10 consejos y un bonus track para ganar un concurso

Una de las formas de darle proyección a tu carrera de bartender es, sin duda, ganar un concurso. Y estarás pensando, “claro, como que es tan fácil…”. Bueno, fácil no es pero tampoco tiene por qué ser complicado. Como todo en la vida, es cuestión de estrategia, planificación y dedicación. Si quieres apostar por el atajo de ganar un concurso, aquí van algunos consejos para tener éxito:

  1. Documéntate. Entra todo: desde la historia del concurso y de la marca hasta los diferentes cócteles de ganadores anteriores, pasando por todos los artículos y vídeos relacionados con el concurso que encuentres. Se trata de empaparte de la filosofía del certamen para poder sentirte inmerso (y con conocimiento) en su universo.
  2. Haz un esquema previo. Antes de empezar con el cóctel, deberás leer muy bien y muchas veces las bases. Anota los puntos claves, aquello que debes tener TODO EL RATO en cuenta a la hora de elaborar tu cóctel. Puede ser un número limitado de ingredientes, o un aspecto importante para la marca (por ejemplo, en la Bacardi Legacy Cocktail Competition es crucial que el cóctel sea replicable en cualquier parte del mundo). Pero eso debe quedarse grabado a fuego y tenerlo delante mientras experimentas.
  3. Conoce el ingrediente principal. Si el concurso es de una marca, saborea el producto y anota todo lo que te sugiere y te gusta. A partir de ahí, piensa que debe tener un peso fundamental en tu composición final.

    Un vaso vacío es el principio de todo. Foto de Molly Belle en Unsplash.
  4. Siéntete seguro. Eso implica que debes apostar por lo que se te da bien. Si lo tuyo es manejar técnicas culinarias, a por ellas. Si eres un mago/a del contraste, que se note. Todos y todas tenemos nuestro punto fuerte; descubre el tuyo y estrésalo al máximo. Un concurso no es el lugar para experimentar terrenos que no dominas.
  5. La importancia del por qué. Aunque hagas un descubrimiento de forma casual, seguro que hay una causa detrás. ¿Por qué has llegado a la idea, por ejemplo, que una hoja de tomillo le iría bien al cóctel? Argumenta tus decisiones con opiniones fundadas y técnicas.
  6. Y la importancia del “storytelling”. Un cóctel es una pequeña gran creación. Cada creación, cada ente nuevo que aparece en el universo, tiene su propia historia. Todos tenemos una, así que tu cóctel también deberá tenerla. Y cuanto más sencilla pero directa sea, más cautivará al jurado. Usa tu imaginación pero también tus recuerdos para armar un “cuento” que explique la gran historia de tu criatura.
  7. No desesperes. Si el cóctel no acaba de ser de tu gusto, sigue probando. Sólo dándole vueltas, aireándote y volviendo a la estación de trabajo podrás desencallar el quit que hace que no sea absolutamente perfecto. Prueba, prueba, prueba y prueba, pide opinión, vuelve a probar, hasta que des con la receta que de verdad te haga sentir satisfecho/a.
  8. Sólo ensayando/practicando/entrenando se llega a ser campeón. ¿Te imaginas que a Nadia Comaneci le hubieran puesto un 10 porque ese día tuvo chiripa? Sabemos perfectamente que no es posible. Recuerda: todos los campeones, todos los que llegan arriba, tienen muchas horas detrás de ensayo, prácticas y entrenos. Ahora que ya tienes tu cóctel, te falta la otra mitad del concurso: hacerlo delante de la gente de forma excelente. Así que practica la presentación hasta que te salga automática hasta en sueños.

    Aprende técnicas de concentración y respiración. Te serán de gran ayuda.                              Foto: Molly Belle, Unsplash
  9. No te enrolles. ¿Qué han hecho famosas las charlas del TED? A parte, por supuesto, de sus interesantísimos temas, los ponentes son directos, claros y concisos. Explican su teoría, su punto de vista, de forma clara y amena. Suelen empezar con un chiste o una broma y acaban con alguna sentencia memorable. Copia esos trucos en tu discurso: ponle sentido del humor, elementos emotivos, una línea discursiva directa (recuerda: inicio-nudo-desenlace) y déjales con la boca abierta. Como decía Jordi Luque en el post ‘¿Qué busca de ti el jurado?’, “haz magia”.
  10. El nombre de tu criatura es para toda la vida. Que se lo digan a la pobre Dolores de Barriga o a Armando Guerra Segura. Un nombre debe ser memorable, pero no por desastroso. Así que no desdeñes el poder del nombre de tu cóctel, que es su tarjeta de presentación. ¿Atascado con esto? Por suerte puedes leer esto y esto para desbloquearte.

Bonus track. Los nervios son tu peor enemigo. Y sin embargo, pensarás, es imposible no sentirse nervioso. El caso es que hay trucos para mitigarlos. Confía en la respiración, la meditación y el mindfulness o la atención plena. Hay multitud de recursos en la red que te ayudarán a ejercitar física y mentalmente tu concentración y el dominio de tus nervios. Échales un vistazo y ponlos en práctica. Y si no funcionan, siempre te quedará el recurso de visualizar a todo el auditorio en el excusado.

¡A por todas!

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter