¡Me caso! Estas son las tendencias de coctelería en bodas

Foto: Jason Briscoe para Unsplash

by Laura Conde

Los que haga algún tiempo que no van a ninguna boda se sorprenderían de cuánto ha cambiado el mundo de los cócteles y combinados en estas celebraciones. De la clásica barra libre de un par de horas al acabar la cena, en los últimos tiempos las fórmulas se han multiplicado y existen numerosas propuestas para adaptar la oferta coctelera a los gustos de los comensales y a las necesidades del evento, de manera que la coctelería suele estar presente ya desde el aperitivo hasta altas horas de la madrugada. Estas son las tendencias cocteleras en bodas que se han consolidado en los últimos tiempos:

Cócteles de bienvenida. No hace tanto, la hora del aperitivo, mientras los novios se hacían las fotos, era el momento en que se ofrecía una copa de cava, refrescos y tal vez algo de vino y agua. Eso sí, acompañados de un aperitivo copioso que hacía que muchos llegasen ya saciados al comedor. En los últimos tiempos las tendencia se ha invertido, y los novios apuestan cada vez más por ofrecer un aperitivo sencillo y de calidad, pero escueto, y acompañarlo de una barra de cócteles de aperitivo para empezar a abrir boca. “Es rara la boda en que no se instala una pequeña barra de cócteles de bienvenida”, explica David Salses, director comercial y socio de Sarova Catering, con más de 15 años de experiencia en el sector.

El mojito: rey de la fiesta

Los reyes son invariablemente los mojitos, aunque también triunfan “caipirinhas, piñas coladas, pisco sours, Tom Collins, gin-fizz, Tequila Sunrise y daiquiris”, explica. En general los cócteles frescos son los que ganan la batalla en el aperitivo, un momento crucial en las bodas en el que se debe cumplir un requisito fundamental: “tiene que haber suficiente espacio para colocar la comida, suficiente cantidad y servicio para que no se formen colas”, explica Mercè Solernou, de Catering Mercès, una máxima que puede aplicarse también al mundo de la coctelería. Así pues, la barra de cócteles tiene que ser siempre ágil, con suficiente personal para evitar aglomeraciones.

Cócteles sin alcohol. Cada vez más, los novios ven la necesidad de ofrecer cócteles sin alcohol. “El mojito sin alcohol triunfa”, explica Salses, aunque existen otras opciones a base de zumos de frutas naturales que también funcionan. Tanto el que conduce como los niños y adolescentes, o aquel que quiere hacer un parón en el consumo de alcohol durante un rato, encuentran un refugio en un buen cóctel fresquito sin alcohol.

La coctelería también tiene cabida durante la cena. Foto: sweet ice cream para Unsplash

Coctelería durante la cena. Si hay una tendencia que se ha consolidado en los últimos años en las bodas es la cena estilo bufé, algo impensable hace unas décadas. Solernou, que lleva más de cuarenta años organizando caterings de boda en Barcelona, asegura que en los últimos años “se ha relajado el protocolo y la gente apuesta por cenas estilo bufé”, que incluyen en muchas ocasiones una barra de coctelería. Para ella, pese a que cada uno vaya a buscar comida al bufé correspondiente, es importante que haya mesas y sillas, que éstas lleven el nombre y que en ningún momento se formen colas.

Acrobacias. Dado que el mundo de la coctelería se está expandiendo y cada vez hay más parejas aficionadas (y entendidas), la coctelería acrobática ha ganado terreno también en las celebraciones, ya que se adapta muy bien a esa parte de espectáculo que acaba teniendo cualquier boda. Este tipo de servicio, al igual que la barra de coctelería, se instala aparte, y debe contar al menos con dos personas. “En general, instalamos una barra de combinados estándar y, aparte, la barra de coctelería o coctelería acrobática, en la que hay siempre al menos dos personas”, explica Salses.

Voooolare, ooooh!

Variedad de marcas. Tanto en la barra de combinados como en la de coctelería, se ha ampliado el número de marcas de destilados. “Antes había una marca de cada y nadie preguntaba nada”, explica Salses, “ahora la gente sabe más y pide su licor de referencia”. Por este motivo, en el caso de Sarova se utilizan cuatro marcas de ginebra y dos del resto de destilados. En el caso de los gin-tonics, que reinan en la barra de combinados mientras los mojitos lo hacen invariablemente en la de coctelería, se utilizan también una buena cantidad de toppings, cosa que antes no ocurría.

Se amplía la barra libre. Si antes solía ser de dos horas, en los últimos tiempos puede llegar hasta cuatro, ya que las celebraciones cada vez se alargan más. Por ello, es necesario ofrecer el clásico resopón, ese tentempié que aparece generalmente en un carro, unas tres horas después de la cena, para rebajar el nivel de alcohol y hacer un alto en el camino antes de que siga la fiesta. Las opciones son interminables. “Crêpes, planchados, bocadillitos, burgers, gofres… La gente demanda siempre algún capricho que pueda comer de pie”, explica Salses.

Que la fiesta no pare. Foto: Mirchell Orr para Unsplash

Cócteles personalizados. Del mismo modo que los novios escogen la música, cada vez más participan en la elección de la propuesta coctelera, tanto la oferta como la elección de la presentación y la vajilla. Salses explica que ha servido combinados en botellitas de perfume y que ha tenido incluso que hacer de detective: “una pareja que se conoció tomando un cóctel en Nueva York y querían emularlo me llevó a llamar al local e investigar cuál era la receta”, explica.

Una persona de apoyo. Sea el wedding planner, personal del restaurante o incluso alguien de seguridad que eche una mano al equipo de coctelería para cerrar la barra. Las bodas suelen ser un escenario complicado para cualquier bartender, pues los invitados pasan muchas horas seguidas bebiendo, y generalmente mezclando más de la cuenta en un ambiente ya de por sí festivo y desinhibido. Algunos restaurantes disponen de una persona de seguridad que ayuda a cerrar la barra en el caso de que la gesta resulte complicada, y para que lo sea cada menos es importante, según Solernou, “evitar los maridajes y optar únicamente por un par de vinos durante la cena: cuando se combinan tantos sabores debemos evitar contaminar el paladar y mezclar más de la cuenta”.

Entradas relacionadas

LAURA CONDE

Laura Conde es periodista y cofundadora del portal Gastronomistas.
Escribe y habla sobre gastronomía, coctelería, estilo de vida y tendencias en diversos medios de comunicación.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter