Antigua Compañía de las Indias: el sueño de Adriana

Hay gente que tiene las ideas claras y luego está Adriana Chía. Esta jovencísima bartender es toda una institución por varios motivos, entre ellos ser la ganadora española en 2016 de una importante competición internacional. Pero también por su desbordante creatividad, su excelente trato y su don de gentes. Con estas credenciales, es lógico que se lanzara a la aventura de abrir su propio local, y un martes y 13 de enero de este año nacía la Antigua Compañía de las Indias.
El nombre de este local del Eixample barcelonés es en sí toda una declaración de intenciones. Al entrar en él te sumerges en un ambiente cálido y distinguido. “Si pudiera viajar en el tiempo yo eligiría la época colonial; mi paraíso propio es la Cuba o la Costa Rica del XIX: lo tropical, los olores, los sabores…” –nos confiesa Adriana. Y ese ideal ha tomado forma en la Antigua Compañía de las Indias:  un lugar amplio que te recibe con una larguísima barra y que se abre al interior en una sala de mullidos sofás donde poder disfrutar de alguno de los veinte cócteles de la carta, de la oferta gastronómica que los acompaña y, algunos días, de la música en vivo. Una nueva conexión Barcelona-Cuba en pleno siglo XXI.
La idea fue tomando forma en la cabecita de Adriana como la lógica evolución de (casi) todo bartender.  Pero hasta que su vida no se cruzó con la de Ana, su socia, no se materializó. “Yo estaba muy a gusto en Solange, siempre será mi casa, pero tenía ganas de hacer realidad el ideal que llevaba dentro. Este local es absolutamente yo”.
En Agosto, Adriana y Ana se lanzaban a la aventura de darle forma a partir de un local completamente vacío que les sedujo a las dos. Sabían que la zona quizás no era la más idónea (pese a estar muy céntrica, la Avenida Diagonal es poco concurrida), pero no tuvieron dudas: el local era un lienzo en blanco que vistieron de arriba a abajo. “Decidimos elegirlo todo nosotras: desde los pomos de las puertas a las lámparas, el papel pintado… incluso las bombillas. Y el proceso ha sido muy fácil porque Ana y yo coincidimos en todo, así que podíamos perfectamente fiarnos una en el criterio de la otra”.

Adriana ha traído el sabor colonial y el imaginario indiano a la ciudad de Barcelona.
Adriana ha traído el sabor colonial y el imaginario indiano a la ciudad de Barcelona.

Y Adriana se lanzó. Sin miedo, con el aplomo de alguien que sabe que cada reto es una oportunidad para aprender. Como ella misma dice, “detrás del miedo está el éxito. Yo tenía muchas ganas de hacer esto y puede que me falte conocimiento de muchas áreas, pero al final se trata de aprender. Cuando empecé de bartender no tenía ni idea pero quería hacerlo y me dije que lo iba a hacer”. Una determinación que sabemos que hasta ahora la ha llevado muy lejos. “Eso sí, me he rodeado de gente que sabe mucho, he preguntado, me he informado, Ana me ayuda un montón… Y que todo sea nuevo me da precisamente fuerzas para seguir aprendiendo”.
La pasión de creer en su proyecto ha llevado a Adriana a encargarse de todo: no sólo del concepto del local y su ambientación y decoración; también del diseño de la carta (es diseñadora gráfica de formación), de la oferta gastronómica y, por supuesto, de la carta de cócteles. Allí encontramos 20 opciones que nos transportan a su trópico soñado y colonial a través de los aromas, los nombres, las historias, las canciones y los personajes de la época, que la Antigua Compañía de las indias recupera. Son joyitas como el Zarabanda o La Corneta China, por poner dos ejemplos del estilo Chía, que ya empieza a ser reconocible. “La gente me dice que mis cócteles son muy gastronómicos ––nos cuenta Adriana––. Se ve que es mi sello personal. Yo, desde luego, al hacerlos no pienso en eso; ¡simplemente es como me salen!

Hola Indianos. Aquí os sentiréis como en casa.
Hola Indianos. Aquí os sentiréis como en casa.

Y poco a poco, una peregrinación de barceloneses va oyendo hablar del sitio y se acerca a rendirle pleitesía. Complementan una audiencia extranjera que llega recomendada por lugares del entorno como los hoteles o restaurantes cercanos, como el Bar Mut o La Pepita, que ven en la Antigua Compañía de las Indias un buen lugar donde enviar a sus clientes a tomar una copa. Cuando entran, les reciben con una bienvenida y una explicación del local y su ambientación y concepto. Y se dejan recomendar. Adriana ha elaborado una carta que abarca todos los gustos y paladares; que incluye todos los destilados y que sorprende tanto a avezados bebedores como a neófitos. ¡Casi nada! Además, pueden elegir entre platillos y sándwiches sencillos pero de producto fresco y local, a cualquier hora. Y los miércoles y domingos, disfrutar de música en vivo, principalmente jazz, salsa, sonido afrocubano, música latina; es decir, música que le va al local como anillo al dedo. Eso sí,  Adriana no descarta nada; así que quizás un día te encuentres un DJ de electrónica dándolo todo.
La aventura seguirá a horas intempestivas: Adriana ya piensa en talleres, cursos de cocina y maridaje y otras ideas curiosas para ofrecer cuando el bar está cerrado. Y eso es inminente. En un futuro no tan lejano, la cosa irá a más, porque está superwoman tiene las ideas claras: “Tengo ganas de crecer, incluso en otros países. Este local es el primero, pero no será el último”.
Y nosotros que nos alegramos, y mucho.

Antigua Compañía de las Indias
Av. Diagonal 432
08037 Barcelona
Horario: De miércoles a lunes, de 18 a 2.30h. Fines de semana hasta las 3h.
Facebook
Instagram

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter