Punk Bach para todos

El nombre de este restaurante madrileño resuena a música. Y en realidad, esta brasserie que dirige Adrián Sehob tiene en la música un interesante punto de encuentro. En los baños del Punk Bach, por ejemplo, siempre suenan piezas del compositor clásico. Pero en el resto del local, la música va cambiando. A partir de medianoche, el DJ adapta el estilo para invitar a los clientes a tomar un par de copas. Y es que el Punk Bach es también una excelente coctelería.
El concepto del Punk Bach es el de un restaurante-brasserie que elabora platos tradicionales con un toque vasco “a partir de materia prima de alta calidad”, explica Adrian Sehob. En este restaurante, abierto en 2013 y decorado por el diseñador Lázaro Rosa-Violán, puedes encontrar desde “una salchicha hasta un bacalao al pil-pil” nos dice Sehob.

Punk Bach_Espacio comedor
El Punk Bach reúne a todos, desde veinteañeros hasta personas más mayores, algo que para Adrián Sehob es parte del carácter del local, “la combinación entre lo más moderno y lo clásico

Esta brasserie situada en pleno Paseo de la Castellana cuenta además con una carta de cócteles que incluye cerca de treinta combinados. Más de la mitad de ellos son cócteles clásicos “sin cambios”, señala Sehob, que es también el head bartender del local, y el resto se compone de creaciones propias “con un buen número de cócteles a base de champagne”.
Un rasgo característico de nuestros cócteles es que intentamos que la carga alcohólica no sea muy elevada”, indica Sehob. “El diseño de la carta va principalmente a cargo mío, aunque cuento con el enorme talento del barman Juan Chana Palacios”, añade.
Punk Bach_Terraza inteior
La carta de cócteles de esta brasserie ofrece tanto combinados clásicos como creaciones propias que incluye varias copas con base de champagne

En el Punk te vas a encontrar con todo tipo de público, desde gente de 20 años hasta personas mayores de 70 y 80. “Yo diría que no tenemos un segmento específico de clientes, es muy amplio, y creo que eso es algo que nos hace especiales”, comenta el gerente del local. “Además, pienso que eso es algo básico del Punk Bach, forma parte de esa combinación entre lo más moderno y lo clásico”.
El equipo humano de esta brasserie está formado por un total de 19 personas que ofrecen un trato muy atento a los clientes. Y eso, afirma Sehob, “para mí es lo que más gusta a la gente que viene, el buen ambiente que hemos creado en el Punk y nuestro esfuerzo en hacer que los clientes se sientan muy a gusto con nosotros”. “Aquí disfrutan desde los más jóvenes hasta los más mayores”, concluye. Así que, el Punk Bach es para todos.
Punk Bach: Paseo de la Castellana, 74, Madrid. Horario de verano: lunes a sábados, de 12 de la mañana a 2.30 de la madrugada. Domingos, cerrado. Aquí su página web: http://www.punkbach.com 
 

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter