The Library Cocktail Lounge. ¡Bienvenidos, canallas!

Hoy os quiero hablar de nuestro último proyecto, que lleva un sello muy personal, y de cómo se ha construido The Library en el Hotel Innside Madrid Génova by Meliá.
No intento dar un ABC de cómo montar un bar, pero si me gustaría aportar algo más y ayudar a hacer ver algo que es obvio: un bar es mucho más que tener una buena oferta de tragos.
The Library se construyó de una forma particular; ya existía el nombre, el espacio y el mobiliario, (muy bonito, por cierto), pero faltaba el concepto, darle forma a lo que nos habíamos encontrado. En definitiva: que tuviera su propia personalidad.
En primer lugar, todo el equipo teníamos clarísimo que queríamos ser un bar de ciudad y dejar a un lado los estereotipos de que los bares de hotel son estirados, de que nunca se saltan las normas de protocolo. Queríamos ser más “canallas”, más cercanos con nuestro público. Que el cliente de la calle tuviese siempre la sensación de que entra en un bar y no en un hotel y de que el cliente del hotel siguiera sintiéndose igual de cómodo que en su habitación.
Para conseguirlo, buscamos apoyarnos en los negocios locales y artesanos de Madrid. Pensábamos que era una cuestión de energías y sinergias y que esta sería una buena manera de empezar a construir un bar de ciudad.
De esta manera creamos nuestra carta, y estaba claro que en The Library no podían faltar los libros, en este caso, una mezcla entre libro y cuaderno de viaje, donde contamos las historias de cada cóctel que ofrecemos en el menú, historias de experiencias personales, de nuestros viajes e incluso, algunas, inventadas (algo divertido). Decidimos encuadernar este libro en la encuadernadora más antigua de Madrid, trabajo totalmente artesanal, uno de esos sitios donde se respira historia.

¡Cómo mola este libro!
¡Cómo mola este libro!

En cuanto a la música, también lo vimos claro, y más después de hablar con Belanuit, nuestro versátil DJ con una gran cultura musical y amplísimos registros: había llegado el momento de desempolvar los vinilos, alejarnos de la famosa cabina y hacer algo mucho más informal. Así, el DJ pasaría a estar cómodamente sentado, como si estuviera en el salón de su casa, pinchando para sus amigos mientras encadena lo mejor de la música negra, swing, jazz…
Dj Bel·lanuit pinchando clásicos
Dj Belanuit pinchando clásicos en vinilo.

Teníamos nuestra oferta claramente marcada, sólo faltaba darle forma a nivel estético. Y queríamos, como he dicho antes, algo canalla.
Para ello nos inspiramos en un fenómeno que hace más de un año que se está dando en Madrid: el nuevo protagonismo que están cobrando otra vez las barberías. Nosotros somos bastante aficionados a ellas y había una que nos llamaba en especial la atención, se encuentra en Rotterdam y se llama Schorem.
Schorem. ¡Una barbería con 360.000 seguidores en Facebook!
Schorem. ¡Una barbería con 360.000 seguidores en Facebook!

Nos fascinó su look y pensábamos que era perfecto para nuestra nueva propuesta. Del mismo modo, nos apoyamos en negocios locales para hacer nuestras barbas.
Antonio y su barba.
Antonio y su barba.

Oscar y su barba.
Oscar y su barba.

Para la figura femenina, siempre tan importante en un bar, nuestra compañera Marian (que no quedaba favorecida con una barba),  se apoyó en un sitio especializado de tocados artesanales que recrean una estética de los años ’30 – ’50 y contrastan a la perfección la feminidad y la elegancia con lo canalla y rudo de lo masculino.
Marian y su tocado. ¡Perfecta!
Marian y su tocado. ¡Perfecta!

Para plasmar todo esto y mostrarlo al mundo, hemos contado con la colaboración de nuestro fotógrafo preferido JotaCeUnaimagen, que como nos conoce a la perfección, sabe sacar lo mejor de cada situación en cada momento. ¡Su trabajo sin flash nos fascina!
Fotos del staff, by JotaCeUnaimagen.
Fotos del staff, by JotaCeUnaimagen.

Creo que sólo me falta por mencionar el último ingrediente, y no por ello el menos importante: el cariño y mimo a nuestros clientes. Es por y para lo que se ha hecho absolutamente todo y sin él no existiríamos.
Sólo llevamos cuatro meses abiertos y las sensaciones cada vez son mejores, ahora es sólo cuestión de cocinarlo a fuego lento para que The Library sea una de las coctelerías referente en la capital. Hemos venido para quedarnos muchos años.
¡Salud amigos!

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter