Equipamiento mínimo en el bar para ofrecer carta de cócteles: ¡no todo vale!

La coctelería es un sector que está en auge y cada vez atrae la atención de más y más locales. Pero para poder dar un buen servicio de cócteles es necesario contar con algunos elementos fundamentales que te permitan preparar una carta mínima en condiciones (factor humano a parte). Por eso, hoy te ofrecemos algunas ideas sobre cómo equipar tu local de manera solvente para que puedas dar tus primeros pasos en el mundo de la coctelería sin caerte. Allá vamos.

Algo básico, fundamental e incuestionable es el frío. Este tiene la forma, casi siempre, de hielo. Y existe hielo de muchos tipos. Para almacenar el hielo, que debe ser de buena calidad, es necesario contar con dos piezas: un buen congelador y un lugar donde conservarlo y tenerlo a mano, ya sea un silo o una  cubitera.

La calidad del hielo es fun-da-men-tal
La calidad del hielo es fun-da-men-tal

El congelador óptimo, como nos explica José Antonio Femenía de cocktailbar.es y barman de Bar Boadas, debe ser potente y mantener el hielo cuanto más frío mejor, ya que si no está congelado sino solamente frío, aguará tus cócteles y arruinará tu trabajo.

El silo es donde almacenarás el hielo junto a la barra para el uso en el momento. Hakan Nystrom es especialista en equipamiento para coctelería en barkonsult.es y nos cuenta que el silo aguanta tan bien el hielo porque contiene una doble pared aislante y un desagüe para sacar el agua y que no esté en contacto con el hielo.

Sin embargo, una opción más asequible es utilizar una cubitera, aunque tendrás que ir reponiendo el hielo con mayor frecuencia por su tamaño más reducido y su menor capacidad para mantener el frío. No olvides que la cuestión clave con el hielo es mantenerlo muy frío.

Una última cuestión sobre el frío elemento es su procedencia. Si vas a necesitar mucho, seguramente apostar por una máquina para hacer hielo no te resulta rentable y es mejor comprar el hielo directamente.

Otra herramienta indispensable en tu barra de coctelería es, cómo no, la coctelera. Hay varios tipos y diseños de cocteleras, pero las más útiles y recomendadas por su versatilidad y rendimiento son dos: la tipo Boston y la clásica de tres piezas.

Invierte en una (o dos o tres) buenas cocteleras.
Invierte en una (o dos o tres) buenas cocteleras.

Jose Antonio Femenía lo tiene muy claro: la coctelera, más aún que en el resto de utensilios, es la pieza en la que merece la pena invertir un poco más de dinero. Debe ser de acero de calidad, con cuerpo, ya que las baratas suelen estar construidas con acero muy fino, no cierran bien, se encallan y se gastan más rápido. ¡Recuerda que la usarás a diario! Eso sí, deberás comprar más de una y de dos…

El mundo de los utensilios que van aparejados a la coctelera es amplio. Los más conocidos en el equipo de trabajo de barman son el strainer o filtro, el medidor, la cucharilla mezcladora, el vaso mezclador (compra varios que tienen el don de romperse), el colador, el cuchillo, el muddler y las pinzas. Pero no pierdas de vista ni las tablas para cortar, ni los peladores y exprimidores, porque los vas a necesitar también.

En el caso del strainer, por ejemplo, Femenía nos aconseja que sea de acero; y en cuanto al vaso mezclador,  recomienda tener más de dos, de distintos tipos, y que alguno de ellos sea grande para preparar más cantidad a la vez.
Por su parte, Hakan Nystrom nos indica que es importante fijarse en que el medidor o dosificador sea proporcionado, ya que no hace falta utilizar un metal pour si no eres un experto o no tienes un gran volumen de trabajo.

El jigger, un utensilio indispensable que no existe hace tanto...
El jigger, un utensilio indispensable que no existe hace tanto…

Recuerda que estos utensilios van a ser de uso muy frecuente en tu trabajo de barman, así que la opción más sensata es apostar por la calidad y la durabilidad de estas herramientas. Además, si tu objetivo es contar con un equipo muy completo, la lista de gadgets es muy amplia e incluye aparatos más sofisticados como máquinas de cocción al vacío, sopletes para ahumar o incluso un rotavapor para destilar tú mismo.

Para terminar esta propuesta de equipamiento, como con la elaboración de un cóctel, hay que tener especial atención con cómo y dónde lo servimos. “Utilizar la cristalería adecuada significa que sabemos lo que estamos haciendo”, afirma José Antonio Femenía, de Cocktail Bar. Por eso, es necesario contar con la copa adecuada para cada tipo de cóctel: high ball, old fashioned, cóctel o martini.
El mundo de la coctelería es apasionante, pero para disfrutarlo como el cóctel manda, hay que empezar con la casa bien amueblada. ¡A crear!

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter