8 cócteles que la humanidad no necesita

La creatividad es un arma de doble filo. En buenas manos, es el motor que hace avanzar la humanidad. En malas manos (o en un mal día), puede derivar en auténticos atentados contra el buen gusto o incluso la integridad moral de las personas. Rastreando internet, hemos encontrado algunos cócteles que, sinceramente, no necesitaban ser inventados. Alguien lo hizo sí, y suponemos que alguien se los tomó. Les acompañamos en el sentimiento.
1.Paradise (Paraíso)

El cóctel preferido de los Osos Amorosos
El cóctel preferido de los Osos Amorosos

¿Realmente esta es la idea de paraíso de alguien? Sólo se nos ocurre que le pueda gustar a los Osos Amorosos, y no deberían beber alcohol… Si aún así alguien se siente tentado a hacerlo, le sugerimos coronarlo no con fresas, sino con un unicornio o un pequeño pony.
2.Chupitos de pudding de pistacho
Chute de azúcar en vena
Chute de azúcar en vena

Vamos a ver. ¿Se trata de beber o de comer? Y en caso de seguir adelante, ¿no será necesario un dentista en la sala? Está claro que el vodka puede ir con todo pero no hace falta que TODO esté en un mismo vasito, ¿no?
3. Ying & Yang Martini
Te lo bebes y se equilibran tus chacras.
Te lo bebes y se equilibran tus chacras.

Un bar no es el lugar más apropiado para ponerse místicos. Está muy bien eso de equilibrar los chacras y buscar la paz interior pero, sinceramente, en una copa martini no hay lugar para tanta floritura.
4.Happy Birthday Colada
Cóctel-tarta o, lo que es lo mismo, un cóctel letal.
Cóctel-tarta o, lo que es lo mismo, un cóctel letal.

La Piña Colada ya levanta muchos debates acalorados. ¿De verdad hacía falta hacer una con todo tipo de licores de chucherías y ponerle un moñoño de nata, topping de colorines y, lo más impresionante, velitas de cumpleaños? Eso por no mencionar que contamos ocho velitas… y el primer ingrediente es Cake Vodka. Mal, muy mal.
5. La Princesa Maligna de la Selva (The Evil Jungle Princess)
Llegado directamente de Mordor
Llegado directamente de Mordor

Vamos a ver: volcamos nada más y nada menos que vino tinto a cascoporro, champagne, brandy, ron, vermut, soda y zumo de limón. Y por si eso fuera poco, le añades humo a lo Señor de los Anillos. Esta idea tan bizarra se sirve en un restaurante tailandés de Arizona. Lo de maligno lo entendemos. Lo de la selva y la princesa… mejor no preguntar.
6.Lucky Charms Martini
Ligerito, ligerito.
Ligerito, ligerito.

Otro cóctel que 9 de cada 10 dentistas no recomiendan: lleva Vodka con sabor a nubes (de las de chuches, entendemos), caramelo de azúcar, y cereales de nube como topping y machacados en el borde de la copa. Por suerte, creemos que los cereales de desayuno bañados en nube no han llegado aquí… todavía.
7. Cóctel de jamón y queso.
...y el pincho se hizo cóctel.
…y el pincho se hizo cóctel.

Cóctel de jamón pero, eso sí, ibérico. El bartender del Nacional 27 de Chicago, Adam Seger, se ha currado un cóctel donde infusiona jamón del bueno en coñac durante dos semanas. Luego le añade sirope de miel, canela y zumo de lima. Sí, como leéis, estamos hablando de un cóctel con coñac CON SABOR A JABUGO, un poco de canela y limón. Y como decoración, ni más ni menos que una oblea de manchego. Suponemos que quiso hacer un homenaje a España en toda regla, pero… ¿un cóctel de jamón ibérico? ¿En serio?
8. BTL martini: Cóctel de Bacon, Lechuga y Tomate.
Este aguachirri se supone que sabe a sandwich. True Story.
Este aguachirri se supone que sabe a sandwich. True Story.

Alguien sigue pensando que para qué comer si ya puedes beberte un sándwich. El famoso sándwich BTL (de bacon, lechuga y tomate) se convierte aquí en un cóctel a base de vodka infusionado con bacon, agua de tomate ¡y cubitos de hielo hechos con el agua de la lechuga! Criatura, si tienes hambre, tómate un bocadillo y la creatividad la dejamos para otra cosa.
 

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter