El abogado responde: cómo compartir contenido en redes sociales

by Elvira Aldaz

En los últimos años, las redes sociales han cobrado una gran importancia en la vida laboral de los bartenders. Ya no solo son las marcas y los establecimientos los que deben promocionar sus productos y actividades, sino que los profesionales también se ven obligados a construir una identidad digital y a crear contenido para esos nuevos canales.
De esta manera, se espera que los profesionales de la coctelería compartan los eventos a los que acuden, los cócteles que elaboran, la gente que conocen, las marcas con las que trabajan; y, cada vez con más frecuencia, se les demanda que creen campañas de comunicación para participar en un concurso o como parte de su trabajo en un local o para una marca. Así que toca improvisar y usar la intuición.
Seamos francos: nadie se ha leído las normas de las redes sociales en las que tiene perfil y, sin embargo, las ha aceptado. Este desconocimiento se suma al hecho de que mucha gente cree, sin mala intención, que todo lo que encontramos por internet es necesariamente de dominio público. Como el infierno está empedrado de buenas intenciones, he decidido preguntar sobre estos temas a José Leandro Núñez, abogado del bufete Audens, especializado en derechos de propiedad intelectual en internet.
¿Cómo compartir fotos o vídeos que encuentro en redes sociales?
Tal y como nos cuenta Núñez, los derechos de autor de una fotografía pertenecen siempre a la persona que la ha hecho con algunos matices. Si esa persona ha sido contratada para hacerlas, quien le paga tiene la última palabra sobre su uso. Por lo tanto, se necesitaría la autorización expresa del autor o de la marca para poder publicar esa fotografía. Cuando una marca envía a prensa o a los asistentes a un evento un dossier de fotos, esa autorización está implícita y se podrían publicar sin problema.

En Google puedes buscar imágenes según su licencia de uso.
En Google puedes buscar imágenes según su licencia de uso.

Sin embargo, si esa foto ha sido subida a alguna red social, sí podríamos compartirla libremente. Según el abogado, “bastaría con hacerlo a través de las propias herramientas de compartición que ofrece la red social. Los términos y condiciones de este tipo de plataformas, entre otras muchas cosas que nunca nos leemos, suelen incluir esta autorización”. Es decir, podemos compartir las imágenes desde su fuente original, pero no descargarlas y volverlas a subir, ni aunque mencionemos al autor. “La simple mención al autor no nos autoriza a subir la fotografía a redes sociales, ni a publicarla o utilizarla como imagen de perfil. Necesitaríamos su autorización”, concluye Núñez.
En el caso de los vídeos, es práctica habitual descargarlos y subirlos de nuevo para que sea más cómoda su visualización y gane relevancia en las redes. Según Núñez,  “los vídeos no se pueden descargar de estas plataformas (aunque seamos los protagonistas), pero sí compartirlos a través de ellas, siempre que el autor no haya bloqueado esta posibilidad. Con los vídeos promocionales de marcas ocurre lo mismo, pero hay una diferencia: el riesgo de que nos demanden es muy inferior, siempre que el uso beneficie a la marca”.
Pero sobre las fotos también planea el derecho de imagen de la persona que aparece retratada. Aunque para publicar una foto de alguien se necesita su autorización, al acudir a un evento o al posar mirando a cámara se considera que hay una aceptación implícita. Por tanto, debéis saber que si aparecéis en una foto publicada en cualquier soporte tenéis derecho a solicitar su retirada si no estáis de acuerdo con su publicación.
¿Qué hago si una revista me pide una fotografía para un reportaje?
Si una revista quiere hacernos una entrevista o un reportaje y nos pide una fotografía de calidad, lo normal es que no tengamos ninguna propia pero que tengamos alguna buena que nos hayan hecho en eventos, concursos o acciones de marca. En este caso, todavía es más importante pedir el consentimiento al autor y/o a la marca y es obligatorio que el medio cite al fotógrafo. Cuando elijamos una foto que nos guste, hay que considerar si esta es “oficial” (pagada por la marca como promoción) o realizada por un asistente al evento o un medio para ver quién tiene que aprobarnos su uso.

img_3597
Las fotografías de los dossiers de prensa llevan implícito el permiso de publicación, como esta de Santiago Dorado, creador de los cócteles de The Grand Journey 2.0. Foto: Mireia Rodríguez.

Para pedir esa autorización, no hace falta ningún requerimiento formal, según Núñez “basta con que se generen pruebas de que el consentimiento existe. Puede ser por email, whatsapp, mensajería…”. Al margen de eso, si la foto se ha realizado en un evento de marca y esta aparece en la foto, es probable que el medio no quiera publicarla por ser publicidad encubierta, pero si lo hace, le habréis hecho un gran favor.
¿Qué música puedo usar en los vídeos que monto y comparto en redes sociales?
Con los móviles, cada vez es más fácil grabar vídeos de aquellos eventos, viajes o locales a los que acudimos como profesionales. La música es una parte muy importante del resultado final del vídeo pero, ¿qué música podemos poner? El abogado dice que en ese caso estamos creando una obra compuesta y la Ley es clara: “Se considerará obra compuesta a la obra nueva que incorpore una obra preexistente sin la colaboración del autor de esta última, sin perjuicio de los derechos que a éste correspondan y de su necesaria autorización”. Es decir, que también tendremos que pedir permiso al autor y no parece tarea fácil que una discográfica o la misma Beyoncé nos vayan a dejar usar su último single.
YouTube tiene incorporados sistemas de detección automática para que en el caso de que un vídeo use una canción con derechos de autor se elimine el vídeo de la plataforma, se silencie o incluya publicidad, cuyos beneficios revertirán en el autor de la música, dependiendo de lo que este haya decidido.  Muchas discográficas han visto que, ya que no pueden luchar contra los usuarios y censurar todo, al menos pueden sacar beneficio, así que permiten el uso de algunas canciones famosas y se quedan el dinero que generan las visitas. Lo ideal para que no nos borren el vídeo ni tengamos problemas es usar siempre música libre de derechos o con licencia Creative Commons. En el editor de YouTube o el iMovie disponemos de canciones que podemos usar libremente.

En el editor de YouTube puedes descargar canciones sin derechos de autor.
En el editor de YouTube puedes descargar canciones sin derechos de autor.

¿Puedo copiar un texto que haya escrito otra persona o medio y publicarlo?
A estas alturas, ya imaginaréis la respuesta. “Incluir un enlace al final no habilita a copiar contenidos. Se precisa la autorización del autor. Existe el derecho de cita, pero solo se puede utilizar para aquellos fragmentos necesarios para analizar o comentar un texto, pero nunca para reproducir un artículo completo”, nos explica el abogado.  Si el texto es una nota de prensa que nos envía una agencia o marca, la autorización está de nuevo implícita y sí se podría copiar pero solo para difundir esa información y no con otro tipo de finalidades. Además, Google tiene un sistema que identifica los textos duplicados y podría penalizar nuestro posicionamiento SEO o el de la fuente original.
¿Qué me puede pasar si infrinjo las normas?
Aunque está la sombra de una denuncia o un requerimiento legal, casi nunca suele suceder. La sanción más habitual es que la red social retire a la fuerza ese contenido o nos cierren el perfil. El abogado dice que “también pueden iniciar acciones legales contra nosotros y solicitar una indemnización. La cuantía dependerá del daño causado al autor y del beneficio obtenido por el uso de sus contenidos”. Normalmente, el autor solicitará la retirada del contenido copiado o alguna otra condición (que se le mencione o se linke a sus perfiles, por ejemplo) y, si accedemos, la cosa normalmente no irá más allá. Aun así, no cuesta nada hacer las cosas bien desde el principio y evitar problemas.

Foto: Mireia Rodríguez.
Se considera que hay una aceptación implícita para publicar imágenes de los asistentes de eventos, aunque estos tienen derecho a solicitar que se retire. Foto: Mireia Rodríguez.

Entonces, ¿cómo actuar correctamente al compartir contenidos?
– Comparte los contenidos con las herramientas que ofrecen las redes sociales (botón “compartir”, regram o retuit) y no descargándolos.
– Hablando se entiende la gente. Si prefieres subir los contenidos directamente en vez de compartirlos, pide autorización al autor y si te la da, sigue sus indicaciones y condiciones. Menciona al autor y a la marca o medio que haya detrás.
–  No recortes marcas de agua ni modifiques las imágenes a no ser que tengan una licencia Creative Commons que lo permita. En Google y Flickr puedes buscar fotos según licencia para ilustrar tus publicaciones.
– Cuando compartas alguna imagen o vídeo en el que aparezcas, acredita al autor o marca que haya detrás como cortesía.
– Ten cuidado con la música que utilizas en tus vídeos, en el mejor de los casos la plataforma te lo va a eliminar y, en el peor, te arriesgas a una denuncia.
– Cuando una imagen o vídeo se ha subido a una red social, las normas que aplican son las de la red, con lo que ese contenido es libremente compartible dentro de ella y a través de sus herramientas.
Ahora que ya sabes todas las normas sin haber tenido que leerte el tocho, ¡a seguir compartiendo y difundiendo conocimiento!

Foto de cabecera: Mireia Rodríguez.

GuardarGuardar

13
Elvira Aldaz
Elvira Aldaz

Publicitaria y constructora en el medio digital de marcas nacionales e internacionales. He cursado el Master of Spirits y soy coeditora de la revista RUMPORTER en español.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter