Musutruk: Nueva York en Guernika

by Cira López

Teatro, exposiciones, catas, sesiones de dj’s, fiestas… y sobre todo, cócteles y más cócteles. Musutruk es un oasis de cosmopolitismo en Gernika, un pueblo de Bizkaia famoso a su pesar por ser testigo del horror de la guerra que tan bien supo reflejar Pablo Picasso.

Musutruk es el “hijo” de Noelia Serna y Jon Alastra, una pareja que montó este bar-cafetería-pub hace 15 años cuando aún eran novios. Ahora están casados, tienen una hija (real) y siguen divirtiéndose cada día tras la barra de su local.

El otro “hijo” de Noelia y Jon.

Puedes visitar Musutruk prácticamente a cualquier hora del día, ya que se trata de un local polivalente: desde un café tranquilo en su terraza, a un vermut especial, pasando por un pica-pica animado entre amigos o un desmelene total en la pista de baile. Ese es parte de su éxito. Otro factor que lo hace tan importante en la zona es su cuidado diseño, algo que Noelia Serna considera básico: “Apostamos en todo momento por la calidad: desde el diseño y el mobiliario hasta la maquinaria”. Para que os hagáis una idea, su escaparate ha ganado cinco veces el concurso de escaparates de Navidad de la cámara de comercio de Bilbao.

El éxito de Musutruk es su polivalencia y su mimo por los detalles.

Pero sin duda, lo que hace de Musutruk un sitio tan acogedor es su apuesta por un servicio perfecto: “Nos esforzamos mucho en mejorar como profesionales, asistiendo a cursos, catas, ferias especializadas en cocteleríaa y destilados… Además de perfeccionar participando en concursos de coctelería…  ¡y ganando algunos!. Somos muy exigentes con la cristalería, y el servicio en general”.

La carta de cócteles es amplia y están a punto de cambiarla “por una menos extensa, más visual y divertida”––nos cuenta Noelia. Uno de sus éxitos es el clásico vermut preparado del País Vasco. El de la casa, en su versión más pequeña llamada “Marianito”, está elaborado a base de zumo de naranja, vermut de grifo, amaro, ginebra y bitter de naranja. Lo escancian y lo sirven en una botellita encajada en una madera con un vaso aromatizado con leche de tigre, dos aceitunas y una rodaja de limón. Lo acompañan con una de las cinco variedades de gilda que tiene.  Un primor que sale referenciado en “El gran libro del Vermut” de François Monti. Para que no se te quiten las ganas de pedir más, en Musutruk ofrecen también picoteo y del bueno: “Nuestra carta de platos de picoteo para compartir está teniendo mucho éxito”. Pintxos, sándwiches, quesadillas de flor de calabacín, salmorejo, mejillones a la marinera… las opciones son infinitas.

El Marianito de Musutruk es uno de los ‘Greatest Hits’ de la casa.

Con una oferta tan variada, es lógico que Musutruk abarque un gran abanico de público: “Tenemos una amplia gama de clientela:  familias tomando el aperitivo, amigos tomando cócteles por la tarde, el momento café, gente que viene con ganas de marcha por la noche… También tenemos sibaritas de los buenos destilados y los que buscan el gintonic perfecto. ¡De todo!”

Abren prácticamente todo el día, pero a Noelia no le importa: “Lo que más me gusta de Musutruk es el buen ambiente que hay y lo cosmopolita que es. Estamos en un pueblo, pero viene gente de todo el mundo por aquí. Me gusta tanto, que incluso las pocas veces que tengo libre, es el local donde mejor me lo paso… ¡y donde mejor me sirven, claro!”

Pues habrá que ir corriendo a comprobarlo.

MUSUTRUK
De 12h a 16h, y de 18 a cierre (fines de semana hasta las 4:30h).
Verano y días especiales, horario continuo.

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter