Javier de las Muelas rinde homenaje al Dry Martini

El pasado lunes se presentó en The Academy la “Carta de 100 Dry Martini de Javier de las Muelas”, un espectacular despliegue de un centenar de versiones del gran clásico.  Javier nos contó con detalle, como este homenaje no está sujeto a lo académico, son interpretaciones que buscan evocar 100 historias, 100 viajes, 100 momentos.  Un homenaje que combina recetas clásicas, revisiones y creaciones inspiradas en la música, el arte y, muy especialmente, el cine.
Como tantas buenas películas, 20th Century Martini encabeza esta lista donde pasas del Astoria al Bronx, te encuentras con Churchill Martini o saludas a Dickens Dry.  Descubres el Dirty Martini o el Dreamy Doriny Smoking Martini, mientras Un Fallen Angel le da la mano a John Average iluminado por un Moonshine  Martini. Hay lugar para Peter Pan y para un Porn Star Martini y hasta para The Last Word, todo cabe en esta recopilación de clásicos instantes evocadores.
Para crear algunos de estos momentos mágicos se incluye en la elaboración los Droplets, la gama de esencias naturales creadas por Javier para poder disponer de sabores sin depender de la temporalidad y de manera precisa. Con sus 12 variedades (6 maduras y 6 frescas) este ingrediente sin alcohol se utiliza dosificado en gotas en coctelería pero también en gastronomía, como nos demostró al acompañar la  presentación de unos deliciosos bocados aderezados con gotas de orange blossom honey, fresh ginger o oak smoke, entre otros.

Esta colección, que de momento sólo podrá degustarse en los locales de Madrid y Barcelona, mantendrá 100 homenajes al Dry Martini pero será una carta viva abierta a incluir nuevas combinaciones o a despedir a otras, a evolucionar.  Al preguntarle si 100 era un número demasiado ambicioso para una carta, ante el que un cliente se puede sentir intimidado, De las Muelas recordó que hay clientes diarios y que hay un público dispuesto a disfrutar descubriéndolos todos. Así que yo seguí su sabio consejo y empecé por el principio, por la A, probando un Alaska Martini que recomendó uno de los bartenders de su equipo. Una combinación de Gin y Chartreuse que nació en los años 30, en el mítico hotel Savoy, y que realmente consigue ser un pasaporte nostálgico a otra época. Ya sólo me quedan 99.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter