by Mar Calpena

Lo sé, lo sé, el querido lector estará pensando: “¿Qué me dice ahora la petarda ésta cuando la hemos oído unas cuantas veces ponerse a cantar las virtudes del speakeasy?”. Escúchame, oh, lector: yo no te voy a decir cómo tienes que decorar y gestionar tu bar, pero sospesa bien si no hemos llegado a la saturación. Esto es un artículo de opinión, MI artículo de opinión, y voy a usarlo.

21

by Mar Calpena

El evangelio del consumo responsable parece que va calando, y las propuestas de cócteles sin alcohol se van sofisticando en todas las cartas. Sin embargo, más de un menú hay sin punto medio entre el combinado con cero grados y el Old Fashioned o el Manhattan dobles. La coctelería baja en alcohol gana adeptos entre los clientes, y quizás ha llegado ya la hora de que comience a ocurrir lo mismo entre los bartenders,

21

by Ismael Labrador

Si le regalas a cualquier persona un ramo de flores, posiblemente las pondrá en un jarrón con agua decorando el salón. Y allí seguirán hasta que, con el paso de los días o las semanas, terminen marchitándose. Pero si el destinatario del ramo es un bartender lo más probable es que el destino de esas flores sea terminar, tarde o temprano, dentro de una copa.

19