¡Qué frío! Consejos de expertos para preparar cócteles calientes

Aunque aquí, debido al clima obviamente, no tengamos un gran repertorio de cócteles calientes, lo cierto es que el binomio bebida caliente y alcohol sí que tiene una larga trayectoria los bares. Desde el “échale unas gotitas al café” a la sangría caliente, pasando por el café irlandés, maridar con altas temperaturas es algo que siempre ha estado ahí. Y no podemos olvidar la famosa queimada gallega y el cremat catalán, a base de aguardiente el primero y ron quemado el segundo, unos ponches tradicionales ahora viven un auge. Cristina Bruno, bar manager en Ajoblanco, nos cuenta cómo lo prepara ella: “Se suele hacer en un recipiente de barro que aguante bien la temperatura. Yo lo preparo con pieles de limón y naranja, granos de café, canela en rama, anís estrellado y azúcar blanco. Añadimos el ron oscuro y le prendemos fuego”. Lo puedes degustar en la carta de su bar.

Processed with VSCOcam with f2 preset
Venga, que ahora es el momento.

Atrévete a introducir en tu vida y en tu carta mezclas en caliente sorprendentes y más reconstituyentes que el caldito de la abuela. Y es que los cócteles calientes son los grandes olvidados de los barmans (Marc Álvarez nos confiesa que es su asignatura pendiente) pero tienen un potencial importante. Sin ir más lejos, la barmaid Marian Gómez se declara fan del Grog, a base de ron, azúcar moreno, y agua, que se puede tomar frío y también caliente. “Yo quizás le daría un toque de café o chocolate ––añade––, pero eso es cuestión de gustos”.
Dentro de las preferencias de cada uno, sin embargo, no todo vale en los combinados calientes. “Como los cócteles calientes se sirven sobre todo en invierno es recomendable utilizar ingredientes que ayuden a calentar la sangre como por ejemplo el jengibre, o que sean estacionales, como la calabaza” ––nos cuenta Alberto Pizarro. Y añade: “A pocos se nos ocurre incluir ingredientes tropicales o veraniegos como el plátano o el mango en una receta caliente, no tiene sentido”. Marian se mueve en una línea parecida: “Si pienso en ingredientes para un cóctel de invierno me vienen a la cabeza el chocolate, café, vainilla, canela, té… y destilados como el ron o el whisky, que para mi combinan muy bien con esos ingredientes. Además se puede jugar con cada uno de ellos en diferentes formas: cordiales, siropes, en polvo… etc.”.

Jengibre y limón, buenas opciones.
Jengibre y limón, buenas opciones.
Los ponches “alegran” la Navidad

En Estados Unidos el cóctel caliente por excelencia es el Hot Toddy, el alegre remedio para los resfriados. También llamado Whisky Skin, es tan sencillo como agua hirviendo, azul, limón y whisky. También está muy en boga el Tom y Jerry, caliente y supercalórico, a base de agua hirviendo, coñac, ron oscuro y leche entera. En Europa, sobre todo en la zona centro, con las súper bajadas de temperatura las calles y las casas se inundan de ponches a base de vino, el famoso Glühwein, que alegran la Navidad al más pintado. Partir de las recetas de toda la vida puede ser una gran oportunidad de innovar. Fíjate si no en lo que nos cuenta Alberto: “A mí me gusta un cóctel que siempre hemos tomado en casa en invierno. Lleva Brandy, zumo de limón, miel, canela y agua caliente; básicamente es un toddy de brandy y lo hemos tomado en casa cuando nos duele la garganta o estamos resfriados sin saber que un cóctel. Pues bien, hace unas semanas hice el mismo trago con cerveza de trigo y el resultado fue espectacular”. Como ves, el efecto sorpresa no está reñido con las altas temperaturas, y en ese sentido Pizarro cuenta que “lo que no me gusta incluir en estas recetas es algún tipo de té, pues es demasiado obvia su vinculación con una bebida caliente y sorprende poco”.
Como ves, el potencial es enorme. Elige tu destilado, ten a mano el mechero y ¡a crear!

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter