Matías Iriarte: 'En la Legacy no competimos entre nosotros sino contra nosotros mismos'

Matías Iriarte Turnes, casi que no necesita presentación. Pero por si hay algún despistado leyendo esto, aquí van algunos apuntes de este top bartender del panorama español. Iriarte es el bar manager de los locales del grupo Ginbo en Mallorca, Ginbo Cocktail and Gin Bar y Chapeau 1987, y además ha sido el finalista español que compitió en Berlín hace unas semanas en la final internacional del torneo coctelero de Bacardi, la Legacy Global Cocktails Competition. Si quieres saber cómo fue su experiencia Legacy y todo lo que ha aprendido, te lo ponemos en bandeja. Sigue leyendo, sigue leyendo…
The Shaker: Te alzaste como ganador de la final nacional de Bacardi Legacy en España y luego te fuiste a Berlín a la final internacional. ¿Cómo se vive todo esto en tan solo un par de meses?
Matías Iriarte: Es una experiencia increíble. Te cambia profesional y personalmente para siempre, se accede a un nivel de formación y de conocimiento de la industria impresionante y, mejor aún, haces amigos en cada viaje, en cada guest bartending, en cada evento, gente que te aporta muchísimo. Me atrevo a decir que ha sido la experiencia más increíble de mi carrera profesional. Es sacrificado y requiere mucho esfuerzo y mucho tiempo de trabajo e implicación, pero cada momento suma y vale la pena. Lo recomiendo a cualquiera que sea ambicioso y tenga ganas de crecer profesionalmente.
TS: ¿Cómo es participar en la final de la Legacy?
M. I.: Estresante, excitante, estimulante… Es muy intenso, pero como todo en la vida, con esfuerzo y constancia se hace llevadero y al final vale la pena cada momento. Te lleva a romper todos tus límites y a plantearte retos que no tenias previstos, como el marketing o utilizar tus conexiones en la industria, es mucho más que crear un cóctel.

14666309_1240366052651716_4218446355823457376_n
Primero, la semifinal. Luego, ¡el mundo!

TS: ¿Qué lecciones te llevas del ganador y de la experiencia?
M. I.: Todo, los amigos, la formación, las conexiones en la industria, la conexión con la marca, la gente de Bacardi se porto genial con nosotros. Y de Ran, el ganador, me llevo su buen humor y su buen talante, una personalidad muy potente, con mucho carisma. ¡Ser el ganador Mundial de Legacy es mucho mas que hacer un gran cóctel!
TS: ¿Qué nivel encontraste en países que no son los tradicionalmente punteros?
M. I.: Todos los países que participan tienen grandes profesionales, desde internet, y la implicación de la industria con los bartenders, las diferencias son cada vez menores. Hay grandes profesionales en todos los mercados, con grandes capacidades a todos los niveles, carisma, conocimientos prácticos, técnica…
TS: ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de este gran evento del mundo cóctel?
M. I.: El buen ambiente y la poca sensación de “competición”. No competimos entre nosotros, éramos compañeros, y la competencia era contra nosotros mismos y nuestra capacidad de utilizar la experiencia a nuestro favor.
felicidad-e1488393235527
Sa-tis-fac-tion!

TS: ¿Cómo te preparaste para competir?
M. I.: Estudiando, practicando mi discurso, pidiendo ayuda a toda la gente del sector que me apoyaba, y atendiendo a todas las masterclass que nos dio Bacardi para crecer en la competición. Es importante escuchar a los Brand Ambasador y a la organización de la competición.

TS: El Luchador es el cóctel con el que has competido. ¿En qué se inspira? ¿Es tu alter ego?
M. I.: El Luchador somos todos los que como yo hemos tenido que usar lo que la vida nos ha dado para superar las dificultades que se nos presentan. Ser luchador es una actitud, la actitud de seguir adelante y de utilizar lo que te hace especial para intentar llegar lejos en la vida. La receta de El Luchador es una mezcla que tiene parte de Mallorca, parte de Argentina, y en el corazón un Daiquiri clásico como base. Dice mucho de mí.
18238101_1450627934958859_121020994658972658_o
Ser luchador es una actitud, la actitud de seguir adelante y de utilizar lo que te hace especial para intentar llegar lejos en la vida“, Matías Iriarte.

TS: Tú diriges dos locales en Palma de Mallorca, el Ginbo y el Chapeau 1987. ¿Qué repercusión tiene sobre ellos tu participación en la Legacy?
M. I.: La repercusión ha sido muy positiva, el cóctel se ha convertido en un éxito de ventas, en una parte de la identidad de nuestra empresa. Es más que una bebida, es un pedacito de nuestra historia.
TS: ¿Cómo fue compatibilizar el concurso con el trabajo?
M. I.: Muy duro, el equipo tuvo que hacer muchos esfuerzos y cubrirme en muchas actividades, es una carrera a contrarreloj y había que llegar lo más lejos posible. No habría ganado si no fuera por el apoyo de todo el equipo de Ginbo y Chapeau 1987.

¡ Comparte !
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter