Fernando Fastuca: "Experiencias como el Patrón Perfectionists son las que te hacen crecer"

Fernando Fastuca, bar manager en La Milonguita (Barcelona) y colaborador en el Liquid Club de Javier Caballero, fue el representante de España en la final del Patrón Perfectionists Cocktails Competition que se celebró en Jalisco, México. En The Shaker nos encanta hacer preguntas —además de beber, con moderación—, así que hemos quedado con Fernando para conocerle y saber de primera mano cómo es la competición de Patrón por dentro. La verdad, ya hemos pillado billetes para México: aquello hay que ir a verlo.
Has tenido la oportunidad de visitar la Hacienda Patrón y poder conocer todo lo que hay detrás de este tequila premium. ¿Cómo lo has vivido? 
La verdad es que con mucha ilusión, ¡es mejor que en las fotos! Una de las cosas que me impresionó más fue el largo camino de entrada a la Hacienda que cruza campos y campos de ágave azul. Me sentía un poco como en una película, es realmente grandioso y me recordó a Scarface. Además, tener la oportunidad de conocer de primera mano a las personas que trabajan allí, cómo viven y cómo trabajan, y también la cultura mejicana, ha sido realmente bonito y muy positivo.
¿Qué te traes contigo de esta experiencia en México?
La forma tan familiar y amena en la que viví todos aquellos días. Para empezar, nos llevaron a todos los participantes de la final a comer, nos recibieron con Patrón, y lo que más me sorprendió fue la familiaridad y la naturalidad con la que todo se desarrolló. No había un ambiente de competencia, era mucho más cercano y ameno, y eso me agradó muchísimo. Me sentí muy cómodo en todo momento. Con los demás compañeros que competían también, el ambiente era relajado y casi nos olvidamos que teníamos que competir en la final.

20170123_hpmix_2324
“Los sueños no se sueñan, los sueños se muerden”

¿Y qué es lo que más te llamó la atención del proceso de elaboración y destilado de Tequila Patrón durante la visita a las instalaciones?
Cómo cuidan cada detalle desde que se planta el hijuelo del ágave, llevan un cuidado diario de los cultivos. También me encantó conocer el papel que tienen los jimadores, que son de familias que trabajan el ágave desde hace generaciones y jiman la piña de una forma tan perfecta. Esa meticulosidad en todo el proceso, desde el cultivo hasta la destilación, me impactó.
Otra cosa que también me llamó al atención fue el aprovechamiento de los restos que se generan durante el proceso de elaboración. No se desperdician sino que los reutilizan para abonar campos y los regalan a otros productores.
El cóctel con el que competiste en el concurso es El Pacto. ¿De dónde surge la idea para crear esta receta?
Tras mi primera experiencia en un concurso, me dije que nunca más volvería a competir, no la disfruté y fue mala, la verdad. Pero, tras un par de meses, vi el anuncio del Patrón Perfectionists y algunos amigos me animaron a participar de nuevo. Me inscribí, y automáticamente Rubén Ubric, el BA de Patrón, me dijo que no lo dudase.
Empecé la preparación en la Academia Patrón on-line con lecciones en vídeo que te permiten adquirir unos conocimientos específicos del tequila y de Patrón que son realmente útiles e interesantes. La filosofía que transmitían estos vídeos me inspiró la idea de un “pacto”, de dar tu palabra y dar lo mejor de ti mismo. Fue primero el nombre, fue una sensación que me trajo la palabra a la mente. Y me dije que el pacto era con la gente para darles el mejor cóctel y buscar los mejores cuatro ingredientes. Mi pacto cuenta con varios elementos: un alma, que es el ahumado que preparo con el corcho de la botella de Patrón; la sangre, para la que elegí Martini Rubino; mi esencia personal, que es el sirope de piña asada, preparado con mis propias manos; el corazón del pacto, que es el Patrón Reposado y le da mucho equilibrio al cóctel; y el toque final, la chispa, que se la da el licor de chile ancho macerado con cardamomo y canela y que pulverizo con un perfumero. Personalmente, me gusta que el cóctel cuente una historia y que tenga un significado para que la gente lo pueda compartir.
img-20170222-wa0007
Todo listo para firmar El Pacto, Fastuca

¿Cómo viviste la competición?
Pues fue un reto, era una competición difícil, aunque el ambiente y el compañerismo con los demás participantes fue genial. Ya en la final nacional del Fibar tuvimos una experiencia increíble, muchísimo nivel, y la verdad es que coincido con esa idea del concurso que busca la perfección y la sencillez, porque realmente creo que menos es más. Aunque fue un reto y un desafío, son este tipo de experiencias las que te hacen crecer.
¿Qué le dirías a alguien que se esté planteando participar en la próxima edición del concurso?
Que no lo dude, que lo haga. A mí me encantó la experiencia, fue un concurso difícil porque tenías que ser creativo y solo usar cuatro ingredientes, pero si eres bartender y te gustan los desafíos, es algo que tienes que hacer, ya no solo por el premio, que es espectacular, sino porque es una experiencia que vas a recordar toda la vida.
fernando-1
Francisco Alcaraz, Fernando Fastuca y El Pacto: historia de ilusión

¿Piensas que la gente ahora tiene más cultura del tequila que hace unos años y va más allá del chupito?
Yo creo que se cometió un fallo muy grande hace unos años y es que se bebía un tequila muy, muy malo, el típico de los chupitos, que llevaba mucho menos ágave, y a la gente le sentaba mal y no quería repetir. El tequila ganó muy mala fama entonces. Con el tiempo parece que esto ha cambiado y la gente se ha abierto a otros tequilas, de mucha mayor calidad, como Patrón, aunque hay también otros buenos tequilas. En parte, el boom del gin-tonic ha servido para abrir la mente de muchos, aunque se hagan muchas ‘ensaladas’. Se dejan llevar por el bartender y confían más en nosotros cuando les ofrecemos probar algo nuevo, como el tequila en formas que no sean chupito.
¿Cuál es el momento más especial que viviste en la Hacienda?
Hay un momento que recuerdo con mucho cariño. Cuando se terminó la masterclass con Francisco Alcaraz, el maestro destilador de Patrón y la persona detrás de toda la idea de Patrón, le dije que sería un gran honor para mí que él pudiese leer el pergamino que llevaba preparado con El Pacto, si le gustaba mi cóctel. Entonces él lo leyó y me dijo que sí, que cuando yo terminase de preparar el cóctel, él lo leería por mí ante todos durante la presentación. Y tengo el pergamino firmado por él en casa guardado con mucha ilusión. Me gusta decir que “los sueños no se sueñan, los sueños se muerden”, porque hay que ir a por ellos.
Vale, los morderemos con un El Pacto en la mesa. ¡Larga vida al tequila!

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter