by Laura Conde

En materia de coctelería, no solo es importante saber crear, conceptualizar y preparar un buen trago: también hay que saber nombrarlo. Y no es tarea fácil, pues en muchas ocasiones no tenemos en cuenta una serie de consejos de los que va a depender que el nombre de la criatura acabe cuajando entre el público. 

16

by Laura Conde

Toda coctelería tiene una historia, del mismo modo que toda carta de cócteles es el reflejo de la personalidad de su bartender. Es decir, cada establecimiento esconde, ya sea de forma buscada o espontánea, una historia de naming. Entendemos por naming el proceso creativo mediante el cual se idea el nombre de una marca, una especie de envoltorio que refleja su identidad, su manera de mostrarse al mundo. Esto, aplicado a la coctelería, significa que puedes gastarte un dineral en sofás Chester y destilados premium y llamar a tu local Bar Paquito, o puedes entender que cada cosa que nombres en tu local –desde el establecimiento en sí hasta los cócteles– van a hablar de quién eres y de cómo quieres que te vean los demás.

16