El premio más importante

by François Monti

Desde 2013, FIBAR otorga los premios más importantes de nuestra industria. Las categorías no son numerosas, lo que permite no diluir la relevancia de cada una, y votan los que los organizadores llaman los académicos, unos 80 destacados miembros de la industria. En mi opinión, consiguieron, año tras año, recompensar a las personas y empresas que más habían lucido en los 12 meses anteriores.
Pero poca atención se ha prestado al premio a la trayectoria. Los dos primeros años ganaron Fernando del Diego y Francesc Bretau, ambos ampliamente merecedores del galardón. Lo que pasa es que por entonces, ambos seguían activos detrás de sus respectivas barras. Otras figuras, de edad más avanzada, ya habían dado un paso atrás y parece que habían sido olvidadas. El caso más sangriento era sin duda el de María Dolores Boadas, heredera del más noble linaje de la coctelería patria, dueña de uno de los bares más famosos del mundo, y formadora de algunos de los bartenders más emblemáticos de Barcelona. ¿Acaso había alguien en España más merecedora del reconocimiento? Por tanto, se cambió la filosofía y se decidió otorgar el premio a gente que había dejado la primera línea. Y María Dolores ganó el mismo año.
Una cosa es el olvido, otra cosa es la ignorancia. Escuché decir, sobre el galardón del año pasado, que “ni se le conoce en su propio pueblo” (intuyo que en su casa, sí – algo es algo). Claro, Joaquín Grau desarrolló su carrera principalmente en Venezuela donde fue miembro fundador —al lado del gran argentino Pichín— de la Asociación Venezolana de Barmen. Después de casi 40 años detrás de las barras, este gran amigo de Chicote volvió a su tierra, Alicante, donde pasó quince años formando a jóvenes promesas locales. Una trayectoria única, nexo de conexión entre España y América latina. A veces, si uno no conoce a sus vecinos, es porque uno no merece conocerlos…

mariadolores
María Dolores Boadas ganó en 2015 el premio Fibar a la trayectoria.

Olvidamos e ignoramos, porque no tenemos tiempo. O eso parece. Cada día, contemplo el circo del bartending en las redes sociales. Una semana de inmersión completa y creo que perdería toda sensibilidad al esperpento. Entre los que plagian la imagen de un establecimiento, los que se despiden de otro con cara de tristeza porque “la ciudad ya no va a poder disfrutar de mis tragos”, los que se dedican a hacerse retratos con duck face incluido, o los que cazan el ‘me gusta’ con más energía que agitan las cocteleras, entiendo que no quepa ni un minuto para enseñar a los mayores el respecto que les es debido.
Esta es tan solo una faceta de nuestra industria, y no quiero darle exagerada relevancia. Sin embargo, me llama la atención que algunos de los comportamientos que acabo de mencionar los acometen bartenders de talento. Quizás con el tiempo madurarán. Quizás aprenderán de Del Diego, Bretau, Boadas o Grau, todos formados en tiempos en los cuales no habíamos dado las llaves del mundo del bar a los ombliguistas.
El premio a la trayectoria es el más importante de los otorgados en FIBAR por esta y por otras muchas razones. Porque en una industria repleta de caza tendencias que nunca han acertado, celebrar “a los de antes” es nadar a contracorriente. Porque una industria cuyo nombre en inglés es hospitalidad debe ser inclusiva, incluso con “los viejos caspas”. Y sobre todo porque el premio pone el foco en lo que importa de verdad para el crecimiento, el fortalecimiento del sector: la transmisión del ‘saber hacer’ por parte de gente que se ha dedicado al oficio durante mucho más tiempo que lo que toma decir las palabras Brand ambassador. Y es que necesitamos mucho más mentores que embajadores…
Por supuesto, me alegraré por cada uno de los ganadores de este año —es un gran mérito, especialmente con el crecimiento espectacular de la coctelería en los últimos años—. Aplaudiré más, sin embargo, cuando se pronunciará el nombre de Manel Tirvió, premio a la trayectoria 2017, en el escenario. Porque lo que deseo al bartender del año 2017 es que venga a recoger el de la trayectoria en 2047.

GuardarGuardar

12
François Monti
François Monti

Periodista y escritor belga afincado en Madrid desde 2009. Escribe sobre cócteles y destilados para varios medios internacionales.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter