Fibar 2018: Primeras impresiones de una cita ineludible

by Cira López

Que Fibar se ha hecho mayor queda claro al entrar en el nuevo emplazamiento,  en la Feria de Valladolid. Más espacio, más salas, más gente.

Pero eso sí, los mismos rostros conocidos de siempre en lo que la Whisky Brand Ambassador Iberia de Bacardi Ximena Cervantes denomina “nuestra Meca particular“. Así, en peregrinación, nos acercamos a stands, ponencias, charlas, catas… y si hay que hacer un diagnóstico, es el de la buena salud de la industria.

Gracias al sueño de Juan Valls, Beatriz Ortega y su gente, se está creando un lugar donde marcas, barmans, mixólogos, futuros campeones de las competiciones más exitosas, brand ambassadors y expertos en materias apasionantes están consolidando un panorama nacional relevante y ambicioso. FIBAR 2018 trae a gente talentosa de aquí y de fuera para difundir conocimiento y, sobre todo, sembrar la semilla de la motivación y la pasión por todo lo relacionado con la coctelería.

Aquí nadie pierde la sonrisa. Foto de Inma V Minguez.

En la presente edición la experiencia Tiki tiene un reconocimiento especial, con un espacio propio capitaneado por Oriol Elías para acercar esta particular cultura y su aplicación hoy en día a los asistentes. Las salas de cata, de escuela y de encuentros son otra acertada incorporación que permite una interacción directa y en “petit comité”.

Un año más (y ya van 6), Fibar destaca por su variedad de temas tratados. Los destilados y otros productos tuvieron, como es de recibo, su espacio, pero son sólo la punta del iceberg de una programación que apuesta por aportar conocimiento, ya sea histórico con dos pesos pesados internacionales, (Philip Duff habló de la Genever, el primer destilado que se exportó del mundo; David Wondrich nos trajo la prehistoria del ron); técnico (clases de fermentación con Yeray Monforte, uso de la miel con Jaime Añón, importancia del hielo con Giuseppe Baldi) o de negocio, como la clase de Juanillo Falcón sobre training de personal, por poner algunos ejemplos.

¿Cómo estaban las Salas Demo de Fibar? Abarrotás.
Foto de Inma V Minguez.

Se trata de un modelo, pues, que no se concentra en un tema o tendencia sino que explora un abanico de propuestas que pueden alcanzar todo tipo de intereses y sensibilidades. Es un buen contrapunto a esa tendencia global a marcar ejes únicos y no siempre consensuados que responden más a intereses particulares o a tendencias efímeras que no a una necesidad del todo real. Así, cada asistente a Fibar tiene la opción de confeccionarse su programa, de centrarse en lo que le gusta o necesita sin pasar por el peaje del “hip” del momento.

En Fibar no podemos olvidarnos de los premios. Elena del Magno recogió emocionada el galardón a Martini Bitter como mejor producto. Foto de Inma V Minguez.

Los números, que al final son los que acaban midiendo (casi) todo, aún no los tenemos, pero no hacen falta para saber que esta edición ha sido todo un éxito. Un año más, larga vida a Fibar.

 

Entradas relacionadas

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter