by Mar Calpena

¡Larga vida a los bartenders! Estamos todos de acuerdo en que ése es un buen brindis, pero la longevidad detrás de las barras ya depende de demasiados factores ajenos (modas, relación con la empresa, éxito del negocio, un poquito de suerte) como para que además tengamos que preocuparnos porque la espalda no nos haga “crack” un mal al día al reponer la nevera.

21

by Laura Conde

Desde que en algún momento de la Historia a alguien se le ocurrió añadir gaseosa a un Vega Sicilia podríamos decir que no, que no hay nada prohibido en un cóctel. Ni en un plato. Ni en la vida misma. Porque al fin cada paladar es un mundo, y todos tenemos nuestras filias y fobias que hacen que pueda resultarnos maravilloso algo que tal vez desafía al más elemental sentido común.

16

by Angélica Guzmán Miralles

El café es uno de esos ingredientes versátiles y carismáticos, casi místicos, que encierra cantidad de matices y sabores que lo hacen un elemento fetiche de la restauración. Ideal tanto para cócteles fríos como para calientes, su ausencia en una barra es impensable, casi un sacrilegio, pero ¿eres capaz de sacarle todo el partido? ¿Conoces todas sus posibilidades? ¿Sabes prepararlo bien? Para dar respuestas a todas estas preguntas, hemos entrevistado a Kim Ossenblok, experto en este fruto, formador de baristas y autor del libro ¡Al grano! Con él aprenderemos a conocerlo y a entenderlo, para juntos descubrir las mejores opciones para nuestros combinados.

17

by Roger Estrada

 The Shaker & The Jigger se presentó en sociedad a finales de 2014 como un “blog de bartenders, para bartenders”, un magazine digital que aspiraba a convertirse en una guía de referencia para los profesionales del sector y que se diferenciaba de otros medios especializados por contar entre su amplio plantel de colaboradores con siete de los mejores bartenders de nuestro país.

20

by François Monti

Estas son fechas para milagros navideños. La mayoría de las veces, disfrutamos de este tópico delante de nuestra pantalla, ya que Hollywood se hizo hace décadas con el papel de mayor proveedor de milagros en nuestras vidas. Este año, sin embargo, no tengo que dejarme convencer por algunas de estas películas. No, mi propio milagro de Navidad lo encontré en la vida real: me tomé un cóctel de Chicote. Sí, señor.

12