Cómo convertir tu local en una coctelería ‘Instagram friendly’

by Ismael Labrador

La popularidad de redes sociales como Instagram está provocando un curioso efecto: los productos ya no se compran para ser usados, sino para mostrárselos a nuestros followers. Durante el pasado verano, un conocido banco de Reino Unido elaboró un estudio sobre los hábitos de compra online de los británicos. Y llegó a la siguiente conclusión: casi uno de cada diez ha comprado ropa por Internet para usar una vez con el objetivo de publicar una foto en las redes sociales y, posteriormente, devolver sus compras. Este comportamiento alcanza el 17% entre los los británicos de 35 a 44 años. Me lo compro, subo una foto a Instagram y lo devuelvo.

Afortunadamente, estamos lejos de que este fenómeno se traslade tal cual a la barra del bar: un cliente entra en el local, pide un cóctel, le hace una foto, le reclama al barman que le devuelva el dinero porque ya no lo quiere y se marcha a su casa. Pero el fenómeno amplificador del ego que es Instagram tiene otros efectos colaterales en coctelería. Cada vez más gente acude a un determinado local simplemente por el hecho de presumir en sus redes sociales que ha estado allí. Ahora, haz un ejercicio de memoria rápida… ¿Cuántos clientes le hacen una foto al cóctel que te han pedido para publicarla en su perfil de Instagram?

El ritual del cliente; primero sacarle una foto al cóctel, después probarlo

Siempre hemos defendido que la mejor publicidad para una coctelería es la que puede hacer el propio cliente. Que regrese, que traiga nuevos clientes, que acabe presumiendo de que viene a tomar nuestras recetas. Y, sin darnos cuenta, Instagram se ha convertido en el aliado perfecto. Llegados a este punto, hazte la siguiente pregunta: ¿Tu local es ‘Instagram friendly’? ¿Estás fomentando que tus clientes se conviertan en embajadores de tu marca haciendo publicitando tus cócteles y tu establecimiento en las redes sociales? ¿Cómo puedes aprovechar el efecto Instagram para sacarle el máximo provecho? A continuación tienes unos consejos básicos:

Usa imanes para instagramers

No esperes a que tus clientes publiquen fotos de tu local o tus cócteles por su propia iniciativa. Puedes activar su deseo de sacar el móvil incluyendo en tu establecimiento elementos que sirvan como un auténtico imán para ser fotografiados. Por ejemplo, uno de mis favoritos es el cartel que preside la barra del Bobby Gin con el rótulo de “El gintónic perfecto no existe”. Ningún instagramero que se precie se resistiría a hacerle una foto y subirla al momento. Sucede lo mismo con la coctelera mecánica de Dr.Stravinsky, convertida en uno de los emblemas de este local y en protagonista de numerosos vídeos que desfilan por Instagram.

En Bobby Gin te saludan al entrar con este cartel 100% instagrameable

A la hora de introducir un reclamo para instagramers en tu decoración es importante tener en cuenta algunos detalles. El primero, el aspecto; procura que se encuentre bien iluminado para que las fotos no salgan borrosas, oscuras o con sombras. Y, por supuesto, cuida muy bien de que esté limpio. El polvo no es un buen aliado de la fotografía. También es importante la ubicación y el encuadre. Un elemento excesivamente horizontal o muy vertical no lucen bien en Instagram. De la misma manera, si lo colocas en una posición muy elevada (como una estantería alta), la gente tendrá más dificultades para hacerle una buena foto.

Si no te citan, no existes

Si hay cientos de fotos de tus cócteles en Instagram, pero en ninguna de ellas se cita tu local, es como si no existieras. Por eso es importante que tus clientes conozcan tu perfil en redes sociales. Y para ello lo primero es que lo tengas. En Instagram la forma más sencilla de tenerlo actualizado y al día es contratar una sesión de fotos para tomar imágenes de todo lo que quieres ir subiendo a tu cuenta: tus cócteles, imágenes cotidianas del trabajo de tu equipo, el local… Y puedes programarlo para que estos contenidos vayan publicándose sin que necesites estar pendiente. Eso sí, el resultado no será el mismo que contar con los servicios de una agencia o un profesional del marketing digital especializado en hostelería. Ahora bien, que tengas redes sociales no significa que tus clientes las conozcan. Para asegurarte de que te citen y te etiqueten cuando suban las fotos que hagan en tu establecimiento, trata de que figuren tus perfiles sociales en algún lugar visible, como por ejemplo la puerta de entrada. También puedes promocionar que usen un hashtag para medir todo lo que publiquen de ti.

Los hashtags son una herramienta muy útil en redes sociales. Foto: Jon Tyson

No prepares el cóctel a escondidas

Siempre me ha costado entender por qué en algunos locales la preparación de los cócteles se realiza fuera de la vista del cliente. La coctelería es un oficio muy visual, donde la escenificación juega un papel muy importante. Y precisamente el atractivo visual y la escenificación son los dos ingredientes principales de Instagram. Los vídeos de bartenders preparando un cóctel en YouTube se cuentan por decenas de miles. Elaborarlos de cara al público, con la posibilidad de que el cliente te grabe en vídeo es una tarjeta de presentación estupenda para tu negocio en las redes sociales. Y no hace falta recurrir al flair bartending extremo y ponerse a tirar botellas por el aire. Basta con unos movimientos bien ejecutados para llamar la atención.

Al cliente siempre le gustará ver cómo se prepara su cóctel. Foto: Bobby Rodríguez

Cuida el ‘efecto wow’

Lo hemos visto con el boom del gintónic. Cuando las copas de balón fueron sustituyendo a los vasos de tubo y empezaron a llenarse de rodajas de pepino y frutas deshidratadas, se desató una reacción en cadena: cada vez más gente se pasaba al gintónic por el ‘efecto wow’ que generaba tener en la mano un cóctel tan llamativo en la mano. La decoración de un cóctel siempre se ha considerado un ‘ingrediente’ más de la receta. Pero en la era de Instagram lo es aún más. Una cristalería original, una crusta, una brocheta llamativa, un cítrico tallado, el hielo seco… Cualquier elemento que provoque un gran impacto visual en el cliente servirá para activar al fotógrafo que lleva dentro y comparta la copa con sus amigos y followers virtuales.

Entradas relacionadas

Ismael Labrador

Aprendiz de barman.
A veces escribo sobre coctelería y destilados en mi blog No te Subas a la Barra y en otros medios como éste.
He organizado fiestas temáticas de cócteles para discotecas, pubs y terrazas de verano. Los fines de semana me puedes encontrar divirtiéndome y sirviendo gin-tonics en la barra de Radiotránsito (Valencia).

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter