Cinco detalles que demuestran que te encuentras ante un buen bartender

Foto: Ash Edmons

by Laura Conde

Distinguir un buen bartender de uno malo con solo echar un vistazo es posible, aunque a menudo solo los iniciados saben hacerlo. Los neófitos puede que se dejen llevar por el arrebatador halo de speakeasy de algunos locales y por unas copas de apariencia resultona pero en ocasiones, pese a los fuegos artificiales, sin alma ni discurso. Hemos consultado a varios bartenders para que nos cuenten qué es aquello que, con solo barrer un local con la mirada, a primer golpe de vista y tal vez con un simple intercambio de frases, nos dice sin lugar a dudas que nos encontramos ante un buen profesional y que, por tanto, el local será siempre garantía de buenos tragos.

Un buen bartender TE SALUDA

Siempre. No importa el trabajo que tenga. Y si es bueno de verdad probablemente también te sonreirá aunque tenga hordas de clientes sedientos tras la barra. Y lo hará porque entiende que una coctelería es mucho más que un lugar en el que te sirven unas copas estupendas, ya que para muchos clientes es esa especie de refugio al que acuden cuando sus obligaciones diarias han acabado, el espacio al que consagran el poco tiempo libre que muchos tienen a la semana. No basta, pues, con grandes copas y técnicas aprendidas al milímetro, asegura David Kandinsky, bar manager de Three Monkeys Theatre, en Alicante, para quien “al buen coctelero le gusta su trabajo, es su pasión”. Y eso se nota en su actitud. Lo mismo opina el bartender Jacky Montagano: “un buen profesional siempre te va a dar la bienvenida a su local con una sonrisa”.

Hola qué tal

Un buen bartender RESPETA TU TURNO

George Restrepo, director de Coctelería Creativa, lleva más allá el punto anterior. “Un buen bartender tiene que ser una buena persona”, sentencia. “Si voy a un local, quiero que el equipo me mire, me salude, me dedique atención y, además, respete mi turno”. Esto significa que, por más entretenido que esté el bartender dando salida a tres comandas, gestionando al equipo y resolviendo dudas de clientes, debe tener siempre un ojo en la nuca para saber en todo momento el orden de llegada de la clientela. No hay nada más desesperante que aguardar cuando estamos sedientos, y un buen bartender debe evitar a toda costa las esperas. “Para hacerlas más llevaderas, una buena opción es que te pongan una servilleta, agua y unos frutos secos, depende del servicio de cada lugar, como forma simbólica de indicarte que ya estás atendido y que se va a respetar tu turno”, afirma Restrepo.

Un buen bartender SABE MEJOR QUE TÚ CÓMO ESTÁS

Para Kandinsky a un buen bartender siempre le va a gustar personalizar las copas, mucho más que preparar tragos mecánicamente tras la barra sin importar quién vaya a tomarlos. Así pues, con solo un par de frases es fácil saber si te encuentras ante uno de los buenos. “Al empezar la conversación para la petición, un buen bartender siempre averigua tu estado de ánimo y actúa en función de este”, afirma Kandinsky. Montagano está de acuerdo: “el buen trato en la barra vale muchísimo más que la búsqueda del cóctel perfecto, de la técnica impecable, del hielo cortado a mano en forma de diamante y de la búsqueda de ingredientes en la otra punta del mundo”. Un buen truco es fijarse, por tanto, en cómo se toma la comanda a otros clientes: si hay interacción, es que nos encontramos en el lugar indicado.

Y tú, ¿cómo eres con tus clientes?

Un buen bartender MANEJA LAS DOS PREGUNTAS

En relación al punto anterior, un bartender comme il faut nos hará siempre lo que Restrepo llama “las dos (o tres) preguntas”. Cuestiones fundamentales que uno de los grandes te hará siempre, incluso cuando le sugieras que te ponga lo que quiera. “Qué destilado te gusta, si prefieres tragos largos o cortos y qué te apetece más: fresco, seco, cítrico, picante…”. Son apenas unas preguntas, que permitirán ajustar al máximo la copa a nuestros deseos sin habernos robado mucho tiempo.

Un buen bartender CUIDA LOS DETALLES

Más allá de las copas, un buen bartender sabe crear la atmósfera necesaria para que el trago que tomemos sea sensacional, ya que todos los sentidos, y no solo el del gusto, tienen un papel fundamental en la experiencia coctelera. Para el bartender y sumiller Juanmi Cabello, hay que cuidar “que aromas, luces y sonidos sean los adecuados, además de que haya una limpieza y orden absolutos en cualquier rincón”. Si se cumplen estos preceptos, ya sabremos “que el trago que pidamos tiene un artista detrás”.

Entradas relacionadas

16
LAURA CONDE
LAURA CONDE

Periodista y cofundadora del portal GASTRONOMISTAS. Escribe y habla sobre gastronomía, coctelería, estilo de vida y tendencias en diversos medios de comunicación.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter