causas, según él, de que su cóctel “Wind” se hiciera con el máximo galardón. Hemos recogido su ponencia en 13 puntos claves para que tengas la cronología completa de cómo nace un cóctel ganador. ¡Vamos allá!

1.Lee bien las bases

Parece una tontería de perogrullo pero la realidad es que muchos y muchas participantes pinchan por no haberse leído e interiorizado las bases. Siempre hay aspectos que son cruciales. En el caso de la Patrón Perfectionists Cocktail Competition, por ejemplo, eran básicos dos aspectos que Yeray tomó como punto de partida: ingredientes fáciles de encontrar en todo el mundo y la necesidad de inspirarte en tu propio país (en este caso España) para elaborarlo.

2. El producto base es un buen inicio

Para Yeray, es importante que el cóctel no enmascare las propiedades y el sabor del producto estrella: tequila Patrón. Para ello, recomendó encarecidamente probar con todos los sentidos alerta el producto y así ver todo su potencial y los sabores y recuerdos que te inspiran. Eso le dio a Yeray la idea de buscar algo que potenciara las notas verdes que supo encontrar en Patrón Silver, su elección; y se decidió por el tomillo, una hierba aromática mediterránea, conectada a sus orígenes (es de Castellón) y a las raíces de su propia tierra.

¡Mira qué bien posa este cóctel! Foto de Inma V Mínguez.

3.Recurre a aquello que se te da bien, a tus habilidades

En el caso de Yeray, la cocina y las técnicas culinarias son algo que le apasiona. De  hecho, una conferencia a la que asistió en 2013 en Córdoba le dio la idea de los siguientes ingredientes a utilizar. En aquella ocasión, Monforte aprendió de un cocinero a infusionar aceite de oliva con miel y zumo de limón en lo que se conoce como “el elixir de la eterna juventud”. Así que decidió ponerlo en práctica y sumar este aprendizaje a  su cóctel. Nota mental: todo suma. La formación constante hará que en tu cerebro tengas recursos suficientes (a veces escondidos) que saldrán a la luz cuando los necesites.

4.Inventa tu propia historia

Al probar el resultado de su mezcla, Yeray notó que le faltaba sequedad y pensó que le iría de fábula echarle fino a su cóctel. Pero… ¿cómo conectar ese ingrediente con su historia personal? Muy fácil. Yeray decidió que su madre, original de Albacete, iba a convertirse en jerezana para el concurso. ¿Una mentira? Más bien digamos que adaptó su historia para que todo quedara redondo y atado. Y es que esta profesión también tiene algo de cuenta-cuentos.

5.Busca información sobre el concurso

Yeray no conocía personalmente a Diego González, el ganador español de la Patrón Perfectionists Cocktail Competition 2017, pero aún así se puso en contacto con él y descubrió, entre otras cosas, la importancia que tiene para Patrón la protección y el cuidado del medio ambiente.

6.Arma tu storytelling.

Recupera todo lo que tienes: ingredientes, detalles personales… y arma tu propio cuento. Para ello tienes una herramienta maravillosa: San Google. Yeray investigó y descubrió información valiosísima: la abeja, un animal que por desgracia está en peligro de extinción, es vital para el ciclo de la vida, puesto que su labor de polinización asegura la subsitencia de muchísimas especies vegetales. Y como todos y todas sabéis, la abeja es el logo de Patrón (además su cóctel, recordemos, llevaba miel). La abeja de Patrón forma parte intrínseca de la historia de su fundador. En España, Yeray descubrió que la polinización de muchas especies (incluido el tomillo) se genera sobre todo gracias a la acción del viento. Y eso le dio la idea del nombre de su cóctel: Wind.

7.Visualiza y prepara el momento

Yeray pidió ver la barra donde se iba a celebrar la competición. Le enviaron unas fotos y con ellas pudo componer un mapa mental de dónde iba a colocar todos los objetos, ingredientes y herramientas, para que a la hora de la verdad todo estuviera bajo control. Este punto es fundamental porque influye en todo lo que supone la exposición: el tiempo de duración y la confianza de encontrar lo que necesitas en el momento justo.

Haz un mapa mental de dónde vas a poner los utensilios. Y la marca, siempre delante. Foto de Inma V Mínguez.

8.Practica, practica y practica.

Una hora al día dedicó Yeray los días previos a repasar y exponer su cóctel hasta que no quedó un resquicio de duda. La historia, totalmente interiorizada. El tiempo, ajustado a la perfección. Los detalles, bien estructurados. Tenerlo todo preparado con antelación, hasta la última coma, te librará de imprevistos peligrosos.

9.Claro, conciso y directo

Reduce tu speech a lo esencial, recomienda Yeray. Nada de irse por las ramas: tienes un tiempo limitado y cada segundo cuenta para ir dejando claro lo que quieres contar, ir repitiendo hábilmente el nombre de tu cóctel y creando el suspense necesario para llegar al final.

10.El valor del elemento sorpresa

Tras investigar quién iba a ser el jurado, Yeray estudió diferentes vías de complacer a cada uno de los miembros. Al directivo norteamericano juzgó que le iba a gustar el toque de “españolidad” impreso en su cóctel. Al especialista en Social Media, seguramente le llamaría la atención algo fuera de lo normal. Yeray embotelló en minúsculas ampollas la combinación del llamado “elixir de la eterna juventud” y lo repartió entre jurado y público. En un instante concreto de su exposición, invitó a todo el mundo a probarlo, creando una interacción con ellos que ayuda sin duda a no perder el hilo del discurso.

11.La marca es la protagonista.

La marca que prepara el concurso es la otra gran protagonista, junto contigo. Yeray lo sabe bien y por eso te da un consejo de oro: tenla siempre delante, bien a la vista, y el resto de ingredientes en un segundo plano. Inconscientemente (y apostamos que también conscientemente) complacerá a los organizadores.

12.Rodéate de lo que te hace sentir a gusto

Utiliza el jigger para no pasarte con las medidas. Y usa tus propias herramientas: son las que conoces, las que sabes utilizar y las que te dan confianza.

13.Reserva un guiño al final.

Tras haber encandilado al jurado con la historia de su cóctel de tintes mediterráneos, solidario con el medio ambiente y ligado a la esencia de la marca, la abeja, Yeray acabó de montar su cóctel interpelando al jurado y al público. “¿Os acordáis de cómo se llamaba mi cóctel?” ¡Wind! -gritaron los asistentes. “Pues aquí falta algo de viento”. Y de debajo de la mesa sacó un gran abanico flamenco, aireó el garnish final y dejó listo su cóctel y al jurado con una sonrisa en los labios. Ingenioso, ¿verdad?

Con este sencillo abanico Yeray arrancó una sonrisa a todo el público. Foto de Inma V Mínguez.

Como ves, ganar un concurso no depende sólo de que tu cóctel sea bueno, armónico, equilibrado y se mantenga en el paladar. Todo eso está muy bien, pero hay mucho más: su historia, su nombre, su adaptación a la marca y a sus bases, y una preparación estudiada al milímetro pueden ser los puntos que declinen la balanza a tu favor. ¡Toma buena nota!

Foto de portada:  Inma V Mínguez.

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter